Manipulación manual de cargas, riesgos y medidas preventivas

Manipulación manual de cargas
Conoce los riesgos y las medidas preventivas de la manipulación manual de cargas

La manipulación manual de cargas, aun con la mecanización de las empresas, continúa siendo muy utilizada en muchos sectores, la misma se realiza en la mayoría de los casos de forma repetitiva, por medio de acciones en los que se encuentran implicada la fuerza física y por consiguiente la musculatura, en especial la zona dorsolumbar.

Cuando estas acciones no son realizadas correctamente o bajo condiciones inadecuadas, se corren riesgos que pueden minimizarse cumpliendo las medidas preventivas; los trabajadores y los empresarios se deben mantener al tanto de los riesgos a los que están expuestos según las características de la carga, esfuerzo físico necesario, medio de trabajo, exigencias de la actividad y los factores de riesgo individuales.

Dichas medidas preventivas son aplicables tanto a trabajadores propios de manipulación de cargas, como a trabajadores cuya tarea diaria incluya transporte de cargas, tales como carpinteros, mecánicos, construcción, etc.

Que es la manipulación manual de cargas

Se entiende por manipulación manual de cargas a la sujeción, transporte, levantamiento, tracción, empuje o colocación de una carga, cualquier tipo de desplazamiento que según sus condiciones implique condiciones ergonómicas o riesgos dorsolumbares; todas estas acciones están relacionadas con alteraciones músculo-esqueléticas, que inciden directamente sobre la salud de los trabajadores.

La manipulación manual de cargas es una acción muy recurrente en grandes empresas; durante estos procedimientos es frecuente realizar acciones que ameritan el esfuerzo humano directo o indirecto, en donde se encuentren involucradas las manos y la espalda.

La manipulación manual de carga que implique un peso inferior a los 3 Kg puede causar lesiones músculo-esqueléticas, cargas superiores a este peso implican un riesgo dorsolumbar no tolerable; siendo la manipulación manual de carga con un peso superior a 25 Kg un riesgo propio.

Riesgos

Debido a las múltiples acciones que incurren en la manipulación manual de cargas en diferentes actividades laborales, pueden acarrear distintos tipos de riesgos y deben analizarse según sus características.

Según el tipo carga

La manipulación manual de cargas puede implicar un riesgo en las siguientes situaciones:

  • Cargas demasiado grandes o muy pesadas.
  • Cargas voluminosas de difícil sujeción.
  • Cargas inestables con riesgo de desplazamiento.
  • Cargas que deben manipularse a distancia, con torsión o inclinación del tronco.
  • Cargas que pudiesen ocasionar golpes o lesiones al trabajador debido a su aspecto exterior.
  • Cuando las cargas pueden ocasionar quemaduras o contactos térmicos debido a las temperaturas de la misma.
  • Cuando sean ocasionados cortaduras o punciones por esquinas afiladas, clavos o astillas.

Según el esfuerzo físico necesario

El esfuerzo físico puede implicar un riesgo dorso-lumbar en las siguientes ocasiones:

  • Cuando es realizado mientras el cuerpo se encuentra en una posición inestable.
  • Cuando se necesite modificar la sujeción, mientras se eleva o desciende la carga.
  • Cuando conlleva a un movimiento brusco de la carga.
  • Cuando deba realizarse con un movimiento de flexión o torsión del tronco.
  • Cuando la carga es demasiado delicada o importante.

Según el medio de trabajo

Según el medio de trabajo, la manipulación manual de carga puede acarrear un riesgo para el trabajador en los siguientes casos:

  • Cuando el espacio disponible resulta insuficiente para realizar de manera segura la manipulación manual de cargas.
  • Cuando el tipo de suelo presenta desniveles o irregularidades en su superficie que pudiesen ocasionar tropiezos, golpes o caídas.
  • Cuando el suelo sea resbaladizo y el trabajador no cuente con el tipo de calzado necesario para desempeñar su función de forma segura.
  • Cuando el suelo o punto de apoyo sean inestables.
  • Cuando la humedad, ventilación o temperatura sean inadecuadas; si la temperatura es demasiado cálida el trabajador alcanza más rápido el estado de fatiga, si las manos transpiran por el calor, la sujeción de la carga será menos firme. Si por el contrario las temperaturas son demasiado bajas, se entumecen los miembros superiores generando la pérdida de destreza manual.
  • Cuando el trabajador se encuentre expuesto a vibraciones que pudiesen ocasionar molestias dorso-lumbares o dolor en otras articulaciones del cuerpo.
  • La iluminación no adecuada puede provocar problemas de visibilidad, ocasionando caídas, tropiezos y accidentes.

Según las exigencias de la actividad

La manipulación manual de cargas puede implicar un riesgo según las exigencias de la actividad en las siguientes ocasiones:

  • Cuando se realizan esfuerzos físicos donde interviene la columna vertebral de forma prolongada o frecuente.
  • Cuando el tramo a recorrer se encuentre demasiado alejado o implique grandes distancias de elevación o descenso.
  • Cuando el ritmo de trabajo no pueda ser modulado por el trabajador.
  • Cuando el trabajador no cuente con periodos de recuperación o reposo fisiológico.

Según factores individuales

Implica un factor individual de riesgo, la manipulación manual de cargas en los siguientes casos:

  • Preexistencia de patologías dorso-lumbares o musculo-esqueléticas.
  • Insuficiencia de conocimientos o inadaptación a la formación.
  • Uso de efectos personales inadecuados tales como prendas, ropa o calzado.
  • Falta o escasez de aptitudes físicas necesarias para realizar las actividades.

Efectos sobre la salud

Las patologías asociadas a la manipulación manual de cargas pueden ser muy variadas y afectar varias partes del cuerpo, especialmente la zona dorso-lumbar y miembros superiores; entre los efectos más frecuentes podemos mencionar:

  • Lesiones articulares, musculares, tendinosas y ligamentosas, tales como esguinces, contracturas, etc.
  • En algunos casos puede presentarse afectación neurológica, ósea, vascular y de la pared abdominal tales como hernias umbilicales, epigástricas, ventrales, etc. Hernias de la zona pélvica inguinal, escrotal, entre otras.
  • Contusiones por caídas de la carga generada por una superficie inestable.
  • Quemaduras por manipulación de cargas a altas temperaturas.
  • Heridas y punciones producidas por superficies demasiado rugosas, afiladas o punzo-cortantes.
  • Las lesiones dorso-lumbares pueden ser muy variadas, ocasionando desde un lumbago, dolor ciático, lesiones de los discos intervertebrales, tales como hernias discales, hasta fracturas vertebrales por sobreesfuerzo.
  • Aumenta el riesgo de aborto o parto prematuro en mujeres embarazadas.

Todas estas lesiones, aunque en su gran mayoría no implican mayor riesgo para la vida, tienen un difícil y largo proceso de recuperación, incluyendo extensos periodos de rehabilitación e inhabilitación laboral.

Prevención

Dentro de las medidas de prevención para efectuar correctamente la manipulación manual de cargas se establece que el peso máximo de toda carga no debe superar los 25 kg.

Para personal especialmente formado y entrenado el límite máximo puede alcanzar hasta los 40 kg (hombres) 25 kg (mujeres).

El peso máximo para mujeres no entrenadas es de 15 kg.

Tomando en cuentas estas indicaciones es recomendable acatar las siguientes medidas de prevención de manipulación manual de cargas:

Posición de la carga con relación al cuerpo

Se aconseja manipular las cargas lo más cercano al tronco posible, la espalda en posición recta, evitando giros y levantamientos; mientras más alejadas las cargas estén del cuerpo, los riesgos de lesiones en la zona dorsolumbar aumentan, debido a que las fuerzas compresivas generadas en la columna vertebral son aún mayores.

El ancho de la carga no debe superar el ancho de los hombros (aproximadamente 60 cm).

La profundidad de la carga no debe exceder los 50 cm.

Para cumplir estas medidas preventivas correctamente se recomienda:

  • Rediseño de la carga de tal forma que sea posible manipular la carga pegada al cuerpo a la altura de los codos y los nudillos.
  • Reducción del peso total de la carga.
  • Levantamiento de la carga en equipos de dos o más personas.

Con relación a la distancia de elevación que recorre la carga desde su posición inicial hasta el final del levantamiento, no debe exceder los 25 cm, si esta medida es superior el peso de la carga deberá reducirse de manera gradual.

Son aceptables los levantamientos entre la altura media de la pierna y la altura de los hombros.

Se debe evitar la manipulación manual de cargas con medidas superiores a 175 cm.

Si adicional al levantamiento la manipulación manual de cargas implica giros del tronco los pesos totales de la carga deberán reducirse aún más, de la siguiente forma:

  • Se debe reducir el peso de la carga hasta en un 10% cuando se realicen giros leves de hasta 30°.
  • Se debe reducir el peso de la carga hasta un 20% cuando sea necesario realizar giros de hasta 60°.
  • Se deberá reducir el peso de la carga hasta un 30% cuando se realicen giros de hasta 90°.

Agarre de la carga

Cuando la carga no posee agarres adecuados o su forma es redonda, el riesgo aumentará considerablemente al no permitir un correcto agarre.

Existen diferentes tipos de agarre, entre los cuales podemos mencionar:

  • Agarre bueno: se considera que la carga posee un buen agarre, cuando tiene asas de tamaño y forma que permita una perfecta sujeción con toda la mano, dónde la muñeca permanezca de manera neutral sin posturas desfavorables.
  • Agarre regular: es considerado como un agarre regular aquellas cargas que poseen hendiduras que no permiten una sujeción confortable, también entran dentro de este rango aquellas cargas que no poseen asas, pero permiten la sujeción de la misma al flexionar la mano 90°.
  • Agarre malo: cargas que no poseen las características del agarre regular.

Las medidas preventivas de la manipulación manual de cargas con relación al agarre indican lo siguiente:

  • Las cargas deben poseer agarres adecuados que permitan su correcta sujeción y manipulación, además de garantizar una postura de trabajo correcta.
  • Las asas o ranuras deben permitir la entrada completa de la mano aun utilizando guantes de seguridad.

Superficie de la carga

  • La superficie de la carga no debe poseer elementos de riesgos tales como bordes rugosos, cortantes o filosos.

  • Se deben evitar derrames que interfieran en la correcta sujeción de la carga.

  • La temperatura de la carga no debe generar riesgo de lesiones aun utilizando guantes de protección.

Centro de gravedad de la carga

Cuando el centro de gravedad de la carga se encuentra desplazado, igualmente se encuentra distanciado del centro de gravedad del cuerpo del trabajador, ocasionando lesiones por fuerzas compresivas que se van acumulando en músculos y articulaciones.

Las medidas preventivas relacionadas con el centro de gravedad de la carga indican que las mismas deben poseer un centro de gravedad centrado y fijo; en los casos que no se pueda centrar la carga se debe manipular con el lado más pesado hacia el cuerpo.

Igualmente se debe informar al trabajador y advertir por medio de una etiqueta contentiva de un símbolo identificativo del lugar donde se encuentra el centro de gravedad de la carga.

Frecuencia

Una frecuencia de manipulación manual de cargas elevada produce mayor fatiga física, existiendo una mayor propensión a sufrir accidentes.

La frecuencia de manipulación recomendada debe ser menor o igual a una carga cada 5 minutos; siendo la frecuencia máxima 15 veces por minuto.

Adicionalmente se deberán realizar pausas entre una carga y otra para permitir la recuperación de los músculos afectados.

Cuando se manipulan cargas de manera frecuente se deben dedicar espacios de tiempo en los que se realicen actividades menos fuertes, que no ameriten la utilización del mismo grupo de músculos a manera de evitar la fatiga al permitir la recuperación física del trabajador.

Inestabilidad de la superficie de los suelos

La manipulación manual de cargas debe realizarse sobre superficies estables para evitar la propensión a sufrir caídas, torceduras, entre otros.

Los suelos deben ser regulares, sin poseer ningún tipo de discontinuidad, además de garantizar el correcto agarre del calzado, evitando de esta manera resbalones o pérdidas del equilibrio.

Condiciones termohigrométricas

Las medidas preventivas relacionadas con las condiciones termohigrométricas indican que las temperaturas deben mantenerse dentro de un rango confortable, considerándose como ideales las temperaturas entre 14°C y 25°C.

Si no es posible efectuar las labores bajo las temperaturas recomendadas se deben realizar las siguientes acciones:

  • Cuando las temperaturas sean demasiadas elevadas se deben realizar pausas adecuadas que garanticen el reposo fisiológico del trabajador.
  • Cuando las temperaturas sean demasiado bajas se debe proveer al trabajador de prendas de vestir abrigadas, además de evitar realizar movimientos inesperados o violentos antes de efectuar un calentamiento muscular adecuado.
  • Cuando las labores sean realizadas al aire libre se deben tomar medidas preventivas que garanticen la protección del clima.
  • Cuando exista la posibilidad de exposición a fuertes ráfagas de viento y se manipulen láminas de gran tamaño, se deben tomar las medidas preventivas necesarias tales como el uso de ayudas mecánicas, realizando de esta forma la manipulación manual de cargas de manera más segura.

Equipos de protección individual

  • Los equipos de protección individual deben permitir la libertad de movimiento, sin impedir la destreza manual y correcta visualización.

  • Las prendas de vestir deben ser cómodas, permitiendo el movimiento, no deben poseer cinturones o bolsillos u otros accesorios de fácil enganche.

  • El calzado debe garantizar un agarre adecuado, proporcionando la protección de los pies ante caídas de objetos.

Comentarios (1)

Responder

Juan Pablo Avebdaño Pérez

Enviado el

Un tema sumamente importante como condición para mejoras dentro de la actividad laboral dd cualquier empresa grande sobre todo en el manejo de pedidos e inventarios. Aporte muy valioso

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir