Cuéntame un cuento. Claves del storytelling

Cuéntame un cuento. Claves del storytelling
El storytelling es el arte de contar historias y la herramienta de persuasión más importante en la actualidad. Combina relatos con sensaciones y une la racionalidad con los instintos.

Como bien dice el refrán, es posible olvidar lo que se dice y lo que se hace, pero jamás se olvidan las sensaciones. Desde tiempos inmemoriales, el arte de contar historias ha sido algo muy importante que no todos saben hacer y que permiten reconstruir la realidad. En la actualidad, el término “storytelling” vuelve a estar en boca de todos gracias al auge de las redes sociales y del marketing digital, como medio para captar clientes y crear relaciones duraderas con estos.

Las historias contadas por las marcas ya no se limitan a dar información sobre un servicio o un producto, sino a hablar de las especialidades de sus empleados, de la organización de la empresa, de los valores que mueven sus acciones, de su visión de futuro… La idea es siempre conectar, a nivel emocional, con los usuarios a través de historias maravillosas, originales e inolvidables.

Por tanto, el storytelling es el arte de contar historias y la herramienta de persuasión más importante en la actualidad. Combina relatos con sensaciones y une la racionalidad con los instintos.

A pesar de lo que se puede creer, el storytelling no es una creación del marketing online, pues ya, desde antes, el marketing off line apelaba a la emotividad de las personas para generar relaciones de confianza y construir una relación de lealtad. En estos días, es posible encontrar campañas de marketing off line que también son grandes obras de storytelling.

¿En qué consiste el storytelling?

Como estrategia de marketing, el storytelling consigue que las personas se sientan de una manera determinada que les permite recibir un mensaje de marca con apertura. En términos de engagement, tiene muy buenos resultados, pues consigue informar, motivar, generar debates y acercar a la marca a sus usuarios a través de relatos que se pueden presentar en distintos formatos. Los medios de comunicación actuales son ideales para diversificar las historias de las marcas: se pueden usar animaciones, relatos escritos, piezas audiovisuales, etc.

5 aspectos importantes para hacer storytelling

1. Tener clara la historia

Como todos los buenos relatores de historias saben, es clave definir bien lo que se va a contar, antes de comunicarlo. De hecho, es posible definir, primero, el tema; y, luego, ir bajando hacia los detalles de la historia, los personajes, los momentos clave, etc. Todo debe estar bien definido, antes de iniciar el proceso de creación de las piezas de comunicación, para evitar reprocesos y gastos innecesarios. Por ejemplo, una herramienta de engagement muy usada es contar a los usuarios de una marca cómo es el día a día dentro de la empresa o de la fábrica. Hay que saber cómo se desea contarlo y detallarlo todo antes de hacerlo. En la actualidad, existe una alta accesibilidad a las herramientas de comunicación y, de hecho, es más fácil que nunca hacer un vídeo o una serie fotográfica, pero eso no significa que todos sepan llevar a cabo estos proyects bien. No en vano, lo que diferencia una historia bien contada de una que no se ha contado correctamente es, justamente, que, para hacerlo bien, es necesario saber bien qué se desea contar.

2. Definir el objetivo

La finalidad de las historias no es siempre la misma. Hay que definir cuál es el objetivo principal del relato a contar y reflexionar sobre cuál es el objetivo más adecuado. Por ejemplo, se puede pensar que el objetivo es, simplemente, informar, pero, en realidad, este puede ser más directo y tangible, como, por ejemplo: conseguir un 20 % más de ventas en el periodo de difusión del mensaje. Al tener claro el objetivo, es posible saber el modo más adecuado para alcanzarlo (el momento, el medio y el estilo perfectos, etc.)

3. Una buena estructura

La historia debe tener una buena estructura. Incluso, cuando se trata de una estructura de mensaje simple, debe estar claro desde el inicio. La presentación del relato, sus personajes, los hechos, el nudo de la historia, su resolución, su mensaje y todos sus componentes deben estar sincronizados, para, de esta forma, evitar que el usuario se pierda en la historia o que no entienda algo, caso en el cual se rompe el hilo conductor y se puede perder el contacto con el usuario para siempre.

4. Seleccionar los protagonistas

Las historias pueden ser anónimas o no, pero poner nombres a los protagonistas de un mensaje suele ser positivo, ya que ayuda a que los receptores de este se identifiquen con la historia con más facilidad. Los protagonistas deben estar bien perfilados, encajar con lo que se cuenta y tener las características exactas para que los usuarios se sientan conectados con ellos.

5Definir bien el target

El público al que se dirige cualquier mensaje debe estar bien definido. De hecho, es común caer en el error de pensar que una marca siempre tiene el mismo target, pues este se puede ir segmentando para crear historias más efectivas y que, realmente, conecten con las personas indicadas.

El storytelling y los medios sociales

Las pymes son las más interesadas en los nuevos medios, por ser más accesibles. Es posible que, gracias a la tecnología, las marcas pequeñas crezcan, si cuentan con una buena estrategia de storytelling. Algunas formas de lograrlo son:

Mostrar el equipo: contar el día a día de las marcas es un buen recurso que se presta para crear cercanía entre la marca y los clientes. Con los medios sociales, es fácil dar voz a las personas que trabajan en la empresa, para que, de esta manera, los usuarios conozcan de primera mano cómo se hacen sus productos favoritos.

Diálogo activo con la audiencia: las redes sociales pueden ser una herramienta de conocimiento profundo de los usuarios. Es posible conocerlos a través de historias que los inviten a participar y a dejar su opinión sobre un tema. De hecho, se han dado casos de éxito en los cuales los usuarios son los creadores de las historias de la marca.

Mix de formatos: actualmente, es posible hacer video, música, textos, fotos… para crear historias divertidas que unan a los usuarios con las marcas. La variedad de formatos genera una mayor versatilidad y da idea de dinamismo, un valor de marca muy apreciado por los usuarios.

Despertar curiosidad: contar una historia y concluirla es una buena idea, pero contarla y dejar cierto lapso de curiosidad es, incluso, mejor. Se puede, por ejemplo, preguntar a los usuarios cómo quisieran que la historia concluya, para involucrarlos más y reforzar el efecto de la historia.

Ejemplos de storytelling exitosos

1. Open English

La campaña publicitaria de Open English giraba en torno a la historia de dos jóvenes que estudian inglés de modo distinto, con motivaciones muy diferentes y métodos también opuestos. El tono de las historias era muy divertido y el formato era, principalmente, el vídeo. Las piezas se caracterizaban por su sencillez. Los actores eran los propios creadores de la marca de cursos de inglés y esto acercaba aún más a la marca a los posibles clientes. El arte de contar su historia logró crear empatía con su público, y poco a poco, consiguieron el éxito.

2. Revista Líbero

La revista de fútbol independiente creó una excelente campaña de storytelling dividida en varios clips de vídeo que lograron conectar con el público a través del humor inteligente. El lema era “si te lo explican con fútbol, lo entiendes” y cada pieza era protagonizada por una pareja que vivía una situación típica de conflicto que se solucionaba cuando la mujer explicaba en términos futbolísticos su punto de vista. Sin duda, cada video logró el objetivo de empatizar con su audiencia, además de sacar unas risas a los aficionados del deporte.

3. Johny Walker

La marca de whisky escocesa creó un vídeo en el que cuenta la historia de sus orígenes. Ambientado en las montañas de Escocia, el narrador relata la historia de John, un joven granjero que, tras la muerte de su abuelo, vende la granja y comienza a crear su propio whisky, buscando una calidad mejor de la que en aquella época existía en el país. El narrador no para de caminar durante todo el vídeo, el cual hace alusión al slogan de la marca “Keep Walking”, que, en español, significa “sigue caminando”.

4. Danone

La marca  española, como en el caso anterior, ha creado un vídeo para contar su historia y conectar con los clientes de manera más divertida. Algo que quizás puede ser muy interesante para sentirse más cerca de la marca.

Otros casos exitosos de storytelling son las series de YouTube de las marcas, como las que se ven, comúnmente, en los sectores belleza y moda. Chanel es una de las que se han desarrollado más, en este sentido, pero también es posible ver, en automoción, series completas en las que el producto está siempre presente.

En la actualidad, el arte de contar historias es el mejor modo para acercarse a los clientes. Es una estrategia que se revela muy efectiva y que, seguramente, será cada vez más común en marketing online y offline. La idea es ofrecer al cliente o potencial cliente una historia entretenida que pueda disfrutar y que, realmente, le interese.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir