Celebraciones de empresa inclusivas

Celebraciones de empresa inclusivas
La diversidad ofrece la posibilidad a las empresas de crecer y fortalecer el compromiso del equipo, a través de la inclusión en las celebraciones

La globalización ha cambiado la cultura empresarial. Hoy en día el escenario es internacional, mundial, global. Sin embargo, más allá del escenario y de la geografía, se ha cambiado la perspectiva del alma de las empresas. Por más diferentes que sean los miembros que trabajan en una corporación, por más lejos que vivan, todos comparten y luchan por un mismo objetivo, y eso es lo importante. El respeto a la diversidad y la creación de iniciativas de inclusión en las celebraciones de empresa se está consolidando en toda una filosofía, puesto que es una muestra de la realidad social.

Qué es una celebración inclusiva

Las celebraciones de empresa inclusivas son aquellas en las que nadie se siente excluido. Es decir, se trata de integrar la diversidad a través de jornadas o encuentros en los que todos los participantes o miembros del equipo se sienten parte importante y única de la corporación, independientemente de su origen, idioma, cultura, religión, género, sexualidad o si padecen algún tipo de discapacidad.

Existe una alta concienciación social en cuanto a la integración de personas que padecen alguna discapacidad o problema de movilidad. De hecho, se ha avanzado mucho a favor de la eliminación de las barreras arquitectónicas, del reconocimiento de las minusvalías y de la accesibilidad. Sin embargo, las celebraciones de empresa inclusivas van un paso más allá y albergan todo el abanico cultural.

Un reto para el área de comunicación y recursos humanos

La inclusividad se ha convertido así en todo un reto para las áreas de comunicación y recursos humanos de las empresas. Hay que formar, realizar acciones y generalizar modelos de buenas prácticas en el equipo humano para que el respeto por la diversidad y la integración sean una realidad.

Si bien son las empresas multinacionales las que más están luchando en este sentido, las locales también pueden comenzar a trabajar en la creación de acciones de inclusión. En este sentido, cabe señalar que las acciones de integración por parte de las empresas internacionales se han convertido en toda una necesidad, ya que están presentes en todos los continentes y en cada uno de ellos han de trabajar en función de su cultura, su religión, sus creencias, sus idioma o sus tradiciones. Todos los miembros del equipo han de sentir la pertenencia a la corporación, independientemente de donde esté el máximo equipo directivo. Y esa pertenencia, ese sentimiento, ese trabajo por un objetivo común también serán capaces de trasladarlo a los públicos de sus empresas.

Empezar por arriba

Entre los consejos y pasos a seguir promovidos por la Red de Empresas Inclusivas a través del manual “Promoviendo una cultura de inclusión en la empresa”, centrado en temas de discapacidad, a la hora de implementar grupos de recursos para la inclusión, se hace hincapié en comenzar involucrando, primero, a los equipos directivos y ejecutivos de la firma. Después, aconsejan crear alianzas con otros equipos o grupos para la diversidad, y finalmente a los empleados y al resto del equipo humano. Una vez preparado el grupo, es el momento de llevar a cabo las acciones a desarrollar, entre ellas pueden estar los eventos o las celebraciones.

Desde la Red de Empresas Inclusivas abogan por el desarrollo de un programa continuo de capacitación y sensibilización continuo para fortalecer el proceso de inclusión, de manera que se pueda crear una política inclusiva en la empresa. En este sentido, destacan que las personas que lleven a cabo los talleres o actividades deben estar bien preparadas y ha de participar todo el equipo humano, e incluso los públicos de la firma.

Como explican en el manual “Promoviendo una cultura de inclusión en la empresa” : “si la empresa está convencida que la diversidad es parte de su estrategia de negocio, esta deberá estar preparada para incluir clientes, consumidores, proveedores, socios y miembros de su comunidad con discapacidad en todos los aspectos que correspondan. Solo así será una empresa verdaderamente inclusiva”.

Diversidad religiosa, elemento de inclusión

Uno de los momentos idóneos para trabajar la inclusión en las empresas son los eventos, las celebraciones y las fiestas. Según explican en la página web Mujeres&CIA, la diversidad se puede trabajar en los saludos de las propias fiestas.

Dado que la Navidad es una tradición católica, y por tanto religiosa, en vez de felicitarse la Navidad, hay muchas empresas que felicitan las vacaciones. Una costumbre que se extiende, sobre todo, en empresas internacionales, puesto que gran parte del equipo está repartido por el mundo y todos no son católicos.

Aunque en este país están muy consolidadas las felicitaciones navideñas, desde esta Mujeres&CIA invitan a la reflexión, puesto que los habitantes de España provienen de distintos países y culturas, y practican religiones muy diversas.

Es el caso del islam. Los musulmanes son uno de los grupos más vulnerables en la discriminación en el trabajo y sus creyentes utilizan un tipo de vestimenta particular diferente a la de los países occidentales. El respeto a su apariencia, así como a sus horarios de rezos y tradiciones, es una asignatura pendiente en el entorno laboral, una asignatura que las empresas deberían tener cada vez más en cuenta.

Entre los consejos que se dan en la citada página web están el de comunicar la existencia de un gobierno de diversidad que, además de proteger las creencias, también defiende o respeta su práctica. Otro consejo es el de incluir las creencias como parte del plan de formación en diversidad y fomentar la flexibilidad de los horarios para que el equipo pueda realizar las prácticas religiosas. De esta manera, se traslada la idea de la importancia de las personas y sus singularidades a la corporación.

Según el Informe Global Restrictions on Religion publicado por The New Forum on Religion & Public Life, el 70% de los habitantes del mundo tiene problemas para practicar su religión. Por eso, a través de las acciones en favor de la diversidad y la inclusión, las empresas pueden convertirse en agentes del cambio y crear entornos laborales respetuosos.

Otro punto de colisión se puede crear entre empleados con profundas convicciones religiosas que se muestran en contra de la libertad sexual, y que por tanto pueden chocar con gays y con lesbianas. En este caso, el proceso es el mismo, hay que trabajar desde el respeto y la diversidad. La libertad de una persona acaba donde comienza la de otra, y es este factor en el que inciden las políticas de inclusión, cada persona puede hacer lo que quiera, pero sin ofender o discriminar a aquellas que sean diferentes.

Un calendario internacional

En países como España, los calendarios suelen incorporar las fechas de los santorales y las celebraciones religiosas católicas. Una buena acción en pro de la diversidad es la creación de un calendario inclusivo que vaya más allá del cristianismo e integre otras fechas destacadas en otras religiones, culturas o creencias.

De hecho, en países como Estados Unidos en el que el 20 % no es cristiano, comienzan a limitarse las decoraciones navideñas en las empresas, o si se hacen, son de carácter más inclusivo, porque aunque haya personas que, aunque no digan nada, puede que se sientan excluidas.

Acciones para la diversidad de sexo

El respeto hacia la tendencia sexual de cada persona está presente en la cultura de la diversidad. A la hora de organizar eventos de empresas, la inclusión tiene que estar presente en personas que sean gays y lesbianas. Hay que predicar con el ejemplo, incorporar y no aislar, y por supuesto, no tolerar bajo ningún concepto ningún tipo de comentario o acción despectiva, homófoba o irrespetuosa hacia personas que no sean heterosexuales.

Casos de éxito: la semana de la Diversidad y la Inclusión de Procter & Gamble

La conocida multinacional Procter & Gamble ha sido de las más que más firmeza ha mostrado a la hora de realizar acciones para la diversidad. En este caso, la firma organiza la semana de la Diversidad y la Inclusión de Procter & Gamble.

Se trata de un evento anual que se celebra en los más de 80 centros que tiene la empresa en los cinco continentes. Durante estos días se ofrecen a los empleados cursos y actividades cuyo objetivo es fortalecer el compromiso entre ellos y la compañía. Una acción de recursos humanos y comunicación que es muy positiva para el conjunto de la corporación.

De esta manera, el equipo humano de esta empresa internacional tiene la oportunidad formarse en la materia y de incorporar el aprendizaje al día a día de su vida, y en la empresa. Por ejemplo, se tratan temas como la sensibilización en cuanto a sexo y género, el conflicto, la exclusión o la flexibilidad laboral. Y se hace desde la perspectiva de la diversidad, de que cada persona es única.

A través de estas acciones, la compañía consigue fortalecer el vínculo y compromiso del equipo con la firma, pero también consigue conocer mejor todos sus públicos y obtener una visión global de las necesidades de sus consumidores, lo que les permite crear o adaptar los productos que nacen del área de Investigación, Desarrollo e Innovación y mejorar su competitividad.

Cabe señalar que la empresa Procter & Gamble en España cuenta con unos trabajadores que se corresponden con trece nacionalidades distintas. De esta manera, la diversidad reúne en esta empresa a personas distintas, con culturas, experiencias, estilos de vida, género, sexo o religión, lo que se traduce también en la creación de talentos distintos que aportan diferentes perspectivas y que al final enriquecen la compañía.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir