¿Cómo tener éxito en una dinámica de grupos?

¿Cómo tener éxito en una dinámica de grupos?
En las dinámicas de grupo los candidatos se relacionan de forma directa con otros profesionales que son su competencia directa y afrontan la selección como regla del juego

Los procesos de selección grupal son exigentes y las empresas cada vez utilizan con más frecuencia distintas pruebas con el fin de identificar las competencias de los candidatos en relación con los requerimientos del puesto de trabajo que se oferta. Una de las pruebas de selección que más incertidumbre produce en los candidatos son las dinámicas de grupo, ya que en este contexto, los candidatos se relacionan de forma directa con otros profesionales que son su competencia directa y afrontan la selección como regla del juego.

Algunos profesionales dan un valor excesivo a la formación teórica reflejada en el currículum. Sin embargo, las pruebas situacionales aportan la riqueza de la vida al poder observar cómo se desenvuelve un candidato, qué recursos tiene en la búsqueda de soluciones, qué fortalezas tiene en su comunicación verbal y corporal, si tiene o no tiene carisma y cuál es su punto débil.

Se trata de una situación simulada que permite a los candidatos mostrar su modo de ser y sus recursos personales. Una de las mejores medidas de autoestima es que el candidato no intente ser quien no es y no se condicione en negativo al compararse con los demás. La marca personal de cualquier profesional mejora a partir de la autenticidad. Es fundamental tener presente que la clave de este tipo de prueba es el trabajo en equipo.

Qué es una dinámica de grupo

Una dinámica de este tipo es una actividad en la que participan en torno a 6 o 10 personas. Por tanto, se trata de un ejercicio que implica a todos los candidatos por igual. Todos ellos deben tomar decisiones a partir de la situación planteada en dicha dinámica. En algunos casos, los candidatos deben asumir un rol concreto (lo que recuerda mucho a un ejercicio de role playing). En este tipo de prueba, la dinámica de grupo cuenta con roles asignados para los participantes que deben actuar de acuerdo al papel que deben representar.

En aquellos casos en los que la dinámica de grupo no condiciona a los participantes a asumir un rol determinado previamente, la empresa observa de un modo natural cuál es el papel que adopta cada participante por sí mismo de acuerdo con su modo de ser. Uno de los primeros roles que se observa en este tipo de prueba es el del candidato con habilidades de liderazgo, pudiéndose plantear un conflicto cuando varios de los participantes compiten por el papel de líder. Sin embargo, no existe un único estilo directivo.

En algunos casos, los candidatos cometen el error de asumir un papel determinado intentando adaptarse al perfil que creen que busca la empresa. Es conveniente no hacer deducciones que solo se basan en hipótesis y supuestos.

Conviene tener capacidad de imaginación en una dinámica de grupo, ya que muchas de las situaciones planteadas en este tipo de pruebas son totalmente hipotéticas y surrealistas. Sin embargo, también existen situaciones reales que tienen la finalidad de observar a los participantes en un entorno similar al que deberán afrontar en el puesto de trabajo. En este caso, se trata de observar las competencias prácticas de los profesionales y su capacidad para trabajar bajo presión.

Consejos para hacer una dinámica de grupos

1. En primer lugar, es muy recomendable estar atento a la información ofrecida por la empresa para seguir las indicaciones de dicha dinámica. Así como cuando un estudiante realiza un examen lee con detenimiento el enunciado de cada pregunta para comprender exactamente qué debe hacer, del mismo modo es igualmente importante estar atento a las pautas que se facilitan en este tipo de prueba de selección. Por otra parte, en caso de que el candidato tenga cualquier duda debe realizar sus preguntas antes de que comience la prueba. De hecho, tomar la iniciativa de plantear dudas también muestra un espíritu proactivo que puede ser muy valorado por la empresa que busca personas resolutivas y con decisión.

Una dinámica de grupos no es un examen en el que se da una puntuación a cada candidato, sino una prueba de observación que tiene un valor situacional y permite a los seleccionadores de recursos humanos identificar el perfil del candidato ideal en relación con las necesidades que plantea el puesto. Es decir, no ser el elegido en un proceso de selección no significa no tener un buen currículum sino que otro candidato tiene una experiencia y unas cualidades que se ajustan mejor al perfil demandado.

2. Al ser una prueba práctica, lo que de verdad se valora en la misma es la disposición que muestra el candidato. Desde el punto de vista del lenguaje corporal, es importante mantener el contacto visual durante la conversación en el grupo, evitando focalizar la atención únicamente en uno de los participantes. Por otra parte, también es esencial practicar la escucha activa y valorar las ideas positivas aportadas por el resto del grupo. Evitar decir en exceso la palabra "yo" (transmite sensación de vanidad y exceso de ego) y utilizar con más frecuencia "nosotros", ya que este mensaje transmite valor de equipo. El ego no hace brillar a ningún candidato, por el contrario, la humildad es una virtud que potencia el talento de quien tiene una actitud de colaboración con los demás.

3. Es un error adoptar una actitud pasiva en la dinámica de grupo con el deseo de quedar en un segundo plano y pasar desapercibido, ya que de lo que se trata es de que cada candidato tome esta experiencia como una oportunidad para proyectar la mejor versión de sí mismo. Conviene encontrar el equilibrio entre monopolizar el turno de palabra y el silencio absoluto. Esta prueba es una buena oportunidad para mostrar un buen dominio de la retórica argumentando los puntos de vista personales con razones objetivas. Al buscar soluciones, se debe priorizar la búsqueda del bien común que afecta de un modo positivo a todos los integrantes de ese grupo. Por otra parte, es conveniente hacer aportaciones que puedan ser enriquecedoras y potenciar el feedback con las opiniones de otros compañeros, entrelazando unas ideas con otras.

4. Además, cada profesional no solo comunica información de sí mismo a través de aquello que dice sino también mediante el tono en el que lo expresa. No es adecuado elevar el tono de voz. Así como al leer un discurso en una ponencia el orador debe modular su tono de voz para evitar resultar monótono ante los oyentes, también se debe cuidar este aspecto en la conversación con los participantes de una dinámica de grupo. Además, tampoco se debe interrumpir a otros compañeros. Conviene que cada candidato muestre sus habilidades para relacionarse en equipo practicando los valores del respeto, el compañerismo y la escucha activa.

5. Desde el punto de vista del coaching, una de las claves del éxito en la realización de una dinámica de grupos es estar presente y cien por cien concentrado en ese momento. Es conveniente apagar el teléfono móvil antes de entrar a la sala y llevar un reloj de pulsera. Este tipo de pruebas tienen una duración que queda planteada en la presentación inicial de la dinámica, por tanto es aconsejable que el candidato tenga una gestión eficaz del tiempo. Cuando falten diez minutos para llegar al final de la dinámica de grupo, es un buen momento para resumir y sintentizar las ideas principales de lo expuesto hasta ese momento.

6. Aquel profesional que ya ha realizado distintas pruebas de este tipo en los procesos de selección que ha afrontado puede enriquecerse con su propia experiencia práctica. Quien se enfrenta a una dinámica de estas características por primera vez tiene a su favor la falta de prejuicios e, incluso, el exceso de autoconfianza de quien puede infravalorar esta prueba por considerar que se trata simplemente de un trámite más.

7. Para ganar seguridad en una dinámica de grupo es fundamental que cada candidato se concentre en aquello que depende de sí mismo y no pretenda controlar todo aquello que no depende de su voluntad. Conviene llegar con cinco minutos de anticipación a la cita profesional. Además, también es muy conveniente elegir un look profesional.

8. Es recomendable no abusar de los tecnicismos, intentando ser natural en la conversación. Por otra parte, también es aconsejable dar valor a los silencios. Uno de los puntos que conviene cuidar es mostrar autonomía en los puntos de vista y no ser una persona que busca constantemente la aprobación externa.

9. Un detalle de compañerismo que debe practicarse es referir por su nombre a los compañeros de dinámica. Por otra parte, cualquier candidato puede tener el gesto de solicitar la opinión de aquellos compañeros que se están quedado en un segundo plano durante el ejercicio.

10. La preparación de una dinámica de este tipo comienza incluso antes de que haya empezado la prueba. Por ejemplo, es recomendable utilizar la visualización positiva como una forma de proyectar un futuro de éxito. Esta visualización ayuda a cada candidato a posicionarse previamente en el marco de la prueba. Es natural sentir más nerviosismo al inicio de la prueba, sin embargo, conviene interpretar esta inquietud como un signo positivo de interés.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir