La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Estrategia QQQ

Estrategia QQQ
Descubre todos los aspectos positivos de la estrategia de aprendizaje QQQ. Infórmate sobre la mejor manera de aplicarla y cómo afecta a las personas

La estrategia QQQ es una técnica de aprendizaje significativo construida a partir de ‘lo que veo, lo que no veo y lo que infiero’. Estos tres elementos, aunque parezcan muy distintos entre sí guardan una relación bastante estrecha. Esta técnica es muy buena porque de la suma de estos tres factores se puede desarrollar mucho más el sentido crítico y analizar los problemas desde otras perspectivas, atendiendo a sus causas y a sus consecuencias más probables. Lo más positivo de esta forma de aprendizaje es que continuamente relaciona las distintas partes que componen un tipo de pensamiento, de forma que todo guarda un sentido. Además, estimula la imaginación, por lo que podemos llegar a unas conclusiones mucho más creativas que si no relacionáramos las tres partes. Aquí se va a analizar cada una de las partes y a poner un ejemplo para que se entienda bien a qué se refiere la técnica QQQ

Los tres factores del aprendizaje QQQ

  • El significado de lo que veo se refiere, como su propio nombre indica, a todas aquellas cosas que puedo observar de manera directa, que no necesitan un análisis profundo, sino que directamente se perciben tal cual y no generan ningún tipo de duda. Por poner un ejemplo gráfico aclaratorio sobre ‘lo que veo’, en el caso del servicio de lavado de vehículos sería un coche, un túnel de lavado y un área de servicio con gasolinera. 
  • Lo que no veo hace referencia a aquellas cuestiones que no aparecen de manera explícita, pero que guardan relación con el tema en cuestión. De alguna manera tiene relación con la observación de una determinada situación, que cuando se produce directamente el cerebro lo asocia con algunas cosas. Por simplificar, son cosas que se dan por hecho que ocurren dentro de ese contexto. Siguiendo con el mismo ejemplo del lavado automático de coches, ‘lo que no veo’ sería el movimiento de las escobillas automáticas dentro del túnel de lavado, la lluvia de agua con jabón que cae desde los laterales del túnel para limpiar el coche, etc.
  • Por último, está lo que infiero que son aquellas cosas que se deducen de un determinado tema. Es decir, una vez que se cuenta con las imágenes que se han visto y las que no se han visto; finalmente, llegan las que se infieren. En este ejemplo del servicio de lavado automático de vehículos ‘lo que infiero’ es que el coche está bastante sucio y lo están lavando de manera automática en un túnel de lavado. Se trata del típico lavado de coche que se realiza con cierta frecuencia, sobre todo, después de viajes largos, etc., cuando el coche vuelve con distintas manchas de todo tipo.  

Esta técnica de aprendizaje en el fondo está basada en un principio similar al de la sinergia. La creación de sinergias significa que el todo es más que la suma de las partes. Es decir, cuando las diversas sustancias actúan de manera conjunta consiguen un resultado mayor que si lo hicieran cada una por separado. Esto se puede ver de manera gráfica incluso en los equipos de fútbol donde cada jugador de manera aislada, por muy buena técnica que tenga consigue un resultado peor que cuando se coordina con el resto de jugadores o con varios de ellos para realizar una jugada conjunta. La explicación es que la suma de los talentos de varios jugadores consigue un resultado final mejor que las individualidades de cada uno por separado. 

Metodología para llevar a cabo esta técnica

Como en toda técnica de aprendizaje, la mejor manera de conocerla bien y saber cómo aplicarla es con la práctica. Al final, por más que se teorice sobre un tema, si no se muestra con ejemplos prácticos no resulta tan didáctico. Esta técnica, como todo, lleva consigo una estrategia y tiene un procedimiento que se debe desarrollar. La manera de proceder en este caso es la siguiente: en primer lugar, se planea un tema, un caso concreto que se quiere desarrollar con su correspondiente imagen añadida. Una vez que se tiene el caso encima de la mesa se procede a hacer los tres interrogantes: qué veo, qué no veo y qué infiero. 

Para que se entienda mejor y hacerlo de manera aún más didáctica, es muy aconsejable la utilización de un organizador gráfico. Este organizador consiste en una espacie de mapa conceptual donde se van añadiendo los distintos elementos que componen la estrategia de aprendizaje QQQ. En primer lugar, se coloca en el centro una gran circunferencia o rectángulo con el tema escogido. Volviendo al ejemplo citado anteriormente, en el centro se puede escribir dentro del círculo: “servicio de lavado automático de vehículos”. Ahora se trazan tres líneas desde el círculo, hacia arriba a la derecha, hacia arriba a la izquierda y hacia abajo, con sus respectivas áreas circulares. Dentro de una se escribe: “qué veo”. Ahí se colocan los elementos que se ven. En este caso, el coche y el túnel de autolavado desde fuera. En un segundo círculo se escribiría: “qué no veo”. Ahí se incluye todo lo que no se ve, como las escobillas automáticas o la caída del agua con jabón. Por último, en el tercer círculo se escribe: “qué infiero”. Lo que habría que redactar ahí es que el coche está muy sucio por el uso en carretera o por caminos y que se está procediendo a limpiar para que recupere el buen estado inicial. 

Ventajas de utilizar la técnica QQQ

  • Desarrolla la capacidad de razonamiento: esto se refiere a la facultad que adquieren las personas a lo largo de su existencia para resolver los problemas que surgen en la vida, extraer sus propias conclusiones y aprender de los errores cometidos en el pasado. Esto es muy positivo porque se establecen conexiones causa efecto entre una serie de premisas y unos determinados resultados obtenidos. Lo bueno de esta técnica de aprendizaje es que no se empieza por el final; es decir, no se dice lo que pasa o cómo se tiene que pensar, sino que se muestra solo el principio, lo que se ve a simple vista. Si se enseña a unos menores a aprender dándoles información sin que ellos mismos puedan descubrir por sí solos lo que está ocurriendo, no se les está ayudando a aprender a pensar, que es la asignatura más importante de la infancia. No se está enseñando a pensar cuando se dice cómo se tiene que pensar o cuando se da una información para que se aprenda de memoria, previamente elaborada por otras personas sin ninguna intervención propia. En cambio, aquí lo que se hace es presentar unos hechos iniciales, unas imágenes y que a partir de ahí cada niño indague, reflexione, piense qué es lo que está pasando en ese lugar, etc. Por tanto, se está favoreciendo lo contrario a una educación alienada. 
  • Desarrollar el pensamiento crítico: este es un tipo de pensamiento caracterizado por su capacidad de analizar, entender o evaluar una serie de datos que se han observado, dándoles una respuesta coherente independientemente de la opinión general o más frecuente. Tampoco hay que caer en el error de creer que el pensamiento crítico es sinónimo de ser siempre la voz de la discordia. Para nada tiene que ser así, aunque en ocasiones pueda darse dicha circunstancia. Es decir, una persona con mucha capacidad de pensamiento crítico no es aquella que por sistema se opone a todo o a casi todo, sino aquella persona que tiene una opinión propia bien configurada y que puede coincidir o no con la teoría general sobre ese asunto en concreto. Mediante el método QQQ se desarrolla esta virtud porque nadie dice cómo se tiene que pensar, sino que uno mismo, basándose en una serie de datos que tiene encima de la mesa, debe configurar su propia teoría sobre lo ocurrido. 
  • Desarrollar la creatividad: La creatividad es la capacidad de generar unas ideas diferentes, novedosas, alternativas a los conceptos de siempre. Estas ideas, por sus características, generan soluciones distintas a las habituales. Por eso está tan cotizada esta virtud. También guarda mucha relación con la imaginación. De alguna manera imaginación y creatividad están interconectadas. Se trata de una capacidad que tiene el cerebro humano, como la memoria o la inteligencia. En este sentido, también la técnica QQQ favorece la creatividad porque deja a la libre interpretación de cada persona los sucesos que están ocurriendo. Es decir, partiendo de unas mismas imágenes iniciales cada persona puede llegar a unas conclusiones totalmente diferentes y algunas muy poco convencionales. Por eso sirve para desarrollar la imaginación de las personas.

Como conclusión, se puede afirmar que esta técnica es muy completa y muy pedagógica. De hecho, la nueva educación tiende a copiar cada vez más este modelo, ya que no se busca tanto estimular la memoria, sino la creatividad. De hecho, la memoria, aun siendo una cualidad muy positiva, es algo que hasta cierto punto puede ser sustituido por la tecnología. En cambio, la capacidad de imaginación y de creatividad es algo muy propio del ser humano y muy complicado por no decir imposible de ser sustituido por ordenadores o aparatos tecnológicos. 

Formación relacionada

Subir