Horas extraordinarias. Su régimen jurídico

Horas extraordinaras. Su régimen jurídico

Las horas extraordinarias es uno de los aspectos que más controversia suele generar en el contexto de cualquier entorno laboral. Habitualmente, las empresas tienen un horario laboral establecido con una hora de inicio y una hora de fin, que marca la duración de la jornada laboral, y cualquier tiempo de trabajo que supere ese periodo entraría en la consideración de horas extraordinarias.

Esta duración de la jornada laboral viene establecida por el convenio colectivo que regula la actividad con un máximo de 40 horas semanales en un cómputo anual.

Jornada laboral/Jornadas especiales

Un aspecto importante a la hora de considerar las horas como extraordinarias es el tipo de jornada laboral que tengan establecidos el trabajador y la empresa. Esto es así porque el cómputo de 40 horas semanales deberá cumplirse en función de las semanas trabajadas en un periodo de un año. El tipo de jornada laboral que tenga el trabajador influirá de manera destacada en este cálculo.

Los tipos de jornada más habituales y conocidos son:

  • Jornada continua. Es la jornada que se realiza de forma continua, haciendo solamente una corta parada.
  • Jornada partida. Es cuando la jornada se divide en dos partes y, habitualmente, estas partes están divididas por una hora (normalmente, la hora del almuerzo).
  • Jornada reducida. La jornada reducida se da cuando la jornada normal ha sido disminuida por alguna causa particular y está regida de forma especial.
  • Jornada a turnos. Son jornadas con base en turnos de trabajo donde los trabajadores se reparten las horas laborales en franjas que pueden durar la mañana, la tarde y, en algunos casos, la noche.
  • Jornada de verano. Es una jornada de menor duración que se realiza en los meses de verano y que se compensa en el resto del año.
  • Jornada irregular. Es una jornada en la que la empresa puede distribuir irregularmente de cada jornada incluso un 10 %. Con esta jornada se puede dar una situación en la que haya periodos en los que el implicado trabaje un número mayor de horas en determinadas franjas o, incluso, en determinados periodos.

Esto será así siempre con el límite establecido del 10 %. En el caso de jornadas irregulares, habrá periodos en los que el trabajador dedicará un mayor o un menor número de horas a la empresa. De este suceso, se podrá generar lo que se denomina bolsa de horas, que deberá quedar compensada antes de final de año.

Jornada especial. Es una jornada laboral que suele emplearse en sectores que tienen un carácter especial por sus rasgos como es el caso de los guardas y vigilantes o los trabajadores del campo, del comercio y en la hostelería. Estas jornadas y su regulación vienen recogidas en el Real Decreto 1561/1995.

Régimen jurídico de las horas extraordinarias

El régimen jurídico de las horas extraordinarias viene establecido por el Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores) que es la norma que regula el concepto y el tratamiento que se debe hacer de las horas extraordinarias. Según el artículo 35 de esta normativa, tienen esta condición las horas que se llevan a cabo sobre la duración máxima de la jornada laboral.

Ante cualquier duda sobre el tratamiento de las horas extraordinarias, habrá que acudir siempre a este texto normativo, ya que, además, establece cuáles son las situaciones excepcionales, regula las jornadas especiales y establece cómo deben actuar la empresa y el trabajador en torno a este concepto.

Es importante conocer algunos aspectos concretados en el Estatuto de los Trabajadores en referencia a las horas extraordinarias:

  • A la hora de valorar las horas extraordinarias es necesario conocer el horario laboral que se implanta por convenio colectivo y considerar, igualmente, si se está en alguna situación de jornadas especiales o excepcionales.
  • El que un trabajador preste horas extraordinarias se considera es un acto voluntario, a menos que se haya firmado algún pacto o algún convenio que lo establezca.
  • Está prohibido realizar horas extraordinarias en horario nocturno, salvo que se trate de un sector que lo tenga pactado anteriormente de esta forma o por alguna situación de urgencia, reparaciones o necesidad.
  • Los trabajadores menores de 18 años también tienen prohibido desarrollar horas extraordinarias.
  • Las empresas tienen la obligación de comunicar a los representantes de los trabajadores las horas extraordinarias realizadas por los trabajadores en un periodo de un mes.
  • En aquellos casos en los que el trabajador deba permanecer a disposición de la empresa fuera del horario laboral, no se considerarán horas de trabajo real, salvo excepciones, ya que se entiende que durante ese tiempo el trabajador no está realizando un trabajo efectivo.
  • La normativa también establece los casos en los que las horas no son consideradas horas extraordinarias. En estos casos se engloba:
  1. El tiempo que el trabajador realiza un cambio efectivo de indumentaria obligatoria para la empresa.
  2. El tiempo dedicado por el trabajador a la realización de formación o cursos fuera de la empresa y fuera del horario laboral.
  3. Las jornadas flexibles, que suelen estar compensadas con mayor retribución.

Hay que tener en cuenta que en determinadas circunstancias las horas extraordinarias son de obligada realización. Estos casos se dan cuando viene exigido por la necesidad de cubrir urgencias o prevenir o reparar siniestros. En estos casos, el trabajador está obligado a realizarlas, aunque serán compensadas como horas extraordinarias y no serán consideradas en el cómputo de horas totales extraordinarias máximas a realizar.

Carácter voluntario de las horas extraordinarias

A pesar de que las horas extraordinarias están bien reguladas en la normativa y de que ya se han emitido numerosas sentencias que han ido incorporando novedades en su tratamiento y consideración, aún les siguen surgiendo muchas dudas a los trabajadores sobre cómo deben actuar ante una situación en la que deban afrontar horas extraordinarias.

Un aspecto que se debe tener en cuenta y que va a influir de manera importante en las opciones que se pueden desarrollar es el hecho de que la normativa fija las horas extraordinarias como voluntarias.

Esta voluntariedad asociada a las horas extraordinarias genera importantes repercusiones para el trabajador y para la empresa. No es posible imponer a un trabajador su realización debido a esta voluntariedad, aun cuando la empresa lo considere importante, si no está recogido en el contrato de trabajo.

Tampoco es posible para la empresa considerar que la negativa a realizar horas extraordinarias deba ser valorada como una falta disciplinaria al no desarrollar las tareas habituales de la empresa.

Sin embargo, si las horas extraordinarias han sido consideradas como horas obligatorias en el contrato de trabajo o en el convenio colectivo de la empresa, sí que se debe considerar la posibilidad de un despido asociado al rechazo de prestar estas horas extra.

Retribución de las horas extraordinarias

La retribución de las horas extraordinarias es otro de los aspectos que levanta más controversia en las empresas y entre los profesionales. Sobre este tema hay determinados aspectos que se han convertido en creencia, pero que, realmente, funcionan de otra manera.

En primer lugar, hay que saber que existe un límite máximo de horas extraordinarias que pueden desarrollarse a lo largo de un año, que es de 80 horas. En este número de horas habría que excluir aquellas que se han realizado por razones extraordinarias o de fuerza mayor, tal y como se ha indicado anteriormente; incluso aquellas que han sido compensadas por descanso en un periodo de 4 meses siguientes a su realización.

La pregunta que surge siempre es ¿cuál es el importe al que deben abonar las empresas por las horas extraordinarias? En este sentido, hay que considerar dos aspectos, ya que la retribución de las horas extraordinarias puede ser de dos formas:

  • Económica. Se abonan con un importe económico.
  • Compensación por horas libre. Se compensan con días libres que deben ser usados en los 4 meses siguientes al desarrollo de las horas extraordinarias.

En ambos casos, puede ser pactado individualmente o bien tratarse de un pacto establecido en el convenio colectivo. Lo que sí es importante tener en cuenta es que la empresa nunca puede pagar las horas extraordinarias por un importe inferior al de la hora laboral normal en aquellos casos en los que no esté regulado por convenio el importe de las horas extra. Si el convenio establece este importe, ese será el que deba asumir la empresa.

Si las horas extraordinarias han sido desarrolladas en un día festivo, la empresa deberá abonar un 75 % adicional por la hora trabajada. Es importante tener presente que las horas extraordinarias deben aparecer como tal en nómina, de forma que sean conceptos por los que se cotice. Además, el importe de estas horas debe computar a la hora del cálculo de la indemnización por despido.

Según lo analizado en este artículo, queda claro que las horas extraordinarias y su regulación presentan una casuística particular que requiere de un análisis detallado y profundo que ayude a resolver cualquier situación de una manera positiva y que beneficie tanto al trabajador como a la empresa sin que haya perjuicios para ninguna de las partes.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir