La necesidad de atraer, contratar y retener candidatos y empleados polivalentes

La necesidad de atraer, contratar y retener candidatos y empleados polivalentes
Hoy el mercado demanda flexibilidad y polivalencia y los empresarios desarrollan planes de trabajo muy ventajosos para esta clase de personal.

La incesante evolución de la cultura empresarial y las filosofías sobre distribución del trabajo para la obtención del máximo beneficio auguran la contratación de empleados polivalentes. La selección de perfiles formados en diversas áreas forma parte de la actividad laboral de muchas personas acostumbradas a rotar de puesto en puesto. Hoy el mercado demanda flexibilidad y polivalencia y los empresarios desarrollan planes de trabajo muy ventajosos para esta clase de personal. Retener el talento y la valía de los candidatos que demuestran eficiencia en sus diferentes roles ha puesto en marcha un mecanismo de fidelización recogido en las escuelas de negocios. En este sentido, la propuesta debe partir de los miembros de la alta dirección y emanar a responsabilidades inferiores, como directores generales, a través de la promoción interna y fidelización del personal. Planes de aumento salarial, concesión de pólizas de salud o importantes descuentos son algunas de las medidas que se utilizan.

En este sentido, la crisis ha agudizado los problemas de personal ante los fuertes recortes realizados en diferentes sectores. Se ha puesto de relieve que contratar empleados polivalentes supone menor coste que formar y equipar trabajadores especializados en un único segmento del negocio. Ahora, las empresas demandan ‘multitasking employees’ capaces de hacerse cargo y cumplir con éxito diversas funciones que antes cubrían dos puestos diferentes. Es lógico, en especial en las pequeñas y medianas empresas con escaso margen para realizar contrataciones. Un mismo empleado administrativo, en este caso, podría estar llamado a realizar labores de recursos humanos y de contabilidad al mismo tiempo. Sus habilidades técnicas le harían poder llevar a cabo las dos tareas con éxito. O, por ejemplo, un cajero en una gran superficie también podría estar llamado a desarrollar tareas de almacén o reposición, en función de las necesidades de la producción.

En definitiva, desde un punto de vista empresarial, el coste de beneficios puede caer significativamente si se reduce la plantilla con trabajadores polivalentes en pos de las posiciones más especializadas y segmentadas. Por el contrario, para el mercado de trabajo esto acarrea la disminución de oportunidades laborales y, con una tasa de paro superior al 22 %, involucra a los gobiernos para atraer nuevas inversiones que generen riqueza.

El desarrollo tecnológico

La fabricación de máquinas de producción eficientes ha alcanzado niveles de desarrollo muy alto. Tanto las fábricas como las empresas de servicios cuentan con equipos altamente sofisticados que permiten la polivalencia. Desde un mismo ordenador, por ejemplo, se pueden llevar a cabo controles de stock relacionados con la contabilidad empresarial y retoques fotográficos para el departamento de diseño. U otro caso: la cadena de embotellado en una fábrica de leche puede exigir, en la misma línea de producción, la ocupación de roles  polivalentes: envasado, etiquetado, cierre de producto… En definitiva, un sinfín de supuestos.

La facilidad que propicia la tecnología para contratar empleados polivalentes está provocando la extinción de los clásicos puestos de trabajo especializado. Este hecho provoca una disyuntiva en los gobiernos entre la modernidad (adquisición de bienes de equipo) y el crecimiento sostenible (asegurando índices de bienestar de calidad), siendo la primera el reclamo para la segunda.

Cualidades de un empleado polivalente

En aras del ‘multitasking’, las empresas buscan perfiles muy específicos. Los recursos humanos conocen una batería de técnicas que les hacen ver la capacidad o no de un candidato para el puesto que seleccionan. Su experiencia laboral previa, la agilidad mental que demuestra al responder una pregunta, su lenguaje corporal, cómo estructura sus argumentos o la velocidad y el tono del habla sugieren muchas pistas acerca del candidato ideal, cuyas características para un puesto ‘multitasking’ serán:

  1. Trabajo en equipo: la gran característica que se les pide es que se integren en la línea de producción junto al grupo de compañeros. Es ahí donde deberán demostrar su habilidad y eficiencia y desde donde habrán de promocionar. Nada de ir por libre. Los empleos polivalentes están incluidos en unos protocolos de producción que involucran a todos. Es importante cumplirlos y, si es a través de un equipo solvente y fidelizado, mucho mejor.
  2. Comunicación: las dotes de palabra y la capacidad del empleado polivalente de comprender y aprender las tareas que le son propias junto a sus compañeros son cruciales. Conseguir un trabajador que demuestre capacidad de adaptación y empatía por el resto de empleados es una máxima constante que no todos los especialistas en recursos humanos tienen en cuenta.
  3. Escucha activa: el candidato ideal deberá interiorizar los procesos que aprenda, procesando los diferentes inputs que recibe para mejorar la calidad de su trabajo y lograr, así, el producto o servicio más optimizado.
  4. Capacidad para gestionar la diversidad: en un mismo trabajo se pueden dar diferencias generacionales, de raza, de género, por orientación sexual y un sinfín de elementos que pueden motivar discriminaciones. Los prejuicios ante las diferencias culturales y sociales pueden romper la armonía en la línea de producción de una empresa. ¿Cómo lograr el mejor talento en este campo? Varias entrevistas y una amplia batería de preguntas al candidato pueden revelar algunas claves. Dirigir una entrevista de trabajo no siempre es fácil. En este sentido, el captador de talento intentará crear situaciones y sensaciones que despierten en el candidato las reacciones que serán el objeto de valoración de cara a un futuro contrato de trabajo.
  5. Flexibilidad y polivalencia van de la mano. Cada vez se demandan perfiles con mayor disposición horaria para realizar turnos alternos. Las circunstancias de la producción pueden exigir el aumento o la disminución de horas de trabajo y el empleado debe estar dispuesto a aceptarlo.

El rendimiento, al límite

Vistas las bondades, también hay que destacar algunos factores negativos que desata una alta carga de trabajo, tanto en los empleados como en la propia empresa. Por ejemplo, el riesgo de mermar la calidad de los productos o servicios que se ofertan. El ‘multitasking’, según un estudio realizado por la Universidad de Stattford en 2009, aumenta las distracciones entre los empleados y esto puede hacer que pierdan el hilo de la línea de producción o que no presten toda la atención que se demanda a la hora de atender clientes.

No definir los límites del trabajo, asimismo, incrementa la sensación de estrés y ansiedad entre los trabajadores polivalentes. Es otra de las grandes desventajas. Un trabajo muy repetitivo y basado únicamente en la obtención de la máxima productividad genera en los empleados un círculo vicioso. Cada vez tienen más ganas de cumplir más tareas y más encargos. Quieren ser más productivos en todos los niveles. No saben dejar el trabajo en casa o diferenciar momentos que no estén relacionados con la sistematización de su cargo. Todo esto, finalmente, se traduce en el aumento de bajas laborales (indiscutiblemente necesarias), que impactan muy negativamente en la producción diaria de la empresa. La contratación y el entrenamiento del personal de suplencia pueden suponer elevados costes.

En este sentido, para prevenir las altas tasas de estrés que pueden desarrollarse con los trabajos multitarea, las empresas han adoptado algunas medidas:

  1. Recordar constantemente a los directores y a los cargos intermedios que no hay que sobrecargar de trabajo al resto de los empleados, especialmente en aquellos que demuestran altos niveles de producción y mayor capacidad de trabajo. Como medida, se establece la contratación de ‘staff’ personal en las temporadas de mayor volumen de ventas.
  2. Dar múltiples descansos: que los empleados sepan que la empresa se preocupa de alejarles durante un rato de su puesto de trabajo les carga la batería. Les hace olvidar la idea de que son como máquinas enfocadas al rendimiento. Disminuye la generación de estrés. En puestos de oficina, un ‘break’ alejado del pupitre o el ordenador acabará con la tentación de mirar correos, realizar llamadas u otras actividades que se prestan a hacer para, supuestamente, descansar la mente.
  3. Contratar trabajadores que sepan gestionar su tiempo. Conocer las horas en una jornada de trabajo y tener claro lo que se debe realizar es fundamental para planificarse el día. Respetar los horarios y velar por que los trabajadores cumplan su horario. Nada valoran más que no quedarse horas extra por cuestiones ajenas a su desarrollo profesional, pero necesarias para sus superiores. 

Finalmente y por todo lo anterior, los trabajadores polivalentes pueden ver mermadas sus capacidades de aprendizaje y concentración. Esto puede desembocar en la pérdida de innovación y creatividad de algunos profesionales. A lo largo del día pueden surgir un sinfín de tareas relacionadas con el trabajo; sin embargo, bombardear de datos y tareas a determinados roles hace que no puedan enfocarse en las cuestiones realmente importantes de su actividad.

Se puede concluir diciendo que apostar por un modelo de crecimiento que incluya empleados polivalentes exige valorar diferentes factores. Solo aquellas empresas que implementan una buena política de recursos humanos en este área podrán optimizar sus resultados creando, así, equipos altamente cualificados y especializados en diferentes segmentos del negocio. Un valor añadido, por un lado, para la financiación empresarial (a menor coste); un reto, por otro, para los trabajadores, dispuestos a hacer del ‘multitasking’ su nueva filosofía de trabajo.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir