La urbe como espacio neorrural

La innovación arquitectónica ambiental viene de la mano de la importancia de crear espacios verdes en la ciudad, por ejemplo con jardines verticales

La innovación arquitectónica ambiental consiste en la creación de espacios verdes urbanos en zonas que no se utilizan. Es una apuesta que viene de la mano de propuestas como los huertos urbanos o los jardines verticales, siendo cada vez más las empresas que se dedican este uso ornamental de los espacios.

Beneficios principales de los espacios verdes urbanos

Las empresas que hoy se dedican a la creación de espacios verdes urbanos ofrecen diferentes servicios que, a su vez, constituyen indudables ventajas para quienes los disfrutan. Algunos de estos servicios de la innovación arquitectónica son los suelos ecológicos, los jardines verticales con una evidente ventaja estética para los habitantes, la impermeabilización, las cubiertas de las zonas verdes, los suelos ecológicos o los huertos urbanos.

La innovación ambiental de mano de la arquitectura ofrece muchos beneficios, como la protección de la biodiversidad o la reducción de la contaminación acústica en las ciudades. En cuanto a la primera ventaja, se permite la conservación de la flora y de la fauna autóctona, ya que los espacios verdes urbanos permiten la creación de sus hábitats adecuados. En cuanto a la segunda, los techos verdes tienen una mayor absorción del sonido, pudiendo eliminar o reducir los molestos ruidos característicos de los núcleos urbanos.

También, se señalaba antes el sentido estético, siendo este otro beneficio puesto que se embellecen los espacios urbanos sin utilizar que se habían degradado con el paso del tiempo. Además, el embellecimiento puede generar un ahorro económico debido a la creación de huertos urbanos, cuyos propietarios podrán beneficiarse de las verduras, frutas, especias, flores, etc. Por otro lado, los espacios verdes urbanos ayudan a mantener la temperatura, luchando contra el frío o el calor excesivo de ciertas zonas.

Los techos verdes, además de absorber la contaminación acústica, generan un confort térmico, efecto que también se puede conseguir mediante jardines verticales. Otra de las ventajas, muy relacionadas con el control de la temperatura, es que se reduce el gasto energético. Los espacios verdes novedosos que se están creando en las ciudades pueden completarse con infraestructuras como paneles solares.

Cada vez son más las empresas que apuestan por crear diferentes espacios verdes en la ciudad, puesto que se utilizan zonas degradadas, embellece, y trae muchas otras ventajas. Tras haberse mostrado una introducción de los diferentes servicios y sus ventajas asociadas, a continuación, se va a profundizar en cada uno de los grandes beneficios de los jardines verticales y de dichos espacios verdes.

El bienestar de los ciudadanos

Uno de los primeros objetivos de la creación de espacios verdes en las ciudades es la introducción de la naturaleza en la vida diaria de las personas. Desconectar durante un rato del ruido de la ciudad, de la visión de las carreteras y de los edificios para introducirnos en un espacio natural, contribuye a mejorar el estado de ánimo. Esto aumenta la inspiración de las personas, la salud física y mental y el bienestar, lo cual equivale a un largo periodo de descanso.

¿Qué dice la OMS?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los espacios verdes urbanos son fundamentales para el bienestar de las personas que viven en su día a día en la ciudad, pues ayuda a mantener un buen estado físico y emocional. Es imprescindible, aunque no siempre se hace, dedicar un momento de cada día a descansar en zonas verdes o pasear por ellas. La dedicación de una pequeña parte del tiempo a hacerlo nos hace reducir el estrés, y ayuda a estar relajados, a reflexionar e incluso a la sensación de libertad. Los jardines verticales y, en general, los espacios verdes urbanos mejoran la calidad de vida de todas las personas.

Constituyen una de las herramientas de las normas medioambientales en núcleos urbanos

Aunque desde hace muchos años la reducción de la contaminación y de los gases de efecto invernadero eran elementos muy relevantes para mejorar la salud y la vida diaria, con la llegada de la Ley del Cambio Climático los espacios verdes urbanos podrían constituir una de las herramientas fundamentales en las ciudades. La creación de zonas verdes en las ciudades mejora las condiciones medioambientales, y no solo el bienestar de los ciudadanos.

Desde el año 2013, se estudia una de las iniciativas europeas más innovadoras hasta la fecha en materia de infraestructura ambiental. Así, se impulsan las zonas naturales en las ciudades para incrementar la sostenibilidad de los países mediante la llamada «infraestructura verde». Estas medidas están destinadas a las mejoras ecológicas, sociales y económicas mediante medidas naturales que, además, contribuyen al diseño de las ciudades.

¿Qué es el Índice Verde Urbano y cómo se puede incrementar?

El Índice Verde Urbano es el indicador que muestra la cantidad de espacios verdes urbanos que hay por habitante, de modo que se indica qué cantidad de superficie verde existe en una ciudad. En él se incluyen muchos elementos, como las azoteas verdes, los invernaderos, las colmenas, los huertos urbanos, los jardines verticales, entre otros. De acuerdo, de nuevo, con la OMS, para mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos, así como la ecología urbana, es necesario tener una zona verde de entre 10 y 15 metros cuadrados por habitante.

Mejora la vida social de los habitantes

Los espacios verdes en las ciudades, tal y como se puede observar simplemente al ir a pasear por el parque, favorecen las relaciones sociales. Normalmente, a los habitantes de las ciudades les gusta que su punto de encuentro sea un lugar relajante, atractivo y que contribuya a su bienestar, por lo que estos espacios verdes pueden contribuir a crear vínculos entre las personas.

Disminuyen la contaminación de la ciudad

Ya se ha mencionado que la creación de espacios verdes puede ser una de las herramientas más efectivas para disminuir la contaminación y el CO2, pues es en los grandes núcleos urbanos donde más emisiones se producen. Cada vez son más frecuentes las temperaturas extremas en las ciudades, ya sea en invierno o en verano. Además, cada año se producen numerosas muertes prematuras a causa de la contaminación. Los espacios verdes urbanos son una manera muy efectiva de comenzar a combatir estos problemas, especialmente si se atiende a las recomendaciones de la OMS, de tener entre 10 y 15 metros cuadrados por habitante.

¿Qué beneficios aporta una capa de biodiversidad?

Los diferentes problemas que se han expuesto se pueden solucionar mediante las capas de biodiversidad en las ciudades. Impulsar una medida como esa, a través de la creación de las zonas verdes en los núcleos urbanos, contribuyen a que se mejoren los factores ambientales en una ciudad.

Un ejemplo es el de las cubiertas verdes. Con la creación de cubiertas verdes, por cada 100 metros cuadrados, se disminuye un 1,8 % al año del gas que genera el efecto invernadero, además de que con esta misma superficie se produciría el oxígeno necesario para 100 personas a lo largo de un año.

También, se eliminaría el polvo contaminante que llegan a producir hasta 15 coches en un año, puesto que las cubiertas verdes retienen y eliminan este tipo de partículas nocivas. Del mismo modo, se retendría hasta un 40 % del agua cuando llueve. Los techos y azoteas verdes evitan que los sistemas de drenaje urbano se colapsen, ya que retrasan el pico de agua hasta 18 minutos cada vez que se produzcan lluvias intensas.

La temperatura ambiente

Crear espacios verdes urbanos disminuye la temperatura ambiente de los grandes núcleos hasta 1ºC, por lo que, de nuevo, cabe mencionar que es una herramienta muy efectiva contra el cambio climático. Disminuir en un 1ºC la temperatura y, en general, la isla urbana de calor que se forma, ayudaría a que no se formara el gas ozono, que incrementa las temperaturas extremas cada vez más evidente en las ciudades.

Conclusión: salud, bienestar y percepción de la vida urbana

Los espacios verdes en las ciudades ayudan a la salud y al bienestar, tanto físico como emocional. Además, contribuye a mejorar las relaciones sociales de los habitantes y reducen el estrés. Todos los beneficios que se han expuesto, incluyéndose la reducción de los elementos contaminantes, generan un cambio en la percepción de la vida urbana de los ciudadanos.

Los huertos urbanos, los techos y azoteas verdes, los jardines verticales en las fachadas y otras herramientas hacen que la arquitectura original se embellezca y se enriquezca. Además, mediante estas herramientas, se mejoran espacios degradados y se crea un entorno mucho más atractivos para quienes hacen su día a día y pasan muchas horas en esos edificios. Los espacios verdes son innovadores, pero también creativos.

Igualmente, los espacios verdes en las ciudades fomentan el turismo y la economía, al tener también un claro sentido estético y hacer más valiosa, al menos en cuanto a belleza, la ciudad en su conjunto. Cada vez hay más ciudades que deciden comprometerse con la naturaleza y aplicar las necesarias medidas mediambientales mejorando la calidad de vida de los ciudadanos y creando espacios sostenibles y beneficiosos para la salud. La innovación arquitectónica ambiental impulsa un estilo de vida más eficiente energéticamente y más ecológico, promoviendo la utilización de las energías renovables.

 

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir