Innovación y éxito empresarial

Innovación
Innovar es la capacidad de identificar, desarrollar e introducir en el mercado productos o servicios con mayor valor para el cliente o de reducir los costes de proporcionar dicho valor.

Innovar es la capacidad de identificar, desarrollar e introducir en el mercado productos o servicios con mayor valor para el cliente o de reducir los costes de proporcionar dicho valor.

Innovar no es lo mismo que inventar, aunque a veces se confundan. La invención se produce en la esfera científico-técnica y puede quedarse ahí sin dar fruto durante muchos años, mientras que la innovación, que es la puesta en valor de la invención, es un hecho económico y su prueba es el éxito en el mercado. Es decir, inventar es tener nuevas ideas mientras que innovar es convertir dichas ideas en valor.

La tecnología juega un papel clave en el proceso de innovación pero debemos tener en cuenta que es sólo un medio no un fin. Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son las más extendidas en las empresas y las que más innovaciones producen. Innovar suele consistir muchas veces en adoptar una nueva tecnología o modificar la utilizada.

¿Por qué es importante la innovación continua?

  • Diferenciarse de la competencia. La introducción en el mercado de nuevos bienes o servicios es un factor clave para la diferenciación de la empresa respecto de la competencia.
  • Incrementar la productividad, mejorando los márgenes de beneficio. Tanto si se producen productos y servicios que aporten más valor como si se fabrican con un menor coste se incrementa la productividad de los recursos utilizados, que se pueden aplicar para conseguir otros objetivos. Por ejemplo: se puede emplear parte del beneficio adicional en contratar y retener a los profesionales más cualificados del sector, fortaleciendo así nuestro liderazgo a largo plazo.
  • Afrontar un entorno en constante cambio. Otra de las razones para innovar es responder al constante cambio del entorno de trabajo, de los clientes y la competencia para adaptarse a la demanda del mercado.
  • Obtener ventajas competitivas a largo plazo. La innovación es una de las pocas fuentes que puede proporcionar una ventaja competitiva a largo plazo. La suma de diferenciación, incremento de productividad y capacidad de adaptación a los cambios hace que la empresa vaya por delante de las demás y pueda seguir innovando y marcando el rumbo del mercado, mientras los demás sólo pueden actuar de manera reactiva.

Factores que favorecen la innovación

Legislación adecuada. La innovación tiene un coste asociado, a veces bastante elevado, de modo que necesita de una legislación adecuada que proteja los derechos de las empresas innovadoras frente a posibles imitaciones, permitiéndoles obtener beneficios que compensen dicho coste. En caso contrario, no existirán incentivos para la innovación. Por otra parte, dicha protección no debe ser excesiva ni generar una situación de cuasi monopolio, pues se eliminaría el incentivo contrario, el que tienen las empresas de la competencia para tratar de fabricar productos parecidos con iguales o mejores prestaciones. La protección de la innovación se articula en las leyes de Patentes, mientras que son Tribunales específicos los que se encargan de la defensa de la competencia.

  • Disponibilidad de recursos. La innovación necesita disponer de los recursos necesarios, tanto de materias primas para la fabricación como de profesionales con el conocimiento adecuado. El nivel educativo de los personas es un factor fundamental. Si no hay un nivel mínimo de conocimientos no se produce la innovación, ya que las personas son responsables del 71% de la innovación. En este sentido el soporte de la dirección a los procesos de innovación es un factor fundamental.
  • Disponibilidad de financiación. La innovación necesita financiación durante todo el periodo que media entre la inversión inicial y la obtención de beneficios. Es fundamental la existencia de sociedades de Capital-Riesgo, que están especializadas en la financiación de proyectos innovadores, sobre todo durante sus primeras fases.

Criterios de medida de la innovación (KPIs)

Además de mejorar los procesos necesitamos incorporar métricas adecuadas para efectuar el seguimiento y medida de la innovación. Toda gestión necesita medidas y la Gestión de la Innovación no es una excepción. Algunas de las más importantes son:

  • Cantidad de nuevos productos y/o servicios lanzados al mercado durante un periodo de tiempo.
  • Incremento de la calidad de los nuevos productos y servicios respecto de los ya existentes.
  • Reducción en los tiempos necesarios para lanzar un nuevo producto o servicio al mercado (time to market).
  • Ventas de los nuevos productos y servicios respecto del total de productos y servicios de la compañía.
  • Métricas de éxito de los nuevos productos y servicios. Puede ser el crecimiento de las ventas de la compañía, mejora de los márgenes o incrementos en la satisfacción de los clientes.
  • Si la innovación se refiere a la cadena de distribución, podemos medir el incremento en la disponibilidad de los productos y servicios.
  • Si se habilita un nuevo canal de comunicación con los clientes se puede medir el porcentaje que usan el nuevo canal, el nivel de servicio ofrecido…

Infografía y Éxito Empresarial

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir