El MAB y el Caso Gowex

La empresa referente de este mercado ha sido, hasta ahora, Gowex, que llegó a alcanzar un valor de mil quinientos millones de euros, el 60% de todo el MAB.

El MAB es el mercado alternativo bursátil dedicado a empresas de reducida capitalización que necesitan expandirse.  Los costes y los procedimientos están adaptados a estos tipos de empresas, para que pueden cotizar en el mercado accediendo a financiación y mejorando su competitividad.

Está promovido por BME y supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, supone un aprendizaje para el lanzamiento a la Bolsa cuando las empresas adquieran el tamaño necesario, en ella cotizan valores de la Unión Europea y de Latinoamérica, y los inversores son institucionales y particulares.

Los principales motivos para decidir cotizar en el MAB hacen referencia al crecimiento de la empresa, la valoración objetiva de la misma, y es una fuente que proporciona prestigio así como liquidez a los accionistas.

La empresa referente de este mercado ha sido, hasta ahora, Gowex, que llegó a alcanzar un valor de mil quinientos millones de euros, el sesenta por ciento de todo el mercado. Es una empresa que ofrece servicio de Wifi gratuito en ciudades, con clientes importantes como Madrid, y financiado principalmente con el Instituto de Crédito Oficial, aunque cuenta con otros acreedores como el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones.

Tras la publicación de un informe de Gotham Cuty Research en el que afirmaba que el valor de las acciones de la empresa era de cero euros ya que el noventa por ciento de los ingresos de la empresa no existen, el valor de las acciones en el MAB cayó un cincuenta y seis por ciento, provocando un desplome de las cotizaciones al tratarse de la empresa referente del mercado. Tras la primera reacción de Gowex que fue calificar de falso el informe, su presidente y consejero delegado reconoció la falsedad de las cuentas de las cuentas de la empresa de los últimos cuatro años, y la imposibilidad de hacer frente al pago de sus deudas.

El portavoz del MBE indicaba que el marcado funcionó correctamente, ya que los inversores disponían de toda la información y se podían realizar las operaciones normales.

Entre las consecuencias más importantes cabe destacar la  desconfianza generada en el MAB, lo que provocó la salida de diferentes empresas, así como la falta de confianza en el mercado de valores español. 

Lo sucedido en la empresa hace cuestionarse las medidas existentes en el MAB, ya que al tratarse de un mercado para empresas de pequeña dimensión los requisitos necesarios para cotizar son menores que en el Mercado continuo, por lo que las cuentas de las empresas son menos transparentes.  Es necesario establecer medidas de seguridad que garanticen que las empresas que cotizan en el mercado no falsean sus cuentas y los inversores actúan protegidos por la ley. El MAB es necesario y facilita el crecimiento a las empresas, por lo que es de vital importancia proteger su funcionamiento como parte esencial de la economía y su buen funcionamiento.  

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir