¿Existe el currículum perfecto?

¿Existe el currículum perfecto?

Por mucho que nos empeñemos en revisar nuestro currículum vitae o en dar consejos a un candidato para mejorarlo es muy difícil alcanzar la perfección, no es una ciencia exacta. Puede haber tantos currículum perfectos como entrevistadores, sectores o empresas diferentes en búsqueda de talento. Aún así, el CV debe de ser un documento en mejora continua, para ello es muy importante estar abiertos a recibir sugerencias de mejora por parte de expertos en la materia, o en el sector, y de personas que nos conozcan bien y nos ayuden a destacar nuestras fortalezas.

Diferencias culturales

También hay que tener en cuenta que, además de las diferentes preferencias por uno u otro tipo de currículum que pueden existir entre diversos entrevistadores o sectores de la actividad empresarial, existen diferencias culturales entre unos países y otros:

  • En los países latinoamericanos se da mucha importancia a la formación y a los estudios universitarios. Tanto que, incluso cuando se trata de profesionales con mucha experiencia acumulada,  estos estudios suelen aparecer en el encabezado de la hoja de vida  a continuación  del apartado de datos personales que en estos países a veces suelen ser excesivos. Así mismo es habitual adjuntar títulos, documentos de identificación personal, calificaciones, cartas de recomendación,…. con el consiguiente incremento del tamaño del fichero del CV.
  • En los países anglosajones es habitual presentar el “resume”, un currículum vitae resumido de una sola página en el que se destacan los logros conseguidos en cada puesto de trabajo y los datos personales se reducen al máximo. Por regla general el CV va siempre acompañado de una  carta de presentación o “cover letter” y tras la entrevista se suele enviar una carta de agradecimiento.

 Conviene destacar que en estos países es habitual reflejar al principio del documento un objetivo profesional y/o un resumen del perfil profesional.  Igualmente, en países como Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido no se incluye la fotografía del candidato, la cultura empresarial del país aboga porque sean los logros, cualificaciones y competencias del candidato los que hablen por sí mismos, sin considerar a priori la imagen del candidato para muchos trabajos, aunque ésta esté disponible en internet en las redes sociales profesionales.

  • En España cada vez se llevan más los CV al estilo anglosajón pero un poco más extensos, sin sobrepasar una página por las dos caras o dos páginas por una sola cara. Últimamente se aconseja poner pocos datos personales, incluir el resumen del perfil profesional, la formación, las competencias, los logros y, a diferencia de los países anglosajones, añadir la fotografía para facilitar al entrevistador la tarea de recordar al candidato especialmente después de la entrevista.

 Modelos de cv

Existen en internet infinidad de plantillas, gratuitas y de pago, para confeccionar un CV que llame la atención. Estos modelos son una buena fuente de inspiración pero conviene adaptarlos a las características de cada candidato.

El inconveniente que tiene la adopción de un modelo sin adaptación alguna es que la diferenciación con otros candidatos resulta más difícil. Este es el caso del modelo de CV europeo, también llamado “Europass”, o de determinados modelos que en ocasiones es obligatorio utilizar para presentarnos a procesos de selección de algunas organizaciones; o cuando tenemos que utilizar otras plantillas para solicitar trabajo a través de las bolsas de empleo y gabinetes de orientación de escuelas de negocio, universidades u otras instituciones o centros de formación profesional.

Otros formatos

De manera alternativa o, ¿por qué no? complementaria al CV tradicional, podemos utilizar otros formatos como son los currículum con infografías, donde se representan las competencias y experiencia del candidato con ayuda de cronogramas y gráficos llenos de color. También están los videos currículums, en los que el candidato muestra sus habilidades comunicativas además de sus conocimientos y experiencias.

Consejos adicionales

Más allá de las prácticas habituales ya comentadas, en función del sector o del país donde se esté buscando trabajo, existen otra serie de recomendaciones que con carácter general son de utilidad:

  • Revisar el DAFO personal: para destacar en cada caso nuestras fortalezas y oportunidades y recogerlas en el apartado inicial de resumen del perfil profesional e incluso en una frase reclamo o “claim” que podemos poner al principio del documento. Tal como “Ingeniero, comercial o profesional trilingüe con amplia experiencia en el sector logístico, turístico o energético”
  • Orden cronológico inverso: salvo que interese destacar alguna formación o experiencia profesional concreta más lejana en el tiempo, éstas se deben reflejar en orden cronológico inverso. Debemos empezar con las más recientes y terminar con las más lejanas en el tiempo.  Normalmente las más próximas contienen un mayor detalle de los logros, responsabilidades o funciones desarrolladas.

Por otro lado, en muchas ocasiones, las primeras experiencias profesionales aparecen agrupadas por tratarse de trabajos temporales y/o poco cualificados, pero que reflejan la capacidad de esfuerzo y adaptación del candidato. En ocasiones en este apartado de experiencia profesional se pueden citar determinadas actividades de voluntariado en las que se haya participado.

  • Uso del encabezado o pie de página: para recordar en la segunda página el nombre, teléfono y mail del candidato.
  • Evitar dar muchos detalles y el “sincericidio”: este aspecto, bastante de moda en las sesiones de “coaching”, es muy aplicable a la hora de redactar el CV.  Es preferible no dar demasiados datos, no es necesario indicar los años que tenemos si no sabemos el rango de edad que están buscando para cubrir el puesto, o la causa de finalización de un empleo,  o  su fecha exacta de inicio y terminación, o que la relación laboral con la empresa era como becario cuando bastaría con especificar el departamento donde se trabajaba y las funciones que se desarrollaban.

Conviene recordar que el objetivo principal de un currículum es conseguir una entrevista y una vez que estemos en ella ya podremos explicar aquellos aspectos más delicados de nuestra trayectoria profesional o nuestras debilidades, convertidas éstas en áreas o retos de mejora ya iniciados.

  • Ser honesto:  la honestidad es fundamental, sin embargo y tal y como decíamos anteriormente no es necesario dar demasiados datos y, sobre todo, ser coherente con la información que tenemos disponible en nuestros perfiles públicos de las redes sociales profesionales.
  • Facilitar referencias:  cada vez más las referencias se comprueban a través de las redes sociales. Por ejemplo, en LinkedIn existe incluso un campo específico para ellas, es recomendable utilizar esta funcionalidad y facilitar un enlace a la web, al blog y a las redes sociales profesionales del candidato. Otras redes sociales, como Twitter, permiten observar de manera más espontánea las reacciones de otros profesionales sobre los comentarios o experiencias que resumimos en 140 caracteres.
  • Anexos: cuando el CV es muy extenso conviene tener una versión más reducida y, allá donde proceda o cuando nos lo soliciten, podemos enviar también un anexo con la relación de cursos complementarios, recibidos o impartidos, publicaciones, …
  • Presentación impecable del documento: Tanto en cuanto al tipo y tamaño de letra, márgenes, interlineado, como en su redacción y ortografía. En este sentido es importante usar un buen corrector ortográfico y solicitar su revisión por varias personas. También podemos aprovechar los procesos de selección en los que participamos para solicitar feedback de un experto.
  • Nombre y extensión del fichero: Es recomendable nombrar al fichero que contiene el CV con el nombre del candidato para facilitar el trabajo del reclutador, del mismo modo que en el caso de la dirección de correo electrónico desde la que lo enviamos. Conviene tener un mail específico a efectos profesionales, o incluso exclusivo para la búsqueda de trabajo y desarrollo profesional, y evitar direcciones de correo electrónico del tipo mikyojosazules@gmail.com porque no dan una imagen seria del candidato.

Por otro lado, independientemente del programa que se utilice para su edición, lo más habitual y lo más seguro, para evitar cualquier modificación accidental del texto, es guardarlo con una extensión del tipo jpeg, gif o pdf, siendo esta última la más utilizada.

Por último y para terminar con este tema de la elaboración del currículum perfecto quiero insistir en la importancia de cuidar su calidad, así como la de los perfiles en las redes sociales profesionales y de las cartas de presentación y agradecimiento. Se trata de documentos personales que  son una muestra de nuestras habilidades de síntesis, redacción y maquetación. Deben tener una apariencia excelente dada la cantidad de horas que dedicamos a su elaboración y mejora continua.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

adri

Enviado el

¡Muy interesante! Es esencial tener un cv impecable cuando lo envíamos a un proceso de selección.
Os dejo un artículo con algunas herramientas que pueden ayudarnos a tener un CV visual y diferente.

https://cvtrends.com/los-mejores-generadores-de-curriculum-online.html

¡Enhorabuena por el artículo de nuevo! Es muy completo, un saludo

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir