El coste de oportunidad de las decisiones

El coste de oportunidad de las decisiones
El coste de oportunidad puede aplicarse al mundo empresarial, la política económica, las finanzas personales y alude al valor de la mejor opción obviada

A la hora de tomar tanto decisiones financieras como no financieras, se debe tener en cuenta el concepto de coste de oportunidad, que se puede definir como el valor de la mejor opción que no se ha realizado.

¿Qué es el coste de oportunidad?

Friedrich von Wieser, fundador de la Escuela Austriaca de Economía, en su Teoría de la economía social (Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft) que se publicó en el año 1914, acuñó este término para definir el coste de la inversión de aquellos recursos disponibles en el marco de una oportunidad económica a costa de la mejor alternativa de inversión disponible. O lo que es lo mismo, el coste de lo que no se gana cuando no se escoge la mejor opción, es decir, a lo que se renuncia cuando se toma una decisión.

Cuando se habla de recursos no solo se alude a los financieros, sino también al tiempo, que es uno de los más valiosos y está entre los que nunca se pueden recuperar cuando se calcula un coste de oportunidad.

Ejemplo de coste de oportunidad al invertir en bolsa

Si se quiere reducir al máximo el riesgo de una cartera de inversión es necesario diversificar, pero esto no se tendrá en cuenta en los siguientes casos.

  • Al partir del supuesto de que solo existen dos opciones de inversión y que cuentan, las dos, con el mismo riesgo, aunque la rentabilidad varíe. Esta será en la primera opción de un 7 % y en la segunda de un 10 %. Con estos datos, si se opta por la primera opción se pierde dinero porque se deja de ganar el 10 %, lo que supone un coste de oportunidad por no asignar adecuada y eficientemente los recursos.
  • Al añadir una tercera alternativa en la que la rentabilidad ascendiese a un 15 %, ¿qué pasaría?

Se estaría perdiendo dinero con las dos primeras opciones, lo que quiere decir que el coste de oportunidad varía con el tiempo y los cambios en las oportunidades en el momento actual.

Por tanto, el coste de oportunidad es clave para invertir en bolsa y tomar decisiones de índole financiera o no, debido a que se tienen recursos limitados y es necesario asignarlos de la mejor forma posible para optimizarlos.

Importancia del coste de oportunidad en la toma de decisiones

Como se puede observar en el ejemplo anterior, el coste de oportunidad es un gran índice de repercusión que afecta a las decisiones del patrimonio personal, empresarial u otras de carácter privado. Siempre se analizan todas las oportunidades con la finalidad de obtener la mayor rentabilidad.

Cuando se toman decisiones acerca del patrimonio, el coste de oportunidad se puede reflejar en un bien inmueble, por ejemplo, un terreno, una casa o el alquiler para obtener una renta. El coste de oportunidad en caso de que se decida construir una vivienda es equivalente al valor actual de una renta perdida por no alquilarlo más el total de los gastos que supone la construcción.

En las empresas se toman a diario decisiones de financiación e inversión con las que se intentan optimizar los recursos disponibles para maximizar el beneficio. El coste de oportunidad en el mundo empresarial suele ser objetivo, pero en otros casos tiene un carácter más subjetivo. Por tanto, depende de la persona que haga el análisis y sus juicios de valor.

Un ejemplo práctico:

Si se tienen tan solo 3 euros para comprar un helado o algo de chocolate, sea cual sea la decisión que se tome, conllevará un coste de oportunidad. Si al final en la toma de decisiones se opta por el chocolate, se renuncia al helado y lo mismo ocurre al revés.

¿Cuál es el coste de la oportunidad en finanzas?

El denominado coste de oportunidad en una estructura financiera y económica hace referencia a la cantidad de recursos que se ganarían al poner a trabajar todo el dinero del que se dispone. Por ejemplo, si se tiene un capital en el banco sin remuneración, se podría tener a un tanto por ciento determinado, como un 3, y ese 3 % sería el coste de oportunidad total sobre el dinero de la cuenta bancaria.

También es aplicable al pasivo de una empresa: si en lugar de usar estos recursos y el patrimonio neto se utiliza deuda, el apalancamiento financiero resultante puede hacer que sin utilizar recursos propios se obtenga el mismo beneficio.

Un ejemplo práctico:

Se tienen cien mil euros y se puede optar por invertir 12 500 euros en acciones de Repsol, que pueden cotizar a 8 euros, o por montar una frutería.

Como el conocimiento de los mercados financieros no suele ser grande, se opta por la segunda opción y al cabo de un par de años, da unos beneficios de veinte mil euros, mientras que en el mismo período de tiempo las acciones de la primera alternativa han pasado de 8 a 11 euros.¿Cuál es el coste de oportunidad?

El beneficio de la frutería es de 20 000 euros, pero el de las acciones es 11 – 8 = 3 y 3 * 12 500 = 37 500 euros. Por tanto el coste de oportunidad es 37 500 – 20 000 = 17 500 euros.

Coste de oportunidad en la vida

En cualquier ámbito de la vida se plantean situaciones en las que debemos tomar una decisión. Un sencillo ejemplo es que un sábado por la tarde podemos ir a ver un partido de fútbol, al cine con la pareja, de cañas con los amigos o visitar a un familiar. En esta situación se suele escoger lo que minimice el coste de oportunidad.

Otro sencillo ejemplo del coste de oportunidad en la vida es que si se tienen solo 10 euros y se presentan varias oportunidades como ir al cine, ahorrarlos, cenar fuera de casa o pasear por el parque, el coste de oportunidad es el beneficio que reportaría cualquiera de las alternativas a las que se renuncia, normalmente la de mayor valor.

Si se toma la opción de ir al cine pero la película no es entretenida, la mejor alternativa sería irse y aprovechar el tiempo en alguna de las otras alternativas porque el dinero gastado en la entrada del cine no se va a recuperar. Pero al salir de la sala, podemos recuperar el tiempo y hacer otra cosa, como por ejemplo el paseo.

El coste de oportunidad del mundo financiero supone una gran forma para seleccionar las inversiones a largo plazo, ya que el coste de oportunidad representa la rentabilidad futura que puede suponer cada inversión realizada.

Coste de oportunidad en el mundo empresarial y en la gestión privada

En una empresa se toman decisiones en base a la financiación y la inversión con mucha frecuencia, incluso diariamente. De lo que se trata en estas decisiones es de optimizar los recursos de los que se dispone para llevar al máximo el beneficio privado de la empresa. Por eso es fundamental tener en cuenta el coste de oportunidad en cualquiera de las acciones que se emprendan.

Ejemplo práctico:

Una empresa con liquidez trata de adquirir unos terrenos y se plantea si hacerlo con el dinero en efectivo del que dispone o bien con un préstamo. Una empresa con mucha liquidez acude a la financiación como una gran alternativa para obtener beneficios, como por ejemplo el que se deriva del tratamiento fiscal de un crédito.

Por tanto, si esta empresa compra el terreno con su dinero, el coste de oportunidad es el valor de las desgravaciones actuales que se obtendrían fiscalmente mediante la opción del recurso frente a la financiación.

Coste de oportunidad en política económica

Cualquier gobierno es el gestor económico de los bienes y recursos públicos. Esto hace que tenga poder de decisión sobre dónde puede o no gastar su dinero y cómo puede maximizar los objetivos de los ciudadanos atendiendo a su circunscripción administrativa, partiendo de la base de que los recursos económicos de los que dispone son escasos.

Esta dicotomía supone un dilema que recuerda a la fábula de la mantequilla y los cañones, en la que un Estado tiene la obligación de tomar una decisión entre emplear recursos en armamento o en bienes materiales para la población.

En principio, cualquier gobierno apostaría por lo mejor para los conciudadanos y optaría por una combinación. Pero si se presta atención a otras situaciones reales que se pueden observar, en la actualidad, en diversos países con respecto a la limitación de recursos naturales, las decisiones que se adopten repercutirán en el desarrollo económico de esa zona, por tanto, el coste de oportunidad es la pérdida de riqueza que supone tomar una decisión como esta.

Aunque si se analiza desde otro punto de vista, se mejorará la sostenibilidad de la región porque aumentarán las actividades turísticas. Esto quiere decir que el análisis difiere dependiendo de cuál sea el objetivo en materia de política económica.

Con todo esto se puede concluir que el coste de oportunidad se puede aplicar tanto al mundo empresarial como a la política económica y a las finanzas personales, y hace referencia al valor de la mejor opción que no se ha seleccionado, toda vez que se sabe que los recursos son limitados.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir