Los empleados pueden ser los mejores embajadores de la marca en las redes sociales

Embajadores de la marca en las redes sociales
¿Quién mejor que un empleado para recomendar la empresa en la que trabaja? ¿Y qué tienen que ver las redes sociales en esta estrategia?

Hace apenas unos años, se coartaba la entrada en Internet a los empleados de las empresas, en su puesto de trabajo, algo que hoy sería impensable. Poco a poco, la prohibición de entrar en las redes sociales también va desapareciendo de los ordenadores de las empresas, ya que muchas son conscientes de que si los trabajadores aportan en sus perfiles, se mejora la imagen de marca. Esta nueva tendencia es conocida como endomarketing: conseguir que los empleados de una empresa sean sus preceptores principales. Una estrategia que tiene un coste reducido, pero que aporta grandes beneficios a las empresas.

¿Quién mejor que un empleado para recomendar la empresa en la que trabaja?

La empresa debe ser capaz de alimentar el ego y orgullo de sus empleados, hacer que sea para los empleados un honor trabajar en ella y hacerla sentir como suya. Así, no solo se convertirán en trabajadores más motivados, sino que serán preceptores de marca: defensores de la organización a la que pertenecen y los mejores consejeros de los productos que fabrican y servicios que ofrecen.

¿Y qué tienen que ver las redes sociales en esta estrategia?   

Hoy en día, casi todas las personas tienen un perfil abierto en una red social, con más o menos contactos. Esta es una herramienta que las marcas aprovechan a diario para hacer publicidad, conseguir recomendaciones o lograr más seguidores que compartan sus publicaciones. Si otras marcas aprovechan los perfiles personales de los empleados de las empresas, ¿por qué no debe hacerlo la propia corporación? Aquí es donde comienzan las estrategias a desarrollar por el endomarketing.

Las redes sociales corporativas

Nada lograrán las empresas a través de los perfiles sociales de sus empleados, si no cuentan con una estrategia bien desarrollada en las redes sociales propias. Estos perfiles deben estar actualizados, compartir información de calidad con los seguidores y lograr aumentar el alcance y la visibilidad de las marcas.

Por otra parte, se encuentran las redes sociales corporativas: herramientas que funcionan de manera similar a las intranets, pero que proporcionan mayores beneficios a los empleados y las empresas para las que trabajan.

La consultora McKinsey desarrolló el estudio “The rise of networked enterprise: web 2.0 finds its payday”, en el que se desvelan las ventajas y los beneficios que obtienen las empresas al implantar una red social propia:

  • Se incrementa en un 77% el acceso conocimiento por parte de los empleados.
  • Se reducen en más de la mitad (un 60%) los gastos en comunicación interna.
  • Mejora en el acceso a expertos internos, en un 52%.
  • Al encontrarse conectados de manera online, se reducen los gastos en viajes en un 44%.
  • Los empleados se sienten un 41% más satisfechos, lo que se traduce en mayor motivación y optimización de los tiempos de trabajo
  • Los gastos operacionales se reducen en un 40%.
  • El Time to Market de los nuevos productos y servicios (desde que se tiene la idea y se consigue el capital para producirlo hasta que sale al mercado) se ve reducido en casi una tercera parte (un 29%)

Además, si se tiene en cuenta el estudio realizado en siete países (entre ellos, España) a más de 3.000 profesionales de distintas empresas, por Google y Millward Brown, se puede concluir que:

  • Las redes sociales internas serán el diferencial de las empresas con éxito.
  • Se aumenta la productividad de cada empleado en un 20%.
  • Las redes sociales incidirán, de manera positiva, en la estrategia.
  • Aumentarán, en un 70%, las posibilidades de consecución de los objetivos de negocio.
  • Estas empresas creerán más rápido.
  • También la competitividad mejorará en un 60%.
  • Los trabajadores, al encontrarse a gusto en la empresa, desearán quedarse: las corporaciones que utilicen redes sociales internas tendrán más facilidades para atraer y retener el talento (un 60%).

Y todas estas mejoras sucederán porque los expertos consideran que el correo electrónico y su uso excesivo es poco productivo y es más provechosa la implantación de redes de trabajo colaborativo.

La red social como vehículo de incorporación del talento

Solo en España, existen más de 24 millones de personas con acceso diario a Internet (2.500 millones de personas, en todo el mundo) y que están activas en las redes sociales: llegando a estos perfiles, no solo se logra que los buscadores de empleo activos encuentren la oferta de la empresa, sino también aquellos pasivos que están dispuestos a cambiar de puesto de trabajo.

El “trabaja con nosotros” o “únete a nuestro equipo”, que aparece en las webs corporativas, no tiene tirón ni cumple los objetivos de alcanzar perfiles talentosos. Eso ya es cosa del pasado. La web 2.0 ya no es estática, sino que son las empresas las que deben moverse y mejorar su visibilidad para ser competitivas en el mercado. Debe darse un valor añadido para que las personas más talentosas se decidan por valorar enviar su currículum a una oferta de empleo en concreto.

Las estrategias de Employer Branding se desarrollarán con el objetivo de comunicar la vacante disponible y conseguir una cuota de espacio en el espectro de las redes sociales: de esta manera, se despertará el interés de candidatos más cualificados y mejor formados.

Los beneficios de las redes sociales para los que reclutan nuevos talentos son varios. El principal es que favorecen la relación B2B, así como la transparencia de la empresa y la percepción más cercana, por parte del candidato, del equipo directivo de la empresa, de Recursos Humanos y de los encargados de seleccionar a nuevos trabajadores.

Además, estos perfiles ofrecen contenidos de valor tanto para los candidatos que se encuentran en un proceso de búsqueda activa de empleo como para aquellos que son pasivos. Estas estrategias ofrecen a los posibles empleados una forma de estar en contacto por un largo período de tiempo.

Las redes sociales también permiten personalizar los mensajes y contenidos a las necesidades de los diferentes perfiles con los que debe contar la empresa, como son los que solicitan el empleo, los empleados o aquellos que estén considerando volver.

También ofrecen información periódica de las nuevas líneas de negocio y políticas de la empresa, a través de los boletines y newsletters; y noticias u ofertas personalizadas, según el perfil del candidato y de las necesidades concretas de la empresa, en ese momento.

Valoración positiva de los empleados 2.0

Las empresas están obligadas (cada día, más) a integrar internamente la cultura digital. Por eso, las marcas deben potenciar y valorar el uso activo de las redes sociales por parte de los empleados: tanto las internas, que antes se describían; como las públicas, que todo el mundo conoce.

Y es que los expertos afirman que cuanto más conectadas están, las personas cuentan con más y mejores relaciones y están más informadas y mejor preparadas.

Los departamentos de Recursos Humanos valoran, en procesos de selección, los perfiles que muestren que la persona es colaboradora, sabe comunicar bien y soluciona los problemas de una manera creativa. También cuentan con valoraciones positivos aquellos que saben reciclarse, según las necesidades, los que no tengan miedo a los cambios.

Todo esto llevará hacia la implementación real del teletrabajo, ya que el uso de estas herramientas permite trabajar con equipos virtuales: desde casa o llevando a la oficina los propios equipos de los empleados (con el ahorro de gastos que esto supone).

Todo esto favorece la aparición de nuevos puestos de trabajo y  nuevos perfiles laborales muy relacionados con las disciplinas digitales, como son el Marketing Digital, los Recursos Humanos 2.0, el  Community Management o gestor de comunidades, la Atención al Cliente 2.0, la Analítica Digital o los Social Media Planners.

Los beneficios de las empresas al estar presentes en el mundo 2.0

Las empresas que se decidan por dar a sus empleados las herramientas para estar en las redes sociales serán percibidas como organizaciones más abiertas a la conversación y al diálogo y que han sabido adaptarse al nuevo panorama, gracias a la apuesta por la agilidad y la innovación.

Además, la percepción de los responsables también mejorará, ya que serán considerados como personas que han sabido anticiparse a los cambios y realizar una apuesta por los nuevos medios y las redes sociales.

Por último, los empleados serán más autónomos y no tendrán miedo a exponer sus puntos de vista, cuando se trate de dar con una decisión realmente importante para la empresa.

Toda la actividad 2.0 de los empleados de una empresa no solo beneficia a la organización, sino también a los trabajadores que desarrollen esta estrategia. Y es que los empleados podrán comenzar a mantener relaciones comerciales con proveedores y con personas que quieran contactar con la empresa. Por eso, es básico concienciarlos de su papel y de todas las ventajas que conlleva estar presentes, de forma activa, en las redes sociales.

Es cierto que algunos lo tacharán como una intromisión en su privacidad, pero debe verse como una unión de la vida laboral y personal.

Comentarios (1)

Responder

aranzazu

Enviado el

¿Es recomendable seguir en rrss (instagram, Facebook, Twitter, etc...) a los propios trabajadores de la empresa, en sus perfiles personales?

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir