Convenios con salario inferior al SMI

El convenio colectivo que recoja salarios por debajo del SMI 2020 tendrá que adaptarse y no podrán suma complementos para alcanzar el salario mínimo

Cualquier convenio colectivo debe adaptarse ya a la subida del salario mínimo Interprofesional (SMI) que el Gobierno aprobó el pasado mes de febrero, y que lo establecía en 950 euros mínimos mensuales. De esta manera, a partir del 1 de enero de 2020, el SMI diario asciende a 31,66 euros. Pero ¿qué pasa con los contratos eventuales y temporeros? ¿Qué ocurrirá con las empleadas del hogar, cuyo salario mínimo es inferior?

Efectos de SMI en contratos eventuales y empleadas del hogar

De todos es conocido que hay convenios colectivos cuyas nóminas están por debajo del nuevo SMI y deberían haberse puesto ya al día con la nueva normativa, ya que tiene efectos retroactivos. Por ejemplo, en el caso de los trabajadores eventuales, temporeros o empleadas del hogar. Bien es cierto que estas medidas llegar al sector agrario en muy mal momento, ya que llevaban tiempo quejándose de los precios que les pagan por los alimentos y ahora tendrán que afrontar un aumento de los jornales.

En cualquier caso, la ley manda y establece que a los trabajadores que presten sus servicios menos de 120 días al año en una empresa, se les fijará un salario mínimo de 44,99 euros diarios, a partir de este año. En 2019, estos mismos temporeros cobraban 42,62 euros brutos. Además, y completando esta cantidad, recibirán la parte proporcional y correspondiente a pagas extraordinarias y retribución de domingos y días festivos.

En los casos de los empleados y empleadas del hogar, cobrarán por hora trabajada; mientras que el SMI del año pasado era de 7,04 euros la hora, este año sube a 7,43 euros la hora.

Qué pasa con los complementos salariales

La ley establece que el incremento del salario mínimo interprofesional no puede compensarse con los complementos salariales, sino que hay que sumar esta cantidad establecida en el Estatuto de los Trabajadores, artículo 26.3. Es decir que, según la norma, todos los trabajadores, incluso los que por convenido no llegaran al SMI, tendrán que recibir este aumento en su nómina más los complementos, incentivos o primas.

La normativa también establece los casos en los que no se aplicará la subida del SMI, y son los siguientes:

  • En primer lugar, aquellos contratos privados que se hayan firmado antes de la normativa (es decir, antes del 1 de enero de 2020) y usan el SMI como referencia. Sin embargo, los trabajadores y la empresa podrían pactar que se aplique a posteriori.
  • En Ceuta y Melilla no se aplicará el salario mínimo interprofesional si este se usa como referencia del nivel de renta a la hora de acceder a beneficios y prestaciones de cualquier tipo.

El papel de los convenios

Los convenios colectivos tienen la última palabra respecto al salario de los trabajadores, por lo que es lo primero que hay que consultar para hacer cálculos. La subida del salario de febrero tiene cierto carácter excepcional, esto quiere decir que cuando la Administración local o autonómica tome como referencia la renta para dar o no prestaciones y beneficios, no se aplicará dicha subida.

En el caso de que existan acuerdos colectivos o individuales donde se utilice el SMI para establecer el salario base, no se aplicará esta nueva subida, siempre y cuando este salario base y los complementos superen la cantidad de 950 euros, en su conjunto.

Con respecto a los convenios colectivos privados y firmados antes de la entrada en vigor de la normativa, como se ha mencionado antes, no se le aplicará la subida, a no ser que se acuerde otra medida. Y pueden ser las siguientes:

  • Los vigentes el 1 de enero de 2017 se rigen por el salario mínimo interprofesional de 2016, que estaba establecido en 655,20 euros al mes, y sube un 2 %.
  • Los que entraron en vigor a partir del 1 de enero del año 2017 y sigan a fecha del 26 de diciembre de este año, también se incrementan un 2 %, llegando a los 707,70 euros.
  • Los contratos que entraron en vigor a partir del 26 de diciembre de 2017 y que sigan vigentes un año después deberán adoptar el SMI del año 2018, es decir, 735,9 euros al mes.
  • Por último, aunque la norma se aprobó en enero, tiene carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2020.

Cómo afectará a la nómina el SMI este año

Conviene saber cuáles son las claves para que se entiendan las modificaciones que tendrán las nóminas durante este año.

En primer lugar, hay que fijarse en que el salario bruto (es decir, sin los impuestos) no puede ser inferior a los 13 300 euros anuales, siempre y cuando se tenga jornada completa. Sin embargo, antes de sacar conclusiones, se debería consultar también el convenio colectivo de referencia de una categoría profesional en concreto. Algunos no hacen referencia al SMI a la hora de calcularlo.

En segundo lugar, los complementos salariales, referidos en el artículo 26.3 del Estatuto de los Trabajadores, se sumarán al salario mínimo, según se indique en el contrato o en el convenio colectivo. También se sumarán aquellas primas o incentivos a la producción que considere o haya pactado el trabajador con el empresario, sin que esto afecte al SMI.

Cuando la norma habla de los 950 euros mínimos mensuales, se refiere a la aplicación en 14 pagas. En el caso de aquellos contratos donde estén prorrateadas las pagas extras y se cobren en 12 meses, el salario bruto mínimo ascendería a un total de 1108,33 euros.

Por otra parte, cuando la jornada laboral sea menor a las 40 horas semanales, el salario bruto interprofesional se tendría que calcular de forma proporcional a esas horas. En este caso, y según la jurisprudencia de la Audiencia Nacional, a la hora de calcular el salario bruto se podrían compensar las primas y los complementos del trabajador.

Dicho esto, en el caso de que hubiera riesgo de atentar contra los derechos individuales laborales, no se deberían compensar las primas y los complementos con el SMI, por ejemplo, los extras de peligrosidad y nocturnidad.

Los colectivos más beneficiados

Ya se ha mencionado anteriormente que uno de los colectivos que más se han quejado por la subida del SMI ha sido el sector agrario, ya que llevan mucho tiempo librando su propia batalla económica. Sin embargo, no todos los colectivos han criticado esta decisión del Gobierno; de hecho, según un informe del sindicato CC. OO., esta medida va a beneficiar a más de un millón de personas, de los que casi el 8 % son jóvenes y poco más del 17 %, mujeres.

Por otra parte, según este estudio, casi el 13 % de los trabajadores que trabajan a tiempo parcial también verán incrementado su poder adquisitivo, al igual que los que tienen pocos estudios o carecen de ellos y los que llevan menos de un mes en la misma empresa. Además, el documento indica que, pese a las quejas, más del 25 % de los trabajadores agrarios disfrutarán de esta nueva normativa.

Con respecto a las comunidades autónomas, aquellas donde la subida del SMI tendrá mayor impacto serán donde los salarios son, de media más bajos, esto es Canarias, donde subirá un 14,5 %, seguida de Extremadura con un aumento del 12,9 % y, por último, Andalucía, con un 10 %.

Cómo repercutirá todo esto en la empresa

Como ya se ha indicado, esta normativa no va a afectar a todos los trabajadores, ya que depende del convenio que les represente o si los salarios ya estuvieran por encima del actual SMI. En estos últimos casos, la empresa apenas va a notar la diferencia a la hora de emitir la nómina; sin embargo, si tiene un número significativos de contratos por debajo de los 950 euros establecidos por jornada completa, sí que tendrán que hacer ciertos ajustes, además inmediatos.

La ley establece que en estos últimos casos, la subida tiene que ser automática. Esto significa que puede no repercutir en un incremento del salario, pero sí suponer unos beneficios indirectos para todos los trabajadores. Sobre todo en los conceptos de la nómina que se calculen sobre esa cifra.

El SMI también afecta a los seguros sociales que paga el trabajador y que son calculados según el salario. En el año 2019, la subida del salario mínimo interprofesional tuvo muchos inconvenientes, sobre todo derivados de los convenios colectivos que tenían sus tablas salariales por debajo de dicha cantidad.

Esto suponía que los trabajadores de mayor categoría profesional y que más responsabilidades asumían podrían llegar a cobrar igual que los de menor rango. Y afectó, principalmente, a ciertas ocupaciones, como los auxiliares de peluquería, ayudantes de camareros, dependientes, etc., que veían cómo los compañeros que acababan de llegar y estaban bajo su mando cobraban igual que ellos, con mayor cualificación y experiencia. Esto provocó que se renovaran todos los convenios colectivos.

En definitiva, cualquier convenio colectivo que integre salarios base por debajo del SMI establecido, este año tendrá que adaptarse. Hay ciertas excepciones, pero la normativa establece que todos los trabajadores a jornada completa cobren un mínimo de 950 euros brutos al mes.

 

Comentarios (1)

Responder

NaPup

Enviado el

Выведение плопов

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir