Claves para una buena comunicación interna en la empresa

Claves para una buena comunicación interna en la empresa
La correcta gestión de la ✅ Comunicación Interna ✅ mejora la productividad, la imagen, el posicionamiento y la competitividad a través del equipo humano.

La gestión de la comunicación interna de una empresa siempre ha sido importante. Sin embargo, en el ecosistema digital en el que se mueven millones de personas cada día ya no solo es importante, es vital para cualquier corporación.

La comunicación interna dispone de las herramientas imprescindibles para la sostenibilidad de la empresa y su crecimiento. La comunicación ya no es unidireccional, el feedback es constante y la participación es habitual. Más canales, más medios y más soportes que conviene gestionar correctamente.

Una buena estrategia y un buen plan de acción permiten controlar las crisis y aprovechar las oportunidades que brinda Internet para multiplicar los embajadores de marca. La comunicación de una empresa es holística y transversal. En este escenario, la comunicación interna es clave para cualquier compañía. 

La comunicación interna en las empresas

El capital humano es el valor en alza de las corporaciones empresariales. En un ecosistema empresarial basado en la tecnología y la innovación, la mente humana aún no ha encontrado sustituto. El talento y la creatividad cotizan fuerte porque son el valor añadido que permiten a las empresas diferenciarse y ser competitivas.

En un marco así, las compañías se afanan por optimizar su comunicación estratégica de manera global. El alma de la empresa es su equipo humano, por eso es fundamental utilizar la comunicación interna para crear un sentimiento de pertenencia, compromiso y motivación con la firma. Todo ello permite mejorar el ambiente laboral y la productividad. 

1. Más allá de la difusión de información

Durante muchos años se han creado estrategias de comunicación interna para difundir la información sobre la empresa entre los trabajadores. Hoy en día conviene dar un paso más allá y crear estrategias que fomenten el sentimiento de orgullo y de pertenencia.

Las corporaciones no solo han de fijar sus estrategias de comunicación en el público objetivo que forma el grupo de clientes – usuarios – consumidores, sino también han de ganarse la confianza de sus trabajadores, colaboradores y proveedores. El conjunto refuerza los valores de la marca, de su branding

2. Plan de comunicación interna 

Las empresas que deseen lograr la fidelización de sus colaboradores han de desarrollar un plan de comunicación interna que esté vinculado a su misión, a su visión y a sus valores. Así conseguirán embajadores de marca comprometidos y capaces de difundir, por sus propios medios y canales, los valores de la marca. Para ello, hay que asegurarse de que la información es recibida de manera correcta y que genera el impacto deseado. 

Es muy importante controlar el flujo de información dentro de la empresa, crear espacios en los que participen los empleados directamente, opinen y aporten. Se necesitan líderes del siglo XXI, humildes y capaces de guiar equipos humanos que se sientan implicados e importantes. El feedback de la escucha activa es clave para conseguir buenos resultados en un plan de comunicación interna. 

3. Agentes que participan en la comunicación interna de las empresas

En el marco de la comunicación interna se abre el debate sobre qué departamento debe dirigir el plan, si el de recursos humanos o el de comunicación. En realidad, ambos deben colaborar entre sí para que la estrategia responda a los objetivos de la corporación. Hay que lograr la alineación entre las acciones y las metas, crear una estrategia que sitúe al público objetivo interno en el centro. 

Para ello, es imprescindible la implicación de los líderes y de la cúpula directiva. Han de crearse herramientas de participación que favorezcan la implantación de una nueva cultura empresarial basada en el people engagement. El trabajador o el colaborador se convierte en embajador de la marca, en employer branding.

La comunicación interna ha de ser coherente con la externa, por eso es tan importante la coordinación entre el área de recursos humanos y la de comunicación. 

4. Objetivos de la comunicación interna

La comunicación interna está dirigida a los empleados y a los colaboradores de la compañía. Persigue conseguir embajadores de marca internos que, a su vez, se conviertan prescriptores frente a otros stakeholders. Si los trabajadores se sienten implicados y motivados, trasladan ese sentimiento a clientes, proveedores y otros públicos de la propia empresa. Brindan una ventaja competitiva natural y de confianza que refuerza las campañas de comunicación externa.

5. Las tendencias más actuales

Para conseguir motivar, desarrollar el talento y fidelizar al equipo humano, es preciso crear estrategias de engagement. La tendencia en las corporaciones se centra en optimizar las herramientas online, los canales de social media y la tecnología.

La comunicación interna se desarrolla en tiempo real e involucra a todos los actores de la empresa de manera transversal, desde la cúpula directiva hasta el último empleado. Todos son importantes. Las corporaciones han de aprovechar al máximo las ventajas que brinda la tecnología. Han de crear contenidos audiovisuales, multimedia e interactivos que maximicen el impacto de cada acción para conseguir los objetivos de comunicación planteados.  

6. Beneficios de la comunicación interna

Se ha demostrado que la comunicación estratégica ha de centrar gran parte de sus acciones en la comunicación interna. Es clave para lograr los objetivos de negocio, la mejora de la productividad, la eficiencia, la competitividad y el posicionamiento de la firma. 

En este sentido, cabe destacar que un buen plan de comunicación interna no solo ha de perseguir la mejora de estos indicadores, sino que ha ser capaz de trasladar a todo el equipo la importancia que tienen. Los empleados han de hacer suyos los objetivos de negocio y, para eso, primero deben sentirse importantes, relevantes en la organización, implicados y comprometidos. 

Con una buena comunicación interna, las empresas consiguen atraer y retener el talento. Trabajan optimizando la gestión de las personas, lo que implica la colaboración del área de recursos humanos y de comunicación. Las acciones de formación, de mejora de las habilidades, de participación y comunicación son fundamentales en las actuales organizaciones. 

Retos de la comunicación interna

Los retos que debe plantearse una corporación empresarial para gestionar correctamente su comunicación interna se basan en:

1. La escucha activa

La escucha activa capta el feedback interno. Hay que realizar un estudio del clima cualitativo y cuantitativo. Un análisis que mida la temperatura y marque las líneas de un plan de acción que dé respuesta a las necesidades existentes y a los objetivos planteados.

2. Planificación estratégica

La empresa ha de crear estrategias en función del público objetivo al que se dirige. Los mensajes y los contenidos para los empleados no son los mismos que se crean para los clientes o los proveedores. Cada público ocupa su lugar en el mapa de stakeholders de la corporación, cada uno exige una estrategia de comunicación concreta. 

3. Compromiso transversal

Para lograr la implicación del equipo de base, antes ha de conseguirse la del equipo directivo de la empresa. Los líderes marcan el camino que el resto sigue. La política de liderazgo actual se basa en la humildad y en las acciones de motivación que permiten crear equipos fuertes, productivos, innovadores y competitivos.

Es importante disponer de redes de colaboradores internos que faciliten la comunicación entre los grupos de personas que integran la organización. Todos han de compartir un objetivo común. Los trabajadores no solo han de conocer la misión y la visión de la empresa, sino que han de vivir sus valores y sentirlos propios. 

4. Transparencia y asertividad

Para ganarse la confianza de las personas, es imperativo mantener una gestión transparente. Los directivos han de contar lo que pasa a sus respectivos equipos. El asertividad cobra protagonismo en este tipo de organizaciones. Las personas son conscientes de la importancia de sus derechos, pero también de sus obligaciones, del respeto y de la libertad individual. 

5. Crear una cultura colaborativa

La empresa ha de favorecer la creación de una cultura colaborativa y de cooperación que sea reconocida. De esta manera, conseguirá reforzar la confianza y la autoestima de cada miembro del grupo. La colaboración se consigue a partir de la participación. 

6. No temer al cambio

El ecosistema empresarial evoluciona constantemente y los trabajadores han de ser verdaderos actores del cambio. La empresa ha de ser flexible y no enrocarse en patrones conservadores que limiten la innovación. 

7. Incluir la estrategia de comunicación interna en los programas de la empresa

La estrategia de comunicación interna ha de estar incluida y adaptada a los diferentes programas de la corporación: de acogida de empleados, de formación, de voluntariado, entre otros. 

8. Optimizar la tecnología

La empresa ha de crear contenidos que sean atractivos para sus trabajadores, fáciles de asimilar y ver. Los vídeos virales o documentos multimedia son buenos recursos para conseguirlo. Las corporaciones han de nutrirse de estrategias digitales y utilizar los canales que les permitan crear comunidad. 

9. Sencillez y claridad para conseguir el impacto deseado

Los mensajes que lance la empresa a su equipo humano han de ser sencillos y claros para no crear dudas o confusión. Para ello, han de responder a los objetivos de informar, persuadir, recordar, conversar y aportar. 

Conclusión

La comunicación interna ocupa uno de los lugares más importantes de la estrategia empresarial. Con su correcta gestión se consiguen equipos humanos comprometidos con la misión, visión y valores de una organización. En el mapa de stakeholders de una empresa, hay que poner el foco en los trabajadores para mejorar la productividad, la imagen, la competitividad y el posicionamiento. La reputación de la empresa empieza con su comunicación interna. 

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Uberto

Enviado el

La clave para organizar una comunicación interna efectiva es la persona del jefe o coordinador, es su cuenta de cuidar de relaciones personales en grupo y por esto tiene que ser una persona bien educada en este entorno. No obstante, no es todo disfrutar de herramientas de kanban como kanbantool.com/es que facilitan mucho el reparto de tareas sino hay que cuidar tambien de que la rivalidad entre los cooperadores sea moderada.

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir