Cómo mejorar habilidades de influencia en entornos profesionales

Cómo mejorar habilidades de influencia en entornos profesionales
Habilidades de influencia para ser un líder inspiracional en el entorno empresarial.

El liderazgo inspiracional define el nuevo paradigma del éxito profesional en el siglo XXI. El concepto de persuasión no es nuevo puesto que ya los sofistas, coetáneos de Sócrates, mostraron la importancia de la retórica para convencer sobre una idea. Habilidades de influencia que en el presente adquieren la forma de la comunicación desde distintos puntos de vista: palabra, lenguaje corporal y contacto a través de correo electrónico. En realidad, el liderazgo también se nutre de la psicología del comportamiento humano.

Cómo poner en práctica el liderazgo inspiracional

  1. Cuando un profesional presenta una idea, no solo importan las palabras, sino también, el tono de voz, la expresión facial y la postura corporal. Cuando una persona transmite entusiasmo por aquello en lo que cree, contagia esta energía a los demás. Una persona puede estar muy convencida de su idea, sin embargo, solo cuando consigue ponerla en valor como un beneficio para la organización, se convierte en un líder inspiracional. Por esta razón, es positivo argumentar la importancia del porqué y el para qué de las acciones.
  2. Actos tan sencillos como la cena de empresa de Navidad son un punto de encuentro profesional en un espacio más distendido que da mayor protagonismo a las relaciones personales. Fomentar el hábito del afterwork a través de espacios que se mantienen a lo largo del año ayuda a afianzar los lazos emocionales con actividades que alimentan el sentimiento de pertenencia. Algunas personas prefieren no asistir a este tipo de eventos, sin embargo, para ser un líder inspiracional es importante estar presente, mostrando un compromiso real con la iniciativa.
  3. La búsqueda de la colaboración constante es una buena rutina de trabajo que rompe la visión del talento como un beneficio individual. Cuando una persona pide la colaboración de otra en la realización de un proyecto, está poniendo en valor su capacidad. Por esta razón, es muy importante aprender a delegar en los demás. El departamento de recursos humanos de una organización debe llevar a cabo programas de formación continua para capacitar al personal de la organización para la gestión de nuevas tareas. Pero además, también es posible reconocer el buen trabajo que ha llevado a cabo un compañero a través de mensajes de refuerzo positivo y gratitud.
  4. Además, también es muy importante buscar pensamientos alternativos cuando se produce una situación de crisis o de estrés. El pensamiento alternativo es aquel que busca una nueva puerta allí donde existe un problema aparente. A través de esta filosofía creativa es posible alimentar el liderazgo inspiracional puesto que este hábito reduce el malestar emocional. Es posible escribir una lluvia de ideas con posibles soluciones a ese punto de bloqueo.
  5. También es positivo integrar el valor del mentoring para emular actitudes de personas que son auténticos líderes de pensamiento. Steve Jobs es un ejemplo de ello con este mensaje: “Mi trabajo no es caer bien a la gente sino hacerles mejores”. Cualquier profesional, desde su puesto y su función, puede integrar este valor como un bien para la sociedad. En este contexto, el liderazgo inspiracional está en relación con un principio esencial del coaching: cada ser humano puede llegar a ser en potencia, la mejor versión de sí mismo. Esta aspiración hacia la excelencia es la que tiene un líder verdadero que, no solo analiza las acciones en sí mismas, sino también, los efectos que producen.
  6. Existen muchas situaciones en las que el profesional puede experimentar dudas respecto de qué decisiones tomar ya que es en las cuestiones verdaderamente complejas en las que la intuición no alcanza para decidir lo correcto. En ese caso, el profesional, tomando como referencia a la persona que es su ejemplo de mentoring puede preguntarse: “¿Qué haría esta persona en mi lugar?”. Este es un ejercicio de proyección y empatía que permite al protagonista observar una situación con mayor objetividad.
  7. Solo inspira aquello que realmente conecta con la belleza de las ideas. Mientras que el pensamiento negativo genera estrés y miedo, por el contrario, un discurso profesional en el que existe una mayor presencia de conceptos positivos, aporta motivación, un enfoque estimulante, emociones agradables y creatividad. ¿Por qué motivo? Porque a través del lenguaje cada ser humano crea su propia realidad. Y el líder inspiracional es aquel que consigue convertir las dificultades en reto de superación a través de un planteamiento vital.
  8. Gran parte de la comunicación empresarial fluye a través de correo electrónico. Esta es una de las razones por las que cualquier profesional debería tener una formación de mecanografía para mejorar su velocidad de escritura ante el teclado. Esto aporta un ahorro de tiempo en el envío de los mensajes, pero también capacita para una mejor expresión de ideas y pensamientos a través de este canal de interacción que también es inspiracional en tanto que las palabras escritas tienen cierta eternidad en su esencia. Esto significa que los mensajes positivos expresados de forma escrita, permiten al destinatario leer una y otra vez esas ideas.
  9. El concepto de liderazgo también se actualiza gracias a las nuevas condiciones del contexto social. Actualmente, los verdaderos referentes de pensamiento son también líderes digitales. Profesionales que tienen un blog que utilizan como plataforma de difusión de ideas que pueden ser de interés para un público objetivo que se nutre de esos contenidos como un valor de referencia práctica. Por tanto, para ser un líder inspiracional también es muy importante fomentar la marca personal en el entorno online. Para ello, es positivo definir claramente cuál es la temática del blog. Y publicar un nuevo contenido semanal.
  10. Un líder que proyecta valores es aquel que toma conciencia de su compromiso con la sociedad. De cómo sus ideas son un enriquecimiento para el bien común. Por esta razón, este tipo de liderazgo se opone al paternalismo que alimenta la sobreprotección. Además, el líder también puede tomar ejemplo de los emprendedores sociales al colaborar con proyectos solidarios.

Cómo llegar a ser un líder inspiracional

El cine como pedagogía de aprendizaje también permite integrar los valores más importantes del liderazgo. Una de las películas que ofrece una historia didáctica es “El discurso del rey” protagonizada por Colin Firth. Describe la historia de superación de Jorge VI, rey de Inglaterra quien consigue superar su inseguridad para hablar en público como consecuencia de la tartamudez que sufre. Consigue ganar seguridad en sí mismo gracias al apoyo del logopeda Lionel Logue, con quien establece, además, una gran amistad.

Otra película que también ayuda a visualizar la importancia del liderazgo es “El Becario”, protagonizada por Anne Hathaway y Robert De Niro. La película describe la historia de Ben Whittaker, un hombre jubilado que decide participar en un programa de colaboración ofrecido por una empresa de moda online dirigida por una joven emprendedora. La película muestra cómo la experiencia de toda una vida y las ganas de aprender de este veterano convierten su talento en un valor para la organización.

El liderazgo pone de manifiesto cómo para ser un gran profesional, previamente se debe ser una buena persona. Y para ello es necesario poner en práctica la ética de la virtud aristotélica en la toma de decisiones. Aplicando, especialmente, el criterio de la prudencia. Es decir, al tomar una decisión es recomendable analizar qué emociones produce esa circunstancia, qué efectos genera esa situación y a cuántas personas afecta. Buscar la retroalimentación de ideas en una reunión de trabajo es un hábito de diálogo que fortalece las bases de una organización que da valor a cada persona.

Los buenos líderes son aquellos que, no solo integran el cambio en su propio pensamiento, sino que además, son proactivos para favorecer cambios de desarrollo positivo en la organización. Son personas que se implican como protagonistas del tiempo y momento que les toca vivir. Para ello, fomentan el networking a través de la asistencia a eventos corporativos en los que poder establecer alianzas con posibles contactos.

Esta actitud tiene su base en unas firmes convicciones. Y es que, no puede entenderse el liderazgo sin la ética. Para ello, el profesional pone en práctica el código deontológico de la organización. Un líder ético puede equivocarse, sin embargo, es aquel que siempre tiene la intención de hacer lo correcto. No todas las personas tienen estas cualidades, por esta razón, es tan importante el valor de los recursos humanos como medio para que cada profesional pueda ocupar el puesto que mejor se ajusta a su formación y competencias.

El liderazgo no es innato, todo ser humano puede llegar a mejorar sus habilidades de influencia. Un proceso de coaching es una experiencia especialmente constructiva para conseguir este fin. Ya que, a través de esta vivencia de introspección, el profesional puede identificar cuáles son sus fortalezas y debilidades en el plano de la comunicación, para establecer un plan de acción con el que alcanzar la excelencia práctica a través de una metodología que invita a todo ser humano, a llegar a ser líder de sí mismo. Puesto que, en un proceso de coaching, el cliente encuentra por sí mismo las respuestas.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir