Calendario editorial: define tu estrategia de contenidos

Calendario editorial: define tu estrategia de contenidos
Tener un blog de empresa, un canal de YouTube, ser un snapchatter o un creador de contenido de calidad no solo requiere trabajo, sino también planificación.

Tener un blog personal o de empresa, un canal de YouTube, ser un snapchatter o simplemente un creador de contenido de calidad no solo requiere inspiración y trabajo, sino también planificación. Sea cual sea tu estrategia de marketing de contenidos, el calendario editorial te ayudará a organizarte y a ser más eficiente, optimizando recursos y conservando energías.

Cinco razones de peso

Tener un calendario editorial para la generación y publicación de tus contenidos te ayudará a:

1. Dotar a tus publicaciones de seriedad y continuidad a largo plazo

Es muy habitual que cuando uno se propone escribir un blog (sobre todo si es personal), imbuido por la emoción de los primeros momentos, sea muy prolífico al principio, sacando de tres a cinco posts semanales, pero que vaya perdiendo fuelle a medida que pase la euforia… hasta incluso llegar a olvidarse de su blog y de las redes sociales que arrastraba con él.

Con un calendario editorial, lo primero que se hace es proyectar el blog o canal a largo plazo (sin por ello “castrar” nuestra ilusión del principio). Eso revierte en las garantías de trabajar en un blog que no se va a morir a las primeras semanas, al contrario, será como un bonsai al que cuidar y en el que proyectaremos nuestra ilusión con sumo cuidado para no ahogarlo de contenido ni dejarlo desatendido ni una semana.

2. Adquirir constancia y profesionalidad 

Las dos van emparejadas. A escribir no se aprende en un día y la profesionalidad es producto de la experiencia continua. Tener un calendario editorial (y seguirlo) facilita el hecho de ser constante en tu trabajo, sea personal o corporativo. Picasso ya dijo: “que la inspiración me encuentre trabajando”, y es que el trabajo continuado es un hábito que se adquiere, nadie nace con él.

Entonces este instrumento te ayuda a disciplinarte en tu profesión y, a la vez, a adquirir la experiencia que te convierte en un profesional, no un mero aficionado. Y lo más bonito de todo es que este título de profesional te lo darán tus suscriptores, que esperarán con impaciencia que cada lunes o jueves publiques tu entrada semanal.

3. Dar un valor a tu audiencia

Efectivamente, el hecho de tener suscriptores es un valor añadido. Y no solo atraerlos mediante tu blog y otras técnicas del inbound marketing, sino el hecho de que estos esperen la nueva entrega, la comenten, se conviertan en tus influencers, los mejores embajadores que puedas llegar a tener. Todo ello se consigue con unos contenidos de calidad ofrecidos con cuentagotas mediante de tu calendario editorial.

4. Conocer mejor a tu audiencia

Aunque todos sean tus suscriptores, cada persona es un mundo, con sus gustos, intereses y particularidades. A partir de su feedback en tu blog, puedes reagruparlos en subgrupos y ofrecerles exactamente lo que estaban buscando, suscitar su interés por los temas que sabes que van a comentar y  que generarán polvareda en las redes sociales, etc. Todo esto, como la creación de una red social, se consigue a lo largo del tiempo, y un calendario editorial será el esqueleto que vertebrará tus contenidos y tu audiencia.

5. Aumentar la generación de ideas

Tener un calendario editorial no es estar preso de unas fechas y de unos temas. No es obligatorio que te ciñas a él, pero sí debes seguirlo si durante una semana no te surge ninguna idea innovadora o “rompedora”. Simplemente es tu guía, tu “guía espiritual”, si quieres llamarlo así. Pero la verdad es que es un trampolín de ideas, a partir de los temas que tienes programados -como si de salvavidas se trataran-, te irán surgiendo nuevas ideas y propuestas que por supuesto puedes incorporarlas o incluso reemplazarlas si realmente crees que debes hacerlo. En todo caso, te ayudará a tener las ideas claras y a partir de las expuestas podrás ir incorporando otras.

6. Optimizar recursos y racionalizar fuerzas

Disponer de un calendario editorial te ayudará a trabajar más eficientemente, agruparás las ideas por temas y las fuentes por temáticas. Te ayudará a ser más eficiente redactando por ejemplo dos posts que sean similares para ganar tiempo y racionalizar esfuerzos. En definitiva, te ayudará a organizarte.

Herramientas para conseguir tu calendario

Ya te has convencido de lo importante y lo práctico que supone establecer un calendario editorial para tus publicaciones. Ahora la pregunta es: ¿cómo empezar?

Internet pone a tu alcance varios recursos para poder crear tu calendario editorial. Incluso puedes prescindir de ellos y crearlo tú mismo desde una hoja de Excel. En todo caso, cuentas con varias herramientas, como:

  • Google Calendar. Como otras herramientas de Google (Doodle, para organizar eventos, Google Analytics, que te sirve para cuantificar visitas a tu web, así como evaluar las conversiones…), esta es también gratuita. Es sencilla, manejable y sin ninguna complicación aparente (también disponible para móviles y tabletas).
  • Google Sheets: Por si fuera poco, Google pone a tu disposición (también gratuitamente) sus Google Sheets, donde podrás subir tu propia hoja de Excel y organizar tus contenidos. Quizás es más completa que la anterior porque podrás meter más detalles sobre el contenido, no solo el tema.
  • Plantillas de HubSpot: Es posible que no quieras hacer tu propio diseño en tu calendario editorial. Esta plantilla de HubSpot te lo da ya todo hecho y masticado, aunque es posible que quieras complementarlo con cosas de tu cosecha. Muy recomendable.
  • Plantillas de WordPress. Esta página pone a tu disposición numerosos pluggins para que puedas tener y mantener tu calendario editorial en óptimas condiciones de rendimiento. Son WP Post Calendar Widget, Edit Flow, Editorial Calendar y Future Posts Calendar.

Otras páginas para hacerte un calendario son Postcorn, LightBox collaborative o Vertical Measures, todos ellas dedicadas específicamente a programar tus publicaciones.

Primeros pasos para establecer el calendario editorial

  • Si has empezado un blog sin tener un calendario personal, detente en el momento en el que estás y relee todo lo publicado. Reflexiona sobre el contenido, tu buyer persona, lo que has conseguido hasta ahora y lo que realmente quieres conseguir con tu blog a medio y a largo plazo.
  • Una vez hayas completado el primer paso, lleva a cabo una tormenta de ideas con tu equipo. No te preocupes de las fechas aún. Si tu blog es personal, es bueno que te reúnas con un amigo de confianza para realizar este brainstorming. Una vez que hayáis determinado de siete a diez ideas principales, ahondad en una segunda tormenta de ideas para hacer subgrupos de esos primeros temas, y hasta una tercera ronda o brainstorming para afinar más el contenido. Pensad que cuanto más elaborada esté esta fase, más trabajo os ahorraréis en su momento para no dar vueltas sobre un mismo tema.
  • Organiza el contenido del brainstorming en los grupos y subgrupos, de modo que tengan una estructura general (el blog debe poder verse como un libro) y, si es posible, que esa estructura esté relacionada entre sí. Por ejemplo, si el blog trata de crossfit y hablas de la ejecución de ejercicios para reducir grasa, que el contenido que siga sea más bien de un producto quemador de grasas más que de la idoneidad de los guantes de cuero para trabajar los pull ups en un box.
  • Llega el momento de determinar las fechas. Para ello, lo primero que debes hacer -si tu blog ya está empezado- es saber los días con mayor tráfico (herramientas como Google Analytics te servirán para medirlo). ¿Por qué? Por dos sinceros motivos. Tal vez quieras aprovecharte de esos dos o tres días para lanzar tus posts o bien te interese más nivelar el tráfico de toda la semana.
  • Haz de tu post un sitio visual y dinámico. Como te hemos apuntado anteriormente, un post no es una biblia a la que seguir a pies juntillas, en todo caso hablamos de un “guía espiritual” por si nos quedamos en blanco o tenemos tantas ideas dispares que nos “descarriamos” del tema principal. Así pues, es una herramienta dinámica.

Hazla visual, pon en un color los días en los que ya has publicado, en otro los que te falten por publicar y en otro los días “inactivos” en los que te tengas que dedicar, por ejemplo, a cultivar las redes sociales.

Contenido de las entradas

Acostumbran a ser personalizadas, pero hay parámetros que no pueden faltar:

  • Fecha del post a publicar
  • Autor (salvo que siempre seas tú o el mismo de tu plantilla)
  • Idea del post (puede no coincidir con el título)
  • Lugar de publicación (blog corporativo, personal, en un blog en calidad de invitado…)
  • Estado: publicado, en curso (investigando fuentes), en progreso (redactándolo), en revisión (antes de ser publicado).
  • Tags: categorías, etiquetas…
  • CTA: call to action sugerido (¿suscribirse al blog? ¿bajarse una muestra? ¿participar en un concurso?).

A modo de conclusión, un calendario editorial va a conferir seriedad, responsabilidad, visión a largo plazo y fiabilidad a tu blog. Va a ser la columna vertebral no solo de la creación de tu contenido, sino de las redes sociales de las que tu community manager va a tener que ocuparse.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir