El caos como estrategia

El caos como estrategia
El caos es también una estrategia que ayuda controlar el mercado. En política, el recurso a la estrategia del caos es casi tan antiguo como la humanidad.

El caos es parte del día a día de muchas empresas. Caos implica un elevado grado incertidumbre sobre las actividades que se realizan y quienes las realizan. Los directivos dirigen por ello grandes esfuerzos a tratar de controlar esos flujos caóticos. El objetivo es ordenar y estructurar a toda costa el modelo de funcionamiento, reduciendo su incertidumbre. El caos no se puede tolerar. Sin embargo, en ocasiones el peso de esas estructuras operativas y organizativas que se imponen termina por hundir el negocio. Lo vemos en muchos procesos de adquisición de ágiles y “caóticas” start-ups por parte de grandes empresas muy procedimentadas y estructuradas. También en los esfuerzos por integrar nuevos modelos de negocio en los arneses de algunas grandes empresas cotizadas. No obstante, el caos es en ocasiones precisamente la estrategia que las compañías deben adoptar para triunfar en mercados más inestables y disruptivos. Intentar que funcione igual una pequeña boutique que un almacén de diez plantas es un error.

El caos es también una estrategia que ayuda controlar el mercado. En política, el recurso a la estrategia del caos es casi tan antiguo como la humanidad. Ya en Roma algunos cónsules recurrían el caos como medio de gobierno, usando bandas de gladiadores para alterar el orden de la sociedad romana. Bonaparte decía que “el campo de batalla es una escena de caos constante. El ganador será el que controle ese caos, no solo el caos de los enemigos sino también su propio caos”. Y en el libro “Los cisnes salvajes; tres hijas de China”, Jung Chang describe como Mao usó el caos como estrategia para agitar a la sociedad y ocultar sus planes. Hay incluso comentaristas que defienden que la estrategia del Presidente Trump responde a una pensada y deliberada estrategia de caos. Señalan, por ejemplo, que ha elegido para dirigir los diferentes departamentos a personas que sabe que generarán conflicto en las organizaciones que les ha encargado dirigir. Esta estrategia de sembrar el caos, como la han denominado algunos analistas, busca crear incertidumbre y conflicto para a mover su estrategia y agenda política hacia adelante. Lo mismo dicen que hacía en sus empresas y seguramente fuese así. Conozco el caso de varios consejeros delegados que también aplican con maestría estas estrategias para afianzar su liderazgo entre su equipo directivo y en los mercados.

En efecto, desde un punto de vista empresarial, las estrategias de caos también consisten en introducir confusión en el mercado y competidores para aprovechar las oportunidades que este contexto puede generar. El caos puede llegar a ser muy beneficioso. La irrupción de nuevos modelos de negocio como, por ejemplo, la imparable presencia en todos los ámbitos de plataformas colaborativas, han puesto patas arriba el normal funcionamiento de muchos negocios tradicionales que van desde los servicios financieros a los alojamientos hoteleros. En ocasiones, han sido los cambios regulatorios los que han revolucionado determinados sectores. El cambio a un nuevo paradigma incierto y caótico exige que los empresarios apuesten por nuevas estrategias. Estos contextos exigen acostumbrarse a que, de alguna manera, el caos forme parte del día a día. Solicitar una licencia y esperar cada día ordenadamente la fila en la estación o el aeropuerto dejará de ser un modelo de ingresos. Se impone ya una nueva realidad cada vez más cambiante y caótica. En este contexto de caos en el entorno competitivo y empresarial, son necesarias nuevas estrategias más ágiles y adaptativas, capaces de regenerarse con facilidad. Las estrategias deben ser capaces de refrescarse con gran rapidez y eficacia para generar competitividad. En un entorno caótico, no siempre será fácil saber qué hacer y por ello será necesario además disponer una gran versatilidad y múltiples capacidades. Tendremos que aceptar que sólo funcionar con caos nos permitirá ganar.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir