La curva en J

La curva en J
La curva en J y su relación con el teorema de Marshall Lerner para entender en mayor medida la forma de fluctuación de la economía según la balanza.

Entender la Curva en J nos obliga a plantear desde el punto de vista matemático, económico y de la estructura comercial diferentes elementos. De esta forma, la curva en J es una hipótesis o planteamiento matemático, cuyo origen debe remontarse a los preceptos de la matemática basada en sus aplicaciones a la macro economía y a la micro economía comercial.

Por lo tanto, entender la curva en J tiene que ver con conocer que se trata de una gráfica que muestra la forma de evolución que presenta la moneda de cualquier lugar en el interior de su balanza comercial, siempre dentro de una economía en la que se aplique, en mayor medida, el libre mercado.

Por ello, a corto plazo, la aplicación de la depreciación de la moneda es negativa en cuanto a que los valores de las importaciones son mayores que las exportaciones, lo que supone una balanza comercial negativa. Sin embargo, con el paso de cierto tiempo, el cual se define mediante varios parámetros, se puede conseguir una balanza comercial positiva o de superávit. Es por esta razón por la que la gráfica tiene forma de J.

En el aspecto económico, la letra J en la gráfica se emplea para describir con precisión el equilibrio comercial interno de los países según el tránsito o flujo de divisas en su moneda. Por ello, cuando la moneda se devalúa significa que el precio de las importaciones aumenta, lo cual se convierte en un aumento de los precios internos con respecto a las exportaciones. Cuando una moneda sufre una devaluación la balanza comercial se resiente hacia un mayor déficit, por lo que para corregir esto lo más importante es ofrecer productos y precios más competitivos, con el fin de aumentar la exportación e igualar el modo de producción de cara a dicha balanza.

La llamada curva en J se puede utilizar también para definir otros elementos en matemáticas, como es el caso del famoso teorema de Marshall Lerner. Este se refiere a que la depreciación, al producirse en una moneda que se usa como tipo de cambio de divisas, permite que se pueda corroborar la gráfica de curva en J a corto plazo, ya que a medio y largo plazo aumenta creando la forma de la letra.

Este corto plazo provoca un deterioro en la balanza comercial ya que afecta al efecto de los precios, debido a que esto influye en todos los consumidores que reaccionan a los productos con un retroceso de la economía comercial del país debido a que el aumento de los precios frena la demanda. Si la economía consigue frenar dicho retroceso, la cantidad de movimientos comerciales aumenta, lo cual conlleva una mejora de la economía y un aumento en las exportaciones, por lo que la balanza comercial crece de nuevo.

En este sentido, la depreciación de una moneda provoca diferentes consecuencias, algunas positivas y otras negativas para la cuenta corriente de los ciudadanos y para las cajas o bancos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que al producirse dicha devaluación, el tipo de cambio aumenta, por lo que los bienes, productos y servicios que se ofrecen se vuelven más baratos, aunque esto es beneficioso en mayor medida al capital extranjero más que al nacional.

La devaluación provoca también que los bienes y servicios aumenten en su consumo, por lo que se genera un aumento en la economía. Esto consigue que la economía se mueva en torno al gasto e inversión, más que en el ahorro. Además, en el medio plazo se consigue que los bienes y servicios que se producen en el interior del país sean cada vez más famosos y demandados en el entorno internacional. Esto lo que provoca es que aumenten las exportaciones.

Cuando el estado consigue generar riqueza y economía con el desarrollo de productos o servicios las importaciones disminuyen ya que dichas adquisiciones externas son sustituidas por los productos o servicios nacionales. Aquí es necesario tener en cuenta que en muchos lugares existe también una gran dependencia de factores externos como el clima, el terreno, los recursos naturales y las materias primas.

No obstante, conforme nos acercamos al largo plazo, los consumidores sufren reacciones debido a la amplia fluctuación de los precios en los productos nacionales y del extranjero. Las exportaciones lo que provocan es que los precios en dichos países aumenten en relación a esos productos, debido al pago de intermediaios, por lo que estos dejan de ser competitivos en muchos casos.

Por ello, se debe solucionar buscando la competitividad en el precio de los productos nacionales. Cuando caen dichas importaciones, la moneda vuelve a una devaluación natural, por lo que las cuentas corrientes, por norma general, regresan a un punto de inicio neutral. Esto implica que existe un gran carácter cíclico en los elementos de la economía.

Eso sí, si en lugar de una devaluación lo que se produce es una apreciación de la moneda, lo que puede observarse es totalmente lo contrario. Es decir, que al principio aumenta el saldo de las cuentas corrientes de los ciudadanos, pero paulatinamente se produce una reducción hasta convertirse en un punto neutral.

Teorema de Marshall-Lerner

Relacionado con la curva en J se encuentra el teorema o hipótesis de Marshall-Lerner, en honor a los dos economistas y matemáticos que lo definieron. En concreto, este teorema establece que, si se produce una depreciación o devaluación en la moneda de un país, esto provocará en un impacto positivo en la balanza que establece el aspecto comercial nacional, en donde la relación entre importaciones y exportaciones es en valor absoluto, siempre superior a la cifra de uno.

Por lo tanto, la devaluación monetaria se produce entonces teniendo en cuenta el tipo del cambio del momento, lo cual produce que los precios se vean reducidos, y las exportaciones, que son lo que aumenta la balanza comercial, se ven aumentadas también en su demanda externa. Por ello, los precios de lo que se importa se verán aumentados también, aunque la demanda interna aumentará.

Estas variaciones o efectos de la balanza comercial moverán la elasticidad de las demandas de precios. Si bien la forma de estos bienes o servicios que se exportan provocan un aumento mayor en relación a la forma que tiene la disminución de los precios, los ingresos por las exportaciones aumentan en este punto, por lo que también lo hará la balanza comercial. Si los gastos son mayores en importaciones que en lo que se exporta, el saldo de la balanza se reducirá.

La elasticidad es, por tanto, un coeficiente que va del 0 al 1 y que tiene que ver con la forma en la que se mueven ambos conceptos de importaciones y exportaciones de dicha balanza. Si por cualquier caso el valor de ambas elasticidades fuese 0, esto provocaría una gran rigidez en precios, por lo que las rebajas del valor no supondrían un aumento en la cantidad que se vende, por lo que los ingresos totales disminuyen en gran medida debido a que el mercado no fluctúa de forma libre.

Sumado a esto, si al elevar el precio de los servicios o bienes que se importan, no disminuye la cantidad, el gasto en la cantidad de lo que se importa aumenta, por lo que la balanza comercial será cada vez más negativa en relación al concepto.

Por tanto, las hipótesis del teorema de Marshall-Lerner han tratado de demostrar que el consumo de los bienes suele ser inelástico, ya que las variaciones se producen en cierto tiempo, y también dependen de valores externos. Lo que también parece cierto es que a largo plazo, tanto los consumidores como los vendedores se adaptan a los precios de la balanza, lo que conlleva el inicio de la curva en forma de J.

Oferta y demanda

Es importante destacar, en relación a los conceptos que se mencionan, el significado de la ley de oferta y demanda y el equilibrio comercial que podemos observar cuando ambas gráficas se unen. De esta manera, la oferta tiene que ver con la cantidad de productos o servicios con los que cuenta un vendedor para ofrecer a sus clientes o consumidores, y el precio se regulará, en una situación de libre mercado, según las necesidades de los clientes.

Por otra parte, la demanda es la cantidad de personas que buscan un producto o servicio, así como el precio que están dispuestos a pagar. En un sistema hipotético de absoluto libre comercio, que no existe ninguno en la actualidad de forma estatal, la oferta y la demanda se regulan de forma natural para mejorar la situación de la economía, todo ello para satisfacer un desarrollo próspero de la economía.

Aplicaciones en medicina

La curva en J sirve para describir el gráfico en el eje horizontal y vertical en la economía comercial, aunque también guarda relación con las aplicaciones en medicina. Esto es debido a que se refiere al uso de los valores en la tensión arterial. Por tanto, se toma la curva en J para trabajar con los datos de pacientes con una baja tensión cardiovascular, en relación a la cantidad de colesterol.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir