Impugnación alta medica. Incapacidad temporal

Impugnación alta medica. Incapacidad temporal

Cuando un trabajador está impedido temporalmente para el trabajo y necesita asistencia médica puede beneficiarse de una prestación de incapacidad temporal.

El origen de dicho proceso puede deberse a una contingencia común por ejemplo un resfriado o una contingencia profesional como son las situaciones derivadas de un accidente de trabajo, el sistema establece unos requisitos para acceder a la prestación distinguiendo si la causa es por contingencias comunes, en este caso es necesario estar de alta o situación asimilada y 180 días cotizados en un periodo de cinco de años, mientras que si tiene origen profesional solo sería necesario acreditar el alta o la situación asimilada.

Durante el periodo en que el trabajador está de baja médica, la relación laboral se suspende lo que supone que el trabajador deja de percibir salario pero el empresario está obligado a mantener el alta y la cotización del trabajador y adelanta al trabajador la prestación de incapacidad temporal a cargo de la Entidad Gestora.

La prestación a la que tiene derecho el trabajador varía en función de la contingencia y viene determinada por un porcentaje sobre la base reguladora que están condicionada a la base de cotización del mes anterior a la baja.

CONTIGENCIAS COMUNES       

Los tres primeros días no se genera prestación

Del 4 al 20            60%                    

A partir del 21       75%          

 CONTINGENCIAS PROFESIONALES

Desde primer día   75%

La duración de la prestación es de 365 días prorrogable por 180 días pudiendo llegar a un máximo de 720 días desde el inicio de la incapacidad temporal.

La prestación de incapacidad temporal se puede extinguir por curación o mejoría que permite al trabajador realizar su trabajo habitual y es aquí cuando el trabajador puede estar disconforme con el alta practicado por entender que sigue necesitando asistencia médica y está imposibilitado para realizar trabajo.

En todo caso, independientemente de cuál fuera la duración estimada del proceso, y siempre dentro de los primeros 365 días, el facultativo expide el alta médica por curación o mejoría cuando considere que el trabajador ha recuperado su capacidad laboral, o por propuesta de incapacidad permanente.

Al agotarse justo el plazo de duración de 365 días de la incapacidad temporal, la entidad gestora (Instituto Nacional Seguridad Social) puede reconocer la prórroga de la incapacidad temporal, determinar la iniciación de un expediente de incapacidad permanente o emitir el alta médica.

¿Qué puede hacer el trabajador cuando se le comunica el alta médica que implica la extinción de la incapacidad temporal?

El alta médica extingue el proceso de incapacidad temporal del trabajador con efectos laborales del día siguiente al de su emisión, y determina la obligación de que el trabajador se reincorpore a su puesto de trabajo el mismo día en que se produzcan sus efectos. La misma no es definitiva y puede impugnarse.

Si el alta médica se produce dentro de los 365 primero días de la baja podemos distinguir dos supuestos:

a) Comunicada la resolución comunicando el alta médica, se deberá presentar la reclamación administrativa previa en el plazo de 11 días hábiles desde la notificación de la resolución el organismo público tendrá 7 días hábiles para la contestación (silencio desestimatorio); y finalmente el interesado tendrá 20 días hábiles para presentar demanda ante el Juzgado desde la resolución expresa o desde la desestimación por silencio trascurrido el plazo máximo para dictar resolución.

b) En los supuestos de altas médicas emitidas por las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social y por las empresas colaboradoras, en los procesos de incapacidad temporal derivados de contingencias profesionales con anterioridad al agotamiento del plazo de doce meses de duración de dicha situación, el interesado podrá iniciar ante la entidad gestora competente, el procedimiento administrativo especial de revisión de dicha alta.

Para ello, en el plazo de 10 días desde el siguiente a la comunicación del alta, impugnara la decisión ante la entidad gestora (Instituto Nacional Seguridad Social) manifestando los motivos de disconformidad con dicha alta médica.

La mera iniciación del procedimiento especial de revisión suspenderá los efectos del alta médica emitida, debiendo entenderse prorrogada la situación de incapacidad temporal derivada de contingencia profesional durante la tramitación de dicho procedimiento, manteniéndose, en su caso, el abono de la prestación en la modalidad de pago delegado, sin perjuicio de que posteriormente puedan considerarse indebidamente percibidas las prestaciones económicas de la incapacidad temporal si no es estimada la impugnación.

Si el alta médica se produce al agotarse el plazo de 365 días

El trabajador, en el plazo máximo de 4 días naturales siguientes a la notificación de la resolución, puede manifestar su disconformidad en modelo oficial, ante la inspección médica del servicio público de salud y debe comunicar a la empresa el inicio del procedimiento de disconformidad en el mismo día en que la presente o en el siguiente día hábil.

La inspección médica ha de pronunciarse expresamente en el transcurso de los 7 días naturales siguientes, notificando la correspondiente resolución al interesado. Trascurridos 11 días desde el alta médica sin resolución esta se entenderá desestimada por silencio.

Durante el período de tiempo transcurrido entre la fecha del alta médica y la tramitación de este procedimiento se considera prorrogada la situación de incapacidad temporal a todos los efectos, sin que se considere indebidamente percibida la prestación por la tramitación de esta impugnación, aunque no sea estimada.

Este procedimiento que no es aplicable a las altas médicas emitidas después de transcurridos los mencionados 365 días.

Desestimada la impugnación de alta médica por resolución expresa o por silencio negativo, la vía que se abre es la judicial siendo competente el Orden Jurisdiccional Social.

El plazo para formular la demanda es de 20 días desde la notificación de la denegación de la reclamación previa o desde el día en que se entienda denegada por silencio administrativo. Cuando no sea exigible reclamación previa (procedimiento de impugnación de la alta médica al agotarse el plazo de duración de 365 días) se computa desde la adquisición de plenos efectos del alta médica o desde la notificación del alta definitiva acordada por la entidad gestora.

El procedimiento es urgente y se le da tramitación preferente, el mes de agosto se considera hábil en esta modalidad procesal y no procede recurso de suplicación

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir