Indemnización por IP: ¿bien privativo o ganancial?

Indemnización por IP: ¿bien privativo o ganancial?
La nueva jurisprudencia del Tribunal Supremo apunta que la indemnización percibida por incapacidad permanente tendrá siempre el carácter de bien privativo

En España, el régimen económico matrimonial más utilizado sigue siendo la comunidad de gananciales. Sin embargo, eso no implica que todos los bienes u obligaciones adquiridos por uno de los cónyuges durante el matrimonio deban ser considerados como pertenecientes a la pareja. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la indemnización por incapacidad permanente, un tema sobre el que el Tribunal Supremo se ha pronunciado recientemente.

¿Qué son, exactamente, un bien ganancial y un bien privativo?

El Código Civil establece que son bienes gananciales aquellos que pertenecen a la sociedad de gananciales. Es decir, a ambos cónyuges por igual. Por el contrario, son bienes privativos aquellos cuya titularidad corresponde de forma exclusiva a uno solo de los cónyuges.

Nada impide que, dentro de una sociedad de gananciales, pueda haber bienes que pertenezcan solo a una de las partes. Lo que sí existe en estos casos es una presunción de ganancialidad. Se presume que los bienes son gananciales salvo prueba en contrario o que la ley determine expresamente que un determinado bien es privativo. Ocurre, por ejemplo, con las herencias. Respecto a ellas, el Código Civil señala que los bienes recibidos por uno de los cónyuges por herencia tienen siempre un carácter privativo.

Determinar qué bienes son comunes y cuáles de una única persona es esencial tanto si se produce la liquidación del régimen económico (por un divorcio o un cambio voluntario del régimen económico matrimonial) como si la sociedad de gananciales se extingue por el fallecimiento de uno de los cónyuges.

Para conocer la naturaleza de un bien, hay que atender a los siguientes factores:

  • Régimen económico del matrimonio.
  • Momento de adquisición del bien.
  • Procedencia del bien.

Sin embargo, hay ocasiones en las que, a pesar de las prescripciones legales, resulta especialmente complicado determinar si un bien pertenece a ambos cónyuges o uno solo de ellos. Es lo que ocurre con la indemnización por incapacidad permanente.

El artículo 1347 del Código Civil establece que deben considerarse bienes gananciales los derivados del trabajo o de la industria de cualquiera de los cónyuges.

Hasta ahora, muchos Tribunales han aplicado este precepto para asimilar la indemnización por incapacidad con un fruto derivado del trabajo; lo que otorga, por tanto, la consideración de un bien ganancial. Pero este tema siempre ha suscitado dudas.

¿Puede una indemnización ser un bien ganancial?

Es bastante frecuente que las empresas contraten una póliza de seguro para cubrir a sus trabajadores en el caso de que sufran accidentes laborales o enfermedades profesionales que afecten a su capacidad para trabajar.

Si se cumple el riesgo asegurado, la entidad aseguradora se encarga de pagar al trabajador afectado una indemnización con la que se intenta compensar la situación por la que está pasando.

Uno de los casos más graves es la incapacidad permanente, en la que el trabajador ya no podrá nunca ejercer su profesión con normalidad por haber sufrido reducciones anatómicas o funcionales graves. De ahí que la indemnización por incapacidad permanente suela ser bastante elevada.

Surge entonces la duda acerca de si la cantidad percibida debe ser considerada o no como un bien ganancial en el caso de que el trabajador que la recibe esté casado en régimen de sociedad de gananciales.

La legislación española no se pronuncia expresamente sobre este tema, por lo que son los Tribunales los que deben decidir.

Doctrina del Tribunal Supremo

Recientemente, el Tribunal Supremo ha tenido constancia de un supuesto en el que un trabajador recibió una indemnización de 67.486 € por una incapacidad permanente absoluta y, posteriormente, decidió divorciarse, teniendo que aclarar si ese dinero se debía considerar o no como parte de la sociedad de gananciales.

La sentencia número 668/2017, dictada por el Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, declara que, debido a su naturaleza y función, la indemnización por incapacidad permanente está ligada estrechamente a la persona del trabajador que la percibe. Se trata de una forma de resarcirle por los daños sufridos y compensar que no podrá trabajar. Por ello, el dinero percibido debe ser considerado siempre como un bien privativo.

Origen de la controversia

En mayo de 2013 una pareja comenzó los trámites de divorcio y la esposa incluyó en el inventario de los bienes gananciales la indemnización que había recibido su marido por incapacidad permanente. El esposo se opuso a su pretensión alegando que dicho dinero era privativo. Comenzó entonces un periplo judicial que llevó a diferentes recursos, hasta que, finalmente, el caso llegó al Tribunal Supremo.

Una doctrina novedosa

La sentencia a la que se ha hecho referencia tiene un carácter novedoso, ya que, hasta ahora, el Tribunal Supremo solo se había tenido que pronunciar una única vez sobre el carácter ganancial o privativo de la indemnización recibida en virtud de una póliza suscrita por la empresa.

Ese único pronunciamiento se produjo en 1988. Han tenido que pasar 30 años para que una cuestión de este tipo llegue a conocimiento del Alto Tribunal y se establezca una jurisprudencia unificada.

En ocasiones anteriores, este órgano jurisdiccional ya se había tenido que pronunciar sobre el carácter ganancial o privativo de otro tipo de indemnizaciones y pensiones, pero no era un caso como este. Por eso, la resolución que se va a analizar solo resulta de aplicación en los casos en los que se trate de una indemnización por incapacidad permanente cobrada en virtud de una póliza contratada por la empresa en la que el afectado prestaba sus servicios.

Carácter privativo de la indemnización por incapacidad permanente

Según el Tribunal Supremo, la cuantía percibida en concepto de indemnización se debe considerar privativa por los siguientes motivos:

  • La propia legislación establece que, en caso de no poder determinar si un bien es privativo o ganancial, se debe atender a la naturaleza del derecho y al fundamento que ha dado origen a su reconocimiento.
  • La situación de invalidez permanente es algo que afecta directa y personalmente al trabajador.

También destaca el Tribunal en su sentencia que el hecho de que la indemnización pueda ser transmisible por el receptor a otras personas no hace, en ningún caso, que pierda ese carácter privativo.

Teniendo en cuenta que ese dinero tiene como finalidad compensar al afectado por la incapacidad y garantizarle una buena calidad de vida, no sería razonable que, al disolverse la sociedad de gananciales, una parte de ese dinero se tuviera que transmitir al otro cónyuge.

¿Qué ocurre con la pensión de invalidez?

Después de declararse una incapacidad permanente, el trabajador no solo cobra la indemnización si su empresa tenía una póliza de seguro contratada, sino que también tiene derecho a una prestación o pensión pública de invalidez.

Esta cuantía es abonada mensualmente por el INSS y tiene como finalidad principal compensar al trabajador y aportarle unos ingresos que le permitan llevar una vida normal.

Sobre el carácter privativo o ganancial de esa pensión también se ha pronunciado el Tribunal Supremo en la misma sentencia, declarando que se trata de un bien privativo.

Como en el caso de la indemnización, el Tribunal Supremo entiende que la percepción de la pensión está estrechamente vinculada a la persona afectada por la invalidez. Es decir, que es un derecho con un origen personalísimo; y, en consecuencia, la titularidad de la pensión por incapacidad permanente debe considerarse siempre como privativa.

A efectos prácticos, esto implica que el perceptor no tiene que compartir una parte de su pensión con su excónyuge después del divorcio.

Puntualiza el Tribunal Supremo que las pensiones recibidas durante la vigencia de la comunidad de gananciales sí deben considerarse bienes gananciales, de la misma forma que lo son los rendimientos y frutos obtenidos por el trabajo. Pero, una vez la sociedad se disuelve, el derecho a disfrutar y disponer de las nuevas pensiones corresponde en exclusiva a su titular.

¿Qué ocurre en el caso de la separación de hecho?

La separación de hecho es aquella situación en la que los cónyuges dan por finalizada su relación y ya no hay convivencia, pero no inician un proceso judicial para que se declare la separación legal o el divorcio.

En caso de que la pareja estuviera casada en régimen de gananciales, se entiende que esa separación de hecho pone fin a la comunidad de gananciales. Así lo señala la jurisprudencia y lo recogen numerosas sentencias, como la dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona el 12 de julio de 2012 o la de la Audiencia Provincial de Cádiz dictada el 29 de junio de 2012.

Pero, para que la sociedad quede extinguida, en este caso concreto, es necesario que haya un cese efectivo de la convivencia conyugal prolongado y acreditado. Además, debe haber una verdadera voluntad de poner fin a la sociedad de gananciales. Actuando ambos cónyuges de forma que no se produzca una confusión de patrimonios.

Es decir, que, si uno de los cónyuges hubiera cobrado una indemnización por incapacidad permanente o estuviera cobrando una pensión a consecuencia de esta y la separación de hecho cumple los requisitos señalados, solo el titular del derecho a percibir la indemnización o pensión podría disponer de ese dinero. Sin tener la otra parte derecho a reclamarle nada.

En definitiva, vale la pena recordar la consideración de bien privativo que determina el Tribunal Supremo acerca de la indemnización por incapacidad permanente.

Formación relacionada

Comentarios (3)

Responder

Benigno

Enviado el

Hola , tengo contratado un seguro de vida de 60000 E asociado a una hipoteca , de la cual me falta x pagar sobre 53000 E ,tengo una invalidez absoluta permanente lo cual me permite saldar dicha hipoteca.
Mi pregunta es , que pasa con el dinero que sobra de pagar la hipoteca?
Si me se separo y el me el dinero sobrante de ese seguro tengo q compartirlo con mi ex
en gananciales o es privativo?
Gracias , espero su respuesta.
Responder

BENIGNO

Enviado el

Hola , x favor me gustaría que me contestaran al comentario que hice el 28-10-2018.

Gracias , un saludo
Responder

Jose

Enviado el

Si estás cobrando pension de invalidez absoluta con conyugue a tu cargo y nos separamos

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir