Días entre el alta médica y la notificación: ¿Reclamables?

Días entre el alta médica y la notificación: ¿Reclamables?
Entre el alta médica y la notificación de la misma transcurren unos días que el trabajador tiene derecho a cobrar. ¿Qué hay que hacer para reclamarlos?

Un trabajador que se halla en situación de incapacidad temporal tiene que recibir, tarde o temprano, el alta médica para incorporarse a la empresa donde presta sus servicios laborales. Pero, una vez le ha llegado esa notificación, debe hacerlo de manera inmediata salvo que no esté de acuerdo y pretenda recurrirla.

El problema del alta médica y su notificación

Sin embargo, ha venido ocurriendo que entre el momento en que el Instituto Nacional de la Seguridad Social emitía esa alta y la fecha en que la comunicación llegaba al interesado transcurrían varios días, a veces semanas.

Esta circunstancia suponía un problema tanto para el trabajador como para la empresa donde prestaba sus servicios. Para el primero porque su reincorporación al puesto de trabajo se producía con retraso incurriendo así en falta de asistencia al mismo. Bien es cierto que podía justificar esa ausencia fácilmente, ya que no había recibido la correspondiente notificación y tenía derecho a reclamar el pago de esos días.

Pero justamente ahí comenzaba el problema para la empresa, ya que asumía de buena fe el abono de esos días al trabajador aunque no hubiera ocupado su puesto. Hay que tener en cuenta que la mutua suspendía el pago de la prestación desde el momento de la fecha de alta médica. Por tanto, o la empresa para la que trabajaba le pagaba esos días, o el empleado no los cobraba.

Un ejemplo clarificador

Para entender toda esa situación, lo mejor es recurrir a un ejemplo. Pongamos un trabajador que ha estado de baja todo el año natural. Trascurridos los 365 días, el Instituto Nacional de la Seguridad Social tenía varias opciones en función de las circunstancias del citado trabajador.

Podía iniciar un expediente de incapacidad permanente. También tenía la posibilidad de prorrogar esa situación de baja por otros 180 días. Y, finalmente, podía llegar a la situación que nos ocupa. Es decir, emitir el alta del trabajador si lo consideraba curado o, simplemente, este no había asistido a los reconocimientos médicos programados sin justificación alguna.

En este último caso, el INSS daba de alta al trabajador y procedía a notificárselo. Por tanto y teniendo en cuenta las fechas que citábamos, esa alta se produciría el 1 de enero al haberse cumplido los 365 días y, desde ese mismo momento, la mutua dejaría de pagar el subsidio al trabajador. Pero la notificación llegaría a este, por ejemplo, el día 7. Lógicamente, el empleado haría oficial su reincorporación el 8 de enero.

Entonces, ¿perdía el salario de esos días? La respuesta es que no. Era la empresa la que pagaba directamente al trabajador ese dinero sin necesidad de que este lo pidiese.

Modificación introducida por la LPGE/2017

Sin embargo, esta situación bordeaba la incoherencia, ya que era (y es) la mutua la que debe pagar los días en que el empleado está de baja y este no podía saber que ya había sido dado de alta hasta recibir notificación escrita. Para clarificar un poco todo este problema, en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 se daba una nueva redacción al artículo 170 de la Ley General de la Seguridad Social que trata el tema de las competencias en caso de incapacidad temporal.

Así, el citado artículo ha quedado más claro al respecto. En caso de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social emita una resolución donde se da el alta a un trabajador en situación de incapacidad temporal, es la mutua colaboradora del citado organismo la responsable de abonarle los días que pasen entre la fecha del alta y la recepción de la notificación correspondiente al interesado para su reincorporación.

Es decir, que las empresas ya no están obligadas a abonar esos días en que el trabajador no asiste a su puesto por no haber recibido comunicación de su alta. Esa responsabilidad queda ahora definitivamente en manos de las mutuas que colaboran con la Seguridad Social en estos casos.

Una solución que genera nuevos problemas

La nueva redacción del artículo 170 de la Ley General de la Seguridad Social arroja luz a esta peculiar situación. Sin embargo, la solución que brinda tampoco esta exenta de problemas, algunos inexistentes hasta entonces. El primero es que el trabajador tiene que solicitar ese pago a la mutua con todo el papeleo que ello conlleva.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el trabajador ya no cobra automáticamente de la empresa, sino que tiene que presentar reclamación a la mutua para que le abone esos días transcurridos hasta su reincorporación. Y, al hacerlo, a buen seguro que le pedirán una gran cantidad de papeles.

Por ello, el Instituto Nacional de la Seguridad Social ha decidido aplicar las nuevas tecnologías para solucionar todo este asunto. Ahora envía notificación por SMS al trabajador en el momento en que es dado de alta. De esa forma, este puede incorporarse inmediatamente a su empresa y no pierde días de trabajo. En definitiva, la notificación escrita pierde importancia. Pero ¿qué ocurre en caso de disconformidad con el alta médica?

Plazo para reclamar por disconformidad con el alta médica

La verdad es que el problema que nos ocupa parece estar sumido en un auténtico bucle. Porque la solución aportada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social resuelve la cuestión de esos días transcurridos entre la fecha de alta y la de notificación. Unas fechas que el trabajador siempre tiene derecho a cobrar.

Sin embargo, tal solución, a su vez, viene a plantear otras dudas respecto a la gestión de la incapacidad temporal.

Así, un problema sobrevenido es el de la reclamación en caso de no estar de acuerdo con el alta. Hasta ahora había cuatro días naturales para presentar alegaciones contra la resolución del INSS y ello no ha cambiado. Pero ¿desde cuándo empiezan a computar esos días?

En el ejemplo anterior, el trabajador recibiría la alta vía sms el 1 de enero, pero la notificación escrita de la misma tardaría en llegar 7 días. Realmente, si esperase a recibir esta última, habría superado el plazo para poder recurrir. Por ello, debe poder hacerlo en el mismo momento en que reciba el aviso en su teléfono móvil.

Para ello, el propio INSS ha dispuesto en su página web un modelo denominado “Manifestación de disconformidad con alta médica” donde el interesado tiene que mostrar los argumentos de su discrepancia. Pero, al mismo tiempo, debe comunicar tanto a su empresa como a la mutua que le venía pagando el subsidio el desacuerdo con la resolución del INSS. Para hacerlo, basta con que les envíe copia del citado modelo.

¿Qué ocurre con el subsidio durante esa reclamación?

Otra cuestión importante que el trabajador debe saber es qué sucede con su salario mientras cursa su reclamación. La inspección médica tiene un plazo de 7 días como máximo para responder al recurso interpuesto por aquel. Transcurrido ese tiempo, debe contestarle, ya sea a su favor, ya ratificando lo decidido por el INSS. En el primero de los casos, el trabajador continuará de baja, mientras que en el segundo no. Pero, en cualquiera de ambos casos la citada baja se considera prorrogada hasta la fecha de esta última resolución. Dicho con otras palabras, el interesado tiene derecho a cobrar subsidio por los días que pasen hasta que se solucione su caso.

Además, si la resolución de la inspección médica confirma el alta y el trabajador no está de acuerdo, tiene la posibilidad de acudir a los tribunales. Concretamente, puede impugnar judicialmente ese alta con arreglo a lo marcado por los artículos 70 y 140 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social o Ley 36/2011 de 10 de octubre. Esa demanda de impugnación, además, debe interponerse dentro de los 20 días siguientes a la resolución de alta.

En este caso, el trabajador no percibirá el subsidio derivado de su situación de baja en las fechas comprendidas entre la de la citada resolución por la que se le da de alta y la de la decisión relativa a la mencionada impugnación judicial. No obstante, si esta última resultase a su favor, podría cobrarlo con carácter retroactivo.

En conclusión, el alta médica tras incapacidad temporal planteaba problemas para el trabajador y la empresa debidos a un desfase de fechas. Este se producía entre el día del alta y el de recepción de la notificación de la misma por parte del interesado.

Esos días transcurridos entre uno y otro generalmente eran pagados por la propia empresa. Sin embargo, en los Presupuesto Generales del Estado de 2017 se rehizo el artículo 170 de la Ley General de la Seguridad Social aclarando que era la mutua colaboradora la obligada a pagar esos días.

Por tanto, el trabajador tenía derecho a reclamar ese dinero a la citada mutua. No obstante, y para evitar gestiones al interesado, el Instituto Nacional de la Seguridad Social resolvió enviar comunicación de la alta vía SMS. De esta forma, se elimina ese desfase temporal de unos días pues el trabajador recibe el alta médica en el mismo momento en que se produce y puede incorporarse a su puesto inmediatamente.

Comentarios (1)

Responder

Gloroa

Enviado el

He recibido un mensaje de inss por agotamiento 365 dias el 30/04/2019 que pone que ya tengo resolución que llegara por correo o vaya a una oficina a recogerlo. No me pone si mee dan el alta o que. El día 02/05 me llaman de la empresa que estoy de alta y yo le digo que no se nada. que tengo pensado reclamar, me dicen que les avise. A día 07/05 no me llego nada. Que pasa en esta situación?

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir