I+D+i: talón de Aquiles de la industria española

I+D+i: talón de Aquiles de la industria española
La I+D+I en España, hoy en día, es un apartado débil y que necesita mejora, debido a su importancia social. Es imprescindible para avanzar

Los avances tecnológicos son las bases para cimentar el futuro de la sociedad y poder facilitar el día a día de los seres humanos. Tal vez, por eso, se da una real importancia a cierto campo de la sociedad (concretamente, a los avances). Es aquí donde entra la I+D+I, siglas que vienen de investigación, desarrollo e innovación y que remiten a un concepto ciertamente nuevo, basado en el original I+D.

Pero ¿en qué se basa este concepto?

Se basa, respectivamente, en ciencia, economía y tecnología. Se aplican los estudios científicos para poder mejorar la economía del país en el que se realizan estos antes mencionados estudios. Tras ello, se aplica la innovación, para poder mejorar lo hecho antes.

Es obvio que, para poder asegurar una perfecta aplicación de estos estudios, se ha de realizar un proceso constante de ensayo y error.  Muchas veces, las investigaciones pueden llegar a tardar años en florecer y dar productos viables y útiles para la sociedad en la que vive el ser humano.

¿Por qué la I+D+I es tan débil?

Esto es como hablar de las raíces de un árbol. Por muy largas que sean y mucha tierra que abarquen estas raíces, si el árbol no recibe el agua necesaria para sobrevivir, se seca.

Lo mismo pasa con la I+D+I, ya que se pueden tener jóvenes prodigiosos, con hambre de inventar e innovar y conocimientos y ganas de poder mejorar el día a día de la sociedad, pero que no son capaces de poder aplicar estos conocimientos. Simplemente, se frustrarán. Se frustrarán y se irán a otros países donde les ofrezcan el sustento que necesitan para poder avanzar como personas e investigadores, ingenieros, técnicos o científicos. Se pierden jóvenes perlas que podrían llegar a florecer de manera inimaginable.

Por lo tanto, cuanto menos invierta un gobierno mediante subvenciones, préstamos bonificados, deducciones…  menos competitividad tiene la I+D+I de ese país.

España: con tendencia negativa desde la crisis

De todos es sabido que la crisis azotó de manera radical a muchísimos países, por no decir a todos.

Aquí, una de las mayores heridas fue la I+D+I en España, que quedó moribunda y con una recuperación de lo más compleja. Una herida que, según El Mundo, fue azotada de manera contundente no solo un gobierno, sino por todos los que, posteriormente, no se preocuparon de ella.

Todo comenzó en 2009. Desde entonces, se ha comprobado que, entre ese año y 2013, los recursos dedicados a la ciencia han decaído en un 34,69 %, según la OCDE.

¿Posición en el ranking de I+D+I de España?

Debido a estos lamentables recortes recientemente mencionados, España es el país europeo que más ha recortado en presupuestos destinados a la investigación, al desarrollo y a la innovación. Esta situación es tan alarmante que se puede constatar cómo este país se encuentra hasta 33 puntos porcentuales por debajo de la media de la Unión Europea. Sin duda, una situación lamentable para tan necesario concepto en la sociedad española y mundial.

Ciencia tecnología e innovación para mejorar la calidad y esperanza de vida

Simplemente, la afirmación que precede a este apartado es algo que no se puede negar. Se necesita la I+D+I en la sociedad. Sin ella, muchos científicos e ingenieros conocidos no podrían haber hecho los avances que permiten que, hoy en día, las personas tengan tantísimas facilidades para realizar tareas que antes resultaban imposibles de llevar a cabo.

Entonces, ¿para qué se recorta en I+D+I? ¿Por qué arrebatar este dinero tan necesario en un campo tan necesitado en la sociedad? Se está arrebatando dinero de cosas tan importantes como la salud o ciencia. Se arrebata, básicamente, vida. Vida en indicadores tan relevantes como la esperanza y calidad.

Todos los seres humanos han oído o leído noticias que tratan sobre investigaciones reveladoras. Sin excepción. ¿Quién no ha oído hablar de los avances realizados en la investigación y cura del cáncer?

Las enfermedades

Las enfermedades son unos males, lamentablemente, que se ven día a día. Todos los días hay muertos y enfermedades. A cada segundo mueren dos personas en el mundo y se sabe que un gran porcentaje morirá por enfermedad y no de manera violenta o mediante accidentes.

Por eso y por más, la I+D+I es demasiado necesaria para poder prescindir de ella.

Por ejemplo, el cáncer. Una enfermedad que, desgraciadamente, asola a 1 de cada 3 personas. Pero esto no es algo desesperante ni triste. Ahora mismo, casi el 70 % de los enfermos afectados por cáncer acaba curado de esta enfermedad. Un porcentaje que subiría de manera exponencial, de tener más inversiones en este campo tan importante.

Competitividad española

España es un país de gran productividad. Es un país que aporta personas, tanto mujeres como hombres, con unos amplios conocimientos en las materias en las que se especializan. Con una grandísima hambre de innovación y querer avanzar.

No se puede negar, por ello, la productividad y competitividad española. Según El Diario, en palabras textuales, en España, el hecho de aumentar la inversión pública en investigación, desarrollo e innovación es un excelente negocio. Pero el hecho de recortar en estos servicios es un auténtico suicidio.

Este hecho está demostrado. Se redujo mucho presupuesto en I+D+I desde la crisis, pero es que, hoy en día, tampoco es que esté avanzando, ni mucho menos. En este presente año, se mantiene, tras una constante tendencia negativa desde el año del comienzo de la crisis, algo que ha destacado por ser el único en los países de la Unión Europea en llevar este ritmo, por ser marca española. El resto de países vecinos ha reducido de manera menos drástica o ha aumentado, en algún año, este presupuesto, opción viable e inteligente.

Sin embargo, España no. ¿Se puede decir que este dinero ahorrado ha podido ayudar a salir a flote más rápido? Está claro que no. España no ha sido de los países que más ha repuntado en la Unión Europea y la deuda sigue incrementándose de manera constante.

Esto es una pena, ya que España tiene una cantidad de publicaciones científicas y tecnológicas relevante. Una cantidad que supera con creces a la de muchos otros países, pero de calidad discutible, por la escasa investigación y el poco presupuesto del que gozan. Además, está claro que no son capaces de poder transmitir este conocimiento e innovación en empresas, debido a las escasas oportunidades de los jóvenes españoles en este campo.

Emigración

Aquí es donde se llega al punto en el que la mayoría de los jóvenes de este país decide salir del nido y volar lejos. Volar lejos para poder tener oportunidades, tanto en una empresa privada como en la investigación pública.

Realmente, es una pena que España tenga que prescindir de tales mentes brillantes. En muchos telediarios, periódicos o boletines informativos de radio, se ha mencionado, con pesar, el gran porcentaje de jóvenes emprendedores e innovadores que se va. Numerosas entrevistas se han podido oír de estas personas, que admiten que se han ido por las pocas oportunidades que tienen en España.

Sinceramente, este es un caso que se debería evitar. El gobierno español insiste en querer apostar en I+D+I, pero, por ahora, solo se ha podido ver que, en este último año, no ha aumentado esta inversión.

Inversión en España

Según el EAE, la inversión en España, en 2014, rondaba los 12.820 millones de euros. Respecto a ese año, se pueden aportar ciertos datos interesantes, de los que se hará mención ahora, como el hecho de que, la inversión en I+D+I hecha en España por las empresas cae un 1.77 %; un 1.13 %, la de las instituciones de enseñanza superior; y un 1.14 %, la de las Administraciones Públicas. Teniendo en cuenta que el 53 % de la inversión española en este campo la realiza este tipo de empresas; un 28 %, las instituciones de enseñanza superior; y un 19 %, la Administración Pública, es algo que llama la atención.

Hay que valorar que la inversión por habitante realizada en España, en 2014, fue en torno a un 2 % menor que la del año anterior.

Mirada al resto de Europa

Como conclusión, hay que volver al punto, hasta llegar a rozar la insistencia, de tener que invertir en I+D+I. No solo es un llamamiento a las empresas, sino también al Gobierno. Es un bien que la sociedad española necesita urgentemente, según cierta investigación al público. La gente de a pie, incluso, cuando no tiene que ver en este campo, quiere apostar por la investigación, el desarrollo y la innovación en España.

La voz de la calle habla. La de las empresas y los expertos también lo hace. La comunicación es directa. ¿Qué falla entonces? Parece ser que lo que falla es el oyente. Un oyente que no quiere escuchar el grito de la gente y la herida abierta en la economía e investigación españolas.

Tal vez esa herida llegue a abrirse e infectarse, impidiendo poder curarse y, cuando se quiera reaccionar, demasiados jóvenes se hayan ido, junto a la confianza en el país en el que residen.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir