Frecuencia de las revisiones salariales

Frecuencia de las revisiones salariales
Descubre todos aquellos elementos que pueden afectar a la revisión salarial anual al alza, como la compensación salarial, los convenios colectivos, etc.

Al hablar sobre revisiones salariales un aspecto que se debe tener muy en cuenta es el de la compensación salarial. Esta compensación consiste en la neutralización de los incrementos salariales provocados por el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI), o por las subidas salariales tras una negociación colectiva. En estos casos, el aumento salarial no se produce porque los trabajadores ya reciben unos sueldos superiores al salario mínimo interprofesional. 

En España existen actualmente más de 4000 convenios colectivos. Esto hace que a la hora de calcular la revisión salarial anual haya que tener en cuenta la compensación y otras peculiaridades de cada uno de ellos. Entre los grupos de convenios colectivos nos encontramos con 4 tipologías diferentes: los convenios de una única variable, de distintas variables dentro del mismo año, de distintas variables para cada año y los que siguen lo establecido por el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva

1. Convenios de única variable de revisión salarial anual

En este tipo de convenios colectivos esa única variable puede venir determinada por un factor que sea fijo o que varíe cada año en función de distintas cuestiones, como los beneficios obtenidos o el IPC interanual. Estas son algunas de las principales variables que afectan a la revisión salarial anual:

  • El IPC: El Índice de Precios al Consumo hace referencia a la variación media interanual de los precios en un país o región determinada. Es una variable típica que afecta a las subidas salariales
  • Los Presupuestos del Estado: En los PGE se marca también las subidas salariales de los empleados públicos de la Administración General del Estado. 
  • El PIB: Es mucho menos frecuente, pero en ocasiones las revisiones salariales pueden determinarse en función de lo que haya variado la producción de bienes y servicios durante un año.
  • El SMI: Cuando la variación del sueldo se corresponde con la variación del Salario Mínimo Interprofesional.
  • La producción empresarial: en algunas empresas el salario aumenta por convenio en función del aumento de producción corporativa o de los beneficios de la misma. También a veces puede venir determinado por otros resultados como la cantidad de paquetes contratados de determinados productos o promociones, etc. 
  • Lo pactado en el convenio: esto se da cuando, en el momento de elaborar el convenio colectivo de la empresa, se fijan unas cantidades fijas de incremento salarial que no estarán sujetas a modificación posible. 

2. Convenios de varias variables en un mismo año

Esto se refiere al caso en el que los convenios colectivos tienen en cuenta varias variables para determinar un cambio en los salarios. Estos son los principales:

  • Los que contienen una cláusula de garantía salarial: hace referencia a aquellos convenios que atienden a una única variable, pero que esta consta de una cláusula que la puede modificar. Sería el caso de un convenio en el que se establece, por ejemplo, que cada año se incrementará un determinado porcentaje el salario, siempre que el IPC no suba por encima de cierta cantidad. En caso de sobrepasar el IPC ese límite marcado quedará sin efecto la primera variable fijada.
  • Los que contienen doble cláusula: sería el caso de que la revisión salarial anual estuviera determinada por la concurrencia de una variable que solo tendría efecto en el caso de que además se diera una segunda variable. Por tanto, si solo se da la primera pero no la segunda variable, entonces no se producirían subidas salariales

3. Convenios de variables diferentes para cada año

Sería el caso de un tipo de convenio en el que las variables que afectan a los incrementos salariales van cambiando a lo largo de los distintos años a pesar de que el convenio colectivo no se haya modificado. En este caso en el propio convenio se citan los parámetros que se tendrán en cuenta cada año para incrementar los salarios.

4. Convenios fieles a las directrices del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva

En este Acuerdo se establece cada año cuánto se aumentará el salario según distintos parámetros en consideración, como la variación de precio del barril de Brent, la inflación, etc. 

Cambios y revisiones salariales en los últimos años

En primer lugar, hay que tener en cuenta que aquellos trabajadores que se encuentren cobrando en este momento por encima de lo marcado en su convenio, bien por tener unas determinadas dietas extras o algún tipo de beneficio con respecto a lo establecido en él, puede que no noten un aumento en su salario con esa compensación salarial o que sea menor de lo esperado. El año 2016 finalizó con un crecimiento del Índice de Precios al Consumo interanual mayor de lo esperado, hasta alcanzar el 1,5 %. Este dato, junto con la previsión de aumento durante 2017, hace que repercuta en una revisión salarial anual al alza. 

Si vemos lo ocurrido unos años antes, durante el periodo de 2010 a 2014, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en España el sueldo medio ha subido en 68 € durante esos 4 años. Sin embargo, si tenemos en cuenta el sueldo más habitual, que está por debajo del sueldo medio, en ese caso el aumento no llega por poco a 1 euro. Si tenemos en cuenta, por ejemplo, que el IPC durante esos 4 años creció casi un 9% entonces podremos sacar cuentas de hasta qué punto los españoles en los últimos años hemos perdido poder adquisitivo o capacidad de compra. 

Cómo conseguir una revisión salarial al alza

Independientemente de los datos generales, de lo que esté ocurriendo en el conjunto de España, de los convenios colectivos, etc, en ocasiones hay algunas excepciones y existen trabajadores que consiguen una revisión al alza de su sueldo por méritos propios. Ahora pasamos a indicar algunos de los factores que pueden determinar un cierto incremento en un sueldo base. En realidad, puede haber muchos más porque cada empresa funciona de una manera determinada y puede tener en cuenta otro tipo de factores, pero estos suelen ser los más habituales:

  • El desempeño en la empresa: los trabajadores que simplemente cumplen con lo establecido por el jefe de la empresa tienen muchas más dificultades para conseguir un aumento de sueldo que aquellos que destacan en algo positivo que sea muy cotizado. Para obtener este beneficio, hay que pensar en qué motivos pueden convencer a los directivos de una empresa para que decidan pagar a un trabajador un sueldo mayor del que recibe actualmente por su labor en la compañía. Ese plus que marca la diferencia con respecto a otros trabajadores de la misma empresa puede estar, por ejemplo, en el grado de responsabilidad que alguien haya adquirido en un determinado momento o situación de crisis en la empresa. Los jefes lo tienen todo muy en cuenta y perciben esos detalles. También se valora muy positivamente la capacidad de analizar los problemas y de resolverlos de una manera ingeniosa, creativa y alternativa a la más habitual. 
  • La situación que atraviesa la empresa: según el momento en el que se encuentre la compañía, puede ser idóneo esperar un tiempo antes de proponer a un superior un aumento salarial. Si se hace en un mal momento, no solo se corre el riesgo de que la proposición no pueda llevarse a cabo, sino que, además, en un futuro será más complicado volver a proponer de nuevo el tema. Además, haber realizado una propuesta inadmisible para la delicada situación del momento, puede que reste puntos. Por eso, en esos casos lo más inteligente sería dejar pasar el tiempo hasta que llegue la oportunidad de hacerlo.
  • Argumentar con tranquilidad y sin imponer una postura: hay que tener en cuenta que es muy probable que una propuesta de este tipo sea denegada y se debe contar con ello previamente. Se dejará a los superiores que se expresen con tranquilidad y digan con franqueza lo que les parece. Siempre hay que hablar en un tono relajado y exponer los hechos por los que se cree que un trabajador debería ser mejor considerado en la empresa evitando las comparaciones con otros compañeros. 
  • Lanzar un nuevo compromiso: es fundamental, cuando se ha tomado la decisión de hablar con los superiores, que, a cambio de la compensación deseada, también se está dispuesto a hacer un mayor sacrificio por la empresa, garantizar un mayor compromiso y asumir nuevas responsabilidades.   

Como conclusión, se puede afirmar que la frecuencia de las revisiones salariales depende de muchos factores que son muy distintos entre sí. Como se ha visto, existen convenios colectivos de muy diversa índole que se rigen por parámetros bastante diferentes. A su vez, dentro de cada empresa e independientemente de lo que establezca el convenio colectivo pueden existir otra serie de factores que provoquen un aumento de salario en un determinado trabajador en función de las labores que realiza y las responsabilidades adquiridas. Por último, como se ha señalado anteriormente, hay circunstancias, como la compensación salarial, que pueden provocar una congelación de las subidas salariales, ya que se estaba percibiendo una cantidad superior a lo establecido en el convenio colectivo de la empresa. 

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir