La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Es tiempo del cara a cara en recursos humanos

Es tiempo del cara a cara en recursos humanos
La comunicación cara a cara es probablemente la acción que más importancia ha perdido en estos años. El desarrollo de las tecnologías la han dejado atrás

No cabe duda de que la convivencia entre varias generaciones, los nuevos modelos de contratación que existen en la actualidad, así como el auge del sector freelance y los sueldos a medida son complicaciones que suponen un gran reto para las empresas. En definitiva, es posible que nos encontremos ante una guerra por el talento.

Se estima que en 2025 las personas mayores de 60 años supondrán el 70 % de los trabajadores en América. Aunque no es un hecho aislado ya que según Eurostat, casi la totalidad de las regiones europeas verán cómo se duplica su población sexagenaria en apenas 30 años. El resto de personas en edad laboral también envejecerán lo que lleva a pensar que igual hay que reconducir el sector laboral a nuevas formas de trabajo.

Aunque el envejecimiento de la población es un hecho real ya en nuestros días. No hace falta esperar a llegar a 2025. Este envejecimiento de la población será uno de los retos a los que las organizaciones deberán enfrentarse.

Cuando en una empresa conviven diferentes generaciones se marca un antes y un después en la gestión del personal. También confrontan modalidades contractuales diferentes, digitalización de procesos, maneras diferentes de retribuir… Y esto es solo un ejemplo de los aspectos a los que debe enfrentarse el área de recursos humanos.

Se plantea un futuro en el que la empresa se encuentra interconectada en red. La compañía tiene que transmitir el valor que aporta la diversidad de perfiles y de modelos de trabajo. Es imprescindible que estos actores estén interconectados.

Pero la diversidad de perfiles y de modelos de trabajo no son los únicos actores, las personas también tienen su protagonismo con permiso de lo digital. Y es que, hoy parece que las organizaciones no han tomado conciencia de la importancia de la digitalización, ya que, solo el 51 % de las empresas actúa en el terreno de la digitalización.

El reclutamiento y su proceso

A estas alturas, algunos pueden afirmar que el mundo está dominado por máquinas, ya que comparten el día a día en el trabajo con los empleados. De hecho, existen informes que aseguran que dos tercios de los puestos de trabajo se podrían sustituir por máquinas en 20 años, pero no todos los empleos comparten las mismas probabilidades de desaparecer.

Por el contrario, lo que sí parece que tiene los días contados es la comunicación cara a cara o lo que conocemos como el proceso de selección tradicional. Las entrevistas en los procesos de selección parecen ser las acciones que mantendrán vivo el contacto humano.

Además, las entrevistas in situ pierden importancia debido al protagonismo de redes sociales como Twitter, Facebook, Snapchat o LinkedIn.

Otro descubrimiento que hace que la comunicación cara a cara pierda protagonismo es el reclutamiento predictivo. Se trata de un método innovador con el que es posible predecir las necesidades de personal. En esta situación, el estudio del potencial y la personalidad del candidato priman sobre las habilidades y conocimientos. El objetivo será obtener toda la información relevante del candidato y conocer cómo podría adaptarse a la empresa.

El hecho de querer a los mejores candidatos no es ninguna locura y así nos lo demuestra el último Meta4 IDL. Este índice de dinamismo laboral mide la cantidad de trabajadores que entran y salen de las organizaciones y señala que, en la actualidad, se sitúa en el 18,6 %.

Gestión de personas

¿Cuál es la clave de la fidelización? La motivación es sin lugar a dudas la clave para obtener una plantilla que se comprometa con sus funciones laborales y a las que les dedique tiempo y conocimiento. 

El aumento del movimiento en el ámbito laboral hace que se inicie una ‘guerra’ por el talento. Por este motivo, las empresas deben mejorar las políticas de los departamentos de recursos humanos. Expertos del sector aseguran que el papel de gestión de personas del departamento de recursos humanos será imprescindible para poder captar a los mejores y no desaprovechar el talento. Las empresas quieren que los empleados que trabajen en ellas sean creativos. Y la manera de conseguirlo es hacer una llamada al motivo por el que los trabajadores trabajan con la empresa. Reforzar ese lazo será el objetivo más importante e imprescindible que el sector de RR. HH. no debe dejar que el trabajador olvide.

Retribución de los empleados

Con el paso de los años ha crecido la incursión de los trabajadores en proyectos freelance o autónomos. Este hecho hace que las empresas que aún estén ancladas en los sistemas de retribución tradicionales tengan que plantearse cambios.

Existe diferentes tipos de retribuciones:

1. La retribución a la carta

Los empleados pueden escoger hasta el 30 % de su sueldo en productos y servicios

2. Retribución en función del cumplimiento de objetivos

Cada vez con más frecuencia, las empresas utilizan la retribución de objetivos como una compensación al trabajador por su implicación con la empresa. Es posible que muchos lo definan más como una herramienta que como una compensación. Aunque, esta motivación servirá de poco si no se gestiona adecuadamente a las personas que forman parte de la empresa.

Consejos para la comunicación cara a cara

Interactuar de manera continua con los empleados puede ser difícil, sobre todo para las empresas más grandes. 

Algunos de los consejos para realizar el contacto humano son:

  • Hablar es un proceso, no un evento: esto es así cuando se trata de la comunicación intercultural, en la que se pueden dar muchas conversaciones.
  • Estar abierto: algunas empresas pueden proyectar una política de puertas abiertas, pero realmente no es así. Y es que, proyectar una política y tenerla son cosas distintas.

Obtener recompensas 

  • Cuando se conoce a los empleados en persona se obtiene una gran cantidad de beneficios, incluso para aquellos que se consideran parte de la generación nativa digital.
  • Las interacciones de los departamentos de RR. HH. con los trabajadores son capaces de resolver conflictos, hacer seguimiento de quejas y tomar medidas frente a problemas del desarrollo de la actividad laboral, entre otros. Cuando los responsables de recursos humanos de una empresa dedican tiempo a los empleados pueden crear confianza y así mejorar la producción.
  • Gestionar una crisis. Las interacciones cara a cara deben darse con regularidad, pero los expertos de RR. HH. insisten en que es aún más importante hacerlo en tiempos de crisis. Un ejemplo de ello pueden ser las fusiones o absorciones de empresas o los despidos. Tener charlas con la plantilla disminuirá la tensión o ansiedad que pueda padecer.
  • Facilitar la comunicación con los ejecutivos. Generará confianza y lealtad hacia la empresa y la consecución de un objetivo común a todos.

¿Y si la comunicación cara a cara no es posible?

  • Si el contacto humano no es posible y hablar con los empleados no es una opción se puede recurrir a la tecnología. Conferencias web, reuniones en línea y otros programas más pueden dar solución a que los trabajadores ‘digitales’ estén más en contacto con el resto de la empresa.
  • Otra solución ante la imposibilidad de mantener la comunicación cara a cara es realizar una llamada telefónica. No es tan adecuada como la solución indicada en el apartado interior, pero también será válida en caso de emergencia.

Estar presente cuando haya necesidad

Sin lugar a dudas el principal motivo por el que el contacto humano debe estar presente en las empresas es por su capacidad de dar soluciones en caso de necesidad.

  • Se reconoce que la comunicación cara a cara puede afianzar relaciones empresariales y marcar así la diferencia.
  • Cuando se habla de los beneficios de las personas, el pago y la formación, es fundamental que el personal de RR. HH. esté en apoyando a su personal. Comunicarse con los empleados directamente (en persona) y centrarse en el toque humano también ayuda a destacar una propuesta de valor único que puede ofrecer la empresa.

Con este último párrafo se nos plantea otra cuestión. Y es que, si los servicios de RR. HH. funcionan como un pequeño equipo con propias funciones ¿por qué no subcontratar este servicio?

Algunas de las razones por las que las diferentes empresas recurren a la subcontratación son:

  1. Conseguir centrarse en el negocio
  2. Reducir costes derivados de la actividad empresarial
  3. Acceder a profesionales cualificados
  4. Conseguir una transformación del negocio
  5. Mantener distancia de la competencia
  6. Reducir riesgos
  7. Liberar ciertas cantidades de dinero y reinvertirlo en el negocio

En definitiva, los motivos más importantes por los que las empresas acuden a la subcontratación son la posibilidad de ahorrar costes y dedicar más tiempo a actividades que aumenten la competitividad de la organización empresarial.

La situación que genera la subcontratación de que los asuntos no tengan relación directa con la empresa y pasen a otras organizaciones genera una gran cantidad de tiempo libre que se podrá invertir en otras actividades que si interesan. De esta manera, se aumentará la competitividad y la producción.

Finalmente, no cabe duda de que la comunicación cara a cara genera beneficios que no ofrecen las redes.

Formación relacionada

Subir