La rueda del futuro

La rueda del futuro
La Rueda del Futuro: un esquema utilizado desde 1971 por todos los dirigentes de grandes empresas para tomar grandes decisiones compartidas de empresa.

Introducción: una forma de pensamiento

Saber tomar decisiones es indispensable si se desea diseñar y sacar adelante un negocio o una empresa. Pero a menudo surgen estas pregunta: ¿cómo saber si las decisiones que se toman dentro de una empresa son las correctas? ¿Cómo distinguir entre todas las posibles trayectorias cuál es la más idónea para obtener unos buenos resultados empresariales?

Para ello es necesario, en primer lugar, tener visión de futuro. Dicho en otras palabras, entrenar la capacidad de visualizar diferentes escenarios que pudieran tener lugar como consecuencia de las decisiones tomadas.

De la misma forma que al hacer brainstorming para un proyecto de empresa se sueltan todas las ideas sobre un papel (y después se ponen en orden), se pueden anticipar –sobre una hoja– los diferentes escenarios a los que se podría llegar dependiendo de la forma de trabajar para así poder hacer una toma de decisión más segura.

Esta planificación esquemática de futuros posibles para cualquier empresa es lo que se conoce como la rueda del futuro, y constituye decisiones compartidas por un grupo de dirigentes que tomarán decisiones de futuro para la compañía.

1971: un método de Jerome C. Glenn

La rueda del futuro fue definida como un método para identificar y agrupar consecuencias secundarias y terciarias de tendencias y eventos.

El término rueda del futuro apareció en 1971 de la mano de Jerome Glenn, entonces un estudiante en la Antioch Graduate School of Education. Fue difundido por talleres para el desarrollo del plan de estudios del futuro dirigido por la Universidad de Massachusetts durante los tempranos 1970 y, brevemente después de esto, por los entrenadores y consultores futuristas como un método para el análisis y pronósticos de política. El método ingresó en la literatura académica por primera vez en la primavera de 1972.

Jerome Glenn estudió filosofía en la universidad americana, obteniendo posteriormente una maestría en ciencias sociales y futurística en la Escuela de graduados de la Universidad Antioch (Estados Unidos).

Ha trabajado durante 25 años en el campo de los estudios de los futuros en Estados Unidos con el Comité para el Futuro, el Instituto Hudson y su propia empresa, Future Options Room. Ha realizado también proyectos para el Gobierno de Estados Unidos, organizaciones internacionales y empresas privadas en los campos de políticas científicas y tecnológicas, Economía, Educación, métodos de previsión, telecomunicaciones internacionales y sistemas de apoyo a la toma de decisiones.

Editó el libro Fronteras de los estudios de los futuros: ‘Un manual de herramientas y métodos’ (‘Frontiers of Futures Studies: A Handbook of Tools and Methods’, 1995), y es autor de ‘Mente futura: Fusionando lo místico y lo tecnológico en el Siglo XXI‘ (‘Future Mind: Merging the Mystical and the Technological in the XXI Century’, 1989 y 1994) y ‘Vinculando el futuro: Findhorn, Auroville, Acrosanti‘ (‘Linking the Future: Findhorn, Auroville, Arcosanti’, 1979).

En 1974 la revista Saturday Review lo incluyó entre los líderes más dotados de Estados Unidos, por sus trabajos pioneros en medicina tropical, educación orientada al futuro y sistemas de toma de decisiones participativos.

La Rueda del Futuro: un esquema para organizar el pensamiento y predecir el Futuro

La Rueda del Futuro es una clase de brainstorming que se estructura de la siguiente forma:

  1. El nombre de una tendencia o evento se escribe en el medio de un pedazo de papel.
  2. A continuación, se trazan líneas desde el centro de la rueda hacia fuera.
  3. Se escriben impactos o consecuencias primarios al final de cada línea. Luego, los impactos secundarios de cada impacto primario forman un segundo anillo de la rueda.

Esta estructura de onda expansiva continúa hasta obtener un esquema con un diseño útil en el que estén claras las implicaciones del evento o tendencia.

La Rueda del Futuro es empleada para:

  1. Pensar en eventos futuros mediante los posibles impactos de tendencias actuales.
  2. Organizar pensamientos sobre eventos o tendencias futuras.
  3. Crear pronósticos y escenarios alternativos.
  4. Desplegar otras investigaciones de Futuro.
  5. Desarrollar conceptos múltiples.
  6. Nutrir una perspectiva de conciencia de futuro.
  7. Crear grupos de brainstorming.

La Rueda del Futuro original es uno de los métodos normalmente usados entre los futuristas; encuentran fácil usar a la rueda, sobre todo porque les ayuda a pensar alrededor de las implicaciones de sus actos y organizar así sus pensamientos (siempre sobre posibles eventos o tendencias futuras).

La técnica no es complicada: es, al mismo tiempo, flexible para el uso en situaciones avanzadas así como en aulas para cursos básicos.

Después de identificar tendencias o posibles eventos futuros, algunos futuristas les preguntan a sus clientes lo siguiente: “si este evento ocurre, ¿qué puede pasar luego?”; o también pueden cuestionar: “¿qué va a ocurrir con este evento o tendencia?” o “¿cuáles son los impactos o consecuencias inevitables de esta acción?”.

Estos impactos componen un mapa mental del futuro y actúan como un mecanismo de retroalimentación para estimular un nuevo pensamiento.

Aunque la Rueda del Futuro es una técnica simple y requiere solamente papel en blanco y un lápiz, también es un método sumamente poderoso para explorar el futuro.

La Rueda del Futuro es usada actualmente por proyectistas corporativos y decisores políticos públicos a lo largo del mundo para identificar problemas potenciales y oportunidades, nuevos mercados, productos, y servicios, y evaluar tácticas y estrategias alternativas.

Cómo llevar a cabo el método de la Rueda del Futuro

Esquema básico

Un grupo decide producir una lluvia de ideas sobre una tendencia, idea, evento futuro o valor. El asunto se escribe en el centro de un pliego de papel, tablero, una pizarra o en una pantalla táctil.

Luego, el líder de la sesión de brainstorming dibuja un óvalo alrededor del evento futuro o idea y pide al grupo que mencione lo que creen que necesariamente producirá esta idea. El grupo propone diferentes impactos y escenarios futuros, así que el líder dibuja las líneas que salen del óvalo central y escribe estos impactos al final de cada línea.

Impactos primarios de una tendencia

Se dibujan óvalos alrededor de cada uno de los impactos primarios propuestos. El líder sugiere al grupo olvidarse de la idea original ubicada en el centro de la Rueda del Futuro para proponer probables impactos derivados para cada uno de los impactos primarios del primer anillo de consecuencias. Cuando estos impactos secundarios son ofrecidos por el grupo, el líder dibuja dos o tres líneas cortas hacia el exterior de cada uno de los óvalos alrededor de los impactos primarios, para formar así un segundo anillo, y escribe el nombre de estos impactos secundarios al final de cada línea, trazando de nuevo un óvalo alrededor de ellos.

Impactos primarios y secundarios de una tendencia

Al principio, este proceso va rápidamente, con participantes que construyen listas de segundo, tercer y cuarto orden de consecuencias, y con muy poca o ninguna evaluación.

Después de que el grupo percibe que su pensamiento se representa adecuadamente en la rueda, puede evaluar y puede revisar la rueda para ser más “realistas”. Este paso es similar a la parte de la clarificación en otros procesos de brainstorming.

Alternativamente, los impactos de un evento o tendencia pueden ser procesados más lentamente, y deliberando acerca de la aceptación de los criterios de aceptación para su ingreso en la rueda. En este acercamiento, el grupo discute la plausibilidad de cada impacto.

Si un impacto se juzga creíble para todos, entra a la rueda; en caso contrario, no se incorpora a ella.

Fortalezas y flaquezas de la Rueda del Futuro

Fortalezas

1.La Rueda del Futuro es fácil y agradable al uso: ningún equipo o software es necesario. Consigue que las personas piensen rápida y fácilmente sobre el futuro. Puede usarse en cualquier momento o paso del proceso de investigación de futuro, con el objeto de comprender mejor los posibles eventos y tendencias.

2.No requiere educación avanzada ni entrenamiento complejo, se trata de un método que se aprende fácilmente y se adapta a una variedad de situaciones. Es un medio sencillo para diagnosticar el pensamiento colectivo sobre el futuro de cualquier grupo.

3.La Rueda del Futuro puede ayudar a identificar los giros y saltos de retroalimentación positivos y negativos. Las consecuencias de alto orden o impacto, de vez en cuando “rebotan” y vuelven atrás al asunto original, en un ciclo de retroalimentación.

4.La Rueda del Futuro también ayuda moviendo y motivando a la mente desde el pensamiento lineal, jerárquico y simplista al pensamiento más orientado al trabajo “en red”, orgánico, y complejo.

Debilidades

1.La Rueda del Futuro puede ser demasiado simplista por momentos, y puede ser borrosa al intentar identificar o definir las distinciones entre un impacto y otro, o entre sus consecuencias.

2.Un error es ver los posibles impactos o consecuencias como una representación de lo que pasará de verdad. Uno podría tener la tentación de creer que un activando o produciendo un solo hecho, es suficiente para generar un alud de impactos.

Conclusiones

La Rueda del Futuro es una herramienta creativa: genera una muy buena entrada al pensamiento del Futuro, imprescindible para la planificación empresarial. Es usada desde 1971 por todos los dirigentes de grandes empresas internacionales y también por organizaciones gubernamentales, convirtiéndose en una herramienta imprescindible en económicas.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir