Mentalidad ágil y su importancia para el mundo empresarial actual

Mentalidad ágil y su importancia para el mundo empresarial actual
La mentalidad ágil es aquella que permite trabajar en equipo para lograr resultados continuos a favor de la organización y su permanencia en el mercado.

En el mundo actual lo único constante es el cambio. La mentalidad ágil ha ayudado a transformar los recursos humanos y económicos de las organizaciones. Llevar a cabo el proceso mental para ser más flexibles y trabajar en equipo es fundamental a nivel personal y profesional.

Los altos rendimientos en la mentalidad ágil son verdaderos, desarrollar esta habilidad depende de la voluntad de cada empresa. Formar equipos sólidos hace que las organizaciones ven resultados de adentro hacia afuera.

Orígenes de la mentalidad ágil

En el 2014 Frédéric Laloux publicó un libro llamado “Reinventar las organizaciones” donde establece la agilidad mental como fuente de crecimiento. Sin embargo, este libro no es el origen de la metodología, sino una interpretación de esta.

Se atribuyen sus orígenes al desarrollo del software del 2001, donde 17 críticos de los modelos de las mejoras de desarrollo de los software hicieron un resumen que se denominó manifiesto agile. Gracias a esto, se establecieron principios para los métodos alternativos de desarrollo de software.

La implementación de software en el mundo informático trajo consigo una nueva visión al mundo de los negocios. Las características de los orígenes de la mentalidad ágil se enfocan en la necesidad de realizar entregas rápidas y continuas de diferentes proyectos informáticos.

Ante este descubrimiento, la denominada agile ha ido emigrando a las organizaciones. Básicamente esta metodología se basa en la colaboración, la mejora continua, eficiencia, simplicidad y por supuesto la orientación de los clientes.

El sentido de la comparación entre el comienzo de los proyectos de software con el uso de la mentalidad ágil actual es la forma en la que se abordan los proyectos. En los proyectos de software lo más importante es la agilidad de entregar rápidamente, lo que permite hacer modificaciones solo en las partes que el cliente requiera. Lo mismo sucede en el mundo de los negocios.

Las empresas trabajan para ofrecer a sus clientes soluciones inmediatas. Construir una cultura ágil es importante para hacer frente a la gran competitividad de los mercados empresariales.

¿Cómo se usa la mentalidad ágil en el mundo empresarial?

Se dice que la mentalidad ágil es una filosofía que se define por valores y principios en los que crear valor para el cliente es el principal objetivo. Por si sola la mentalidad ágil no permite la toma de decisiones; pero si te guía por el camino para hacerlo de forma libre.

Las metodologías o filosofías ágiles no son una solución a todos los problemas que pueda tener una organización. Sin embargo, aporta puntos de vistas necesarios para saber cómo se pueden llegar a hacer las cosas. Esto permite que cualquier proyecto o proceso se haga de forma rápida y adaptable.

En general, la única posibilidad que tiene una empresa para tener una mentalidad ágil es con un proceso mental que depende de:

  • Comprender el proyecto
  • Colaborar en el proyecto
  • Aprender de cada proceso
  • Tener flexibilidad para hacer los cambios necesarios para obtener los mejores resultados

Toda empresa basa sus campañas publicitarias, requerimientos de clientes u otros aspectos en una estructura básica de ejecución. Al tener una visión estructurada de lo que se quiere será fácil desarrollar el proyecto, aunque se hagan modificaciones en el camino.

¿Cómo se adquieren los conceptos de manifiesto ágil?

Al igual que las manadas de animales, las organizaciones necesitan tener un cerebro que los dirija. En el mundo empresarial la competencia es cada día más pronunciada. Esto significa, que los ritmos de cambios suelen moverse a toda velocidad.

Responder de manera inmediata a los cambios es la única forma de sobrevivir. Los sistemas de información (SI) deben ser actualizados, pues las empresas dependen de ellos para el funcionamiento exitoso. Es así como la tecnología es una forma de adquirir un concepto ágil, pues es usada como ventaja de no como enemiga.

Los sistemas de información son la base entre una empresa próspera y una que está a punto de cerrar. Por ello, los sistemas de información ayudan a que la evolución de una empresa sea continua y por lo tanto será ágil.

Los cuatro valores del manifiesto ágil

1. Al individuo y sus interacciones más que al proceso y las herramientas.

Este manifiesto tiene que ver con el hecho que es el cerebro humano quien da todo lo necesario para la creación de nuevas tecnologías. Un software por sí solo no podría nacer, es decir, tendría que haber intervención humana para lograrlo.

Cualquier líder necesita un equipo que permita desarrollar las ideas de su trabajo. Construir un buen equipo depende de que la comunicación sea efectiva y no interfieran la diferencia de ideas como un atraso para el proyecto.

Los entornos de desarrollo se hacen a través de equipos que aprecian lo que cada miembro aporta. Nunca se debe construir primero el entorno y esperar que el equipo se adapte a él. Por el contrario, será mejor que el equipo configure el entorno sobre el manifiesto de sus necesidades y características individuales.

2. Desarrollar software que funciona, más que obtener una buena documentación.

Este principio número dos hace mención a la idea de un proyecto informático. Sin embargo, aplica para todo tipo de organizaciones porque su concepto radica en la consulta de una buena documentación.

Todo equipo debe tener una buena documentación actualizada para que al modificar cosas no se pierda el trabajo ya adelantado. Un ejemplo práctico son las empresas que prestan servicios de software en línea. Cuando se tiene que arreglar un programa se debe hacer de forma rápida, pues los reclamos de los clientes no se hacen esperar.

Al tener la documentación actualizada no será necesario perder tiempo revisando, sino que se procede a modificarla y poner en marcha el software.

Evitar las fallas es lo que tiene relación este punto con la filosofía ágil. Se debe centrar el tiempo en que el proyecto en ejecución funcione y que toda la información contenida en él sea correcta. También se debe reducir la documentación inútil.

3. La colaboración con el cliente más que la negociación de un contrato.

En todo momento se debe tener una interacción con el cliente. En la mentalidad ágil es importante solucionar los problemas de las personas que adquieren productos y servicios de la empresa.

Actualmente, las empresas manejan consultorías informáticas para permitir que el cliente pueda sugerir funcionalidades. En caso de que el cliente no reciba algunas modificaciones en sus proyectos es posible que desista de las contrataciones con la empresa.

Todo proyecto exitoso necesita la complicidad entre el cliente y el equipo de desarrollo. Siempre que el cliente se sienta parte del equipo el proyecto a ejecutarse caminara hacia el éxito.

4. Responder a los cambios más que seguir una planificación

Este es quizás el principio más importante de la mentalidad ágil. Una empresa u organización cambia constantemente. Su idea es adaptarse a las necesidades que tenga el mercado.

Para hacerlo el equipo encargado de ejecutar un proyecto reorganiza los flujos de trabajo para hacerlos más eficientes. En todo desarrollo de proyectos empresariales surgen cambios y por ello, se necesita tener la flexibilidad de poder adaptarlos.

Las posibilidades económicas de las empresas influyen en los proyectos. Si la empresa tiene un crecimiento positivo el proyecto se agranda y si es negativo este tiende a disminuir. Son muchos los factores capaces de alterar la planificación inicial de un proyecto.

Siempre que un proyecto se adapta a las modificaciones tanto empresa como los clientes no perderán su dinero. Siempre se debe tener la habilidad de responder a los cambios de requisitos los cuales pueden ser:

  • Por presupuesto
  • Tecnología
  • Estrategia

Mentalidad ágil y su importancia para el mundo empresarial actual

Principios que una empresa debe establecer a partir de los 4 valores

Los cuatro valores de la mentalidad ágil han generado consigo una serie de principios que hacen que los procesos de proyectos en organizaciones sean lo suficientemente flexibles. Estos principios son:

  • La prioridad es satisfacer al cliente
  • Se debe dar la bienvenida a los cambios incluso al final del proyecto
  • Hacer entregas frecuentes del trabajo o software en desarrollo
  • El equipo de desarrollo debe trabajar junto con las personas del negocio
  • El proyecto se construye en entornos de equipos motivados
  • Se elaboran diálogos cara a cara para que los proyectos sean efectivos.
  • Todo proyecto debe funcionar para ser considerado progreso
  • Cada proceso ágil promueve el desarrollo sostenido en el tiempo
  • Se debe centrar esfuerzo para mejorar la calidad y así promover la agilidad
  • En la simplicidad está el cambio
  • Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños surgen de los equipos que se han organizado ellos mismos.
  • Se deben hacer reflexiones grupales para ser más efectivo.

Necesidad de la agilidad en el mundo actual

Las diferentes empresas necesitan hacer un aumento considerable en el ritmo en el que se transforman. Teniendo en cuenta entornos tan importantes como el económico, los avances tecnológicos y la incertidumbre los cambios son necesarios.

Cuando se habla de necesidad la innovación rápida es el requisito fundamental para no quedarse atrás de la competencia. Se necesita captar y retener clientes de manera constante para no desaparecer el mercado.

Gracias a tecnologías como la inteligencia artificial y el internet de las cosas, las empresas pueden desarrollar productos y servicios de primera necesidad. La idea al crear un producto es que pueda ser llevado al mercado más rápido que los competidores.

Por otro lado, la agilidad permite aprender de los errores cuando los proyectos en marcha no salen como se esperaba. Las empresas necesitan adoptar la digitalización para construir procesos flexibles y que además sean resilientes para soportar a la competencia.

La tendencia de la mentalidad ágil va mucho más allá de empresas tecnológicas. Actualmente la presencia de líderes digitales como Google, Amazon, Apple, Netflix y otros hacen posible que se modifique las relaciones con los clientes.

La expectativa actual es que el cliente tenga interacción directa en todo lo que se fabrica para venderse en el mercado. Es decir, la accesibilidad de un producto hace que los consumidores lo prefieran si este además tiene la calidad suficiente.

Por otro lado, existen cosas que influyen en el mercado a nivel mundial. Estas pueden ser las incertidumbres políticas y las crisis financieras. Cada día los clientes tienen mayor adaptación a los negocios globales y no a los tradicionales.

La mentalidad ágil y el marketing digital

Los cambios se producen de adentro hacia afuera. Toda empresa debe empezar por educar a sus equipos de trabajo para trabajar de la mano con las nuevas tecnologías. Las formaciones educativas en las empresas necesitan ser constantes.

Como consecuencia de las nuevas tecnologías el escenario competitivo está cambiando rápidamente. Además de ello, la globalización, el acceso a la información y las barreras para entrar al mercado hace que el escenario de la competencia se alce rápidamente.

Constantemente las empresas necesitan evaluar nuevas formas de llegar a sus clientes y generar una confianza que les permita quedarse. Esto genera que se modifiquen las culturas de atención al cliente. El comportamiento de los consumidores ha evolucionado y seguirá evolucionando.

Muchas empresas terminan por no hacer frente al comportamiento de sus clientes y esto hace que desaparezcan. Los clientes se están volviendo muy impredecibles porque el acceso a la información hace que evalúen varias opciones antes de comprar un producto.

Si comparamos los consumidores actuales con los del pasado se puede notar que actualmente las expectativas de los clientes han aumentado. Los clientes no toleran las situaciones injustas por lo que cualquier factor negativo hará que desistan de comprar en una empresa.

Por otro lado, el marketing digital abre las puertas a tener un menor coste por un producto lo que juega un punto estratégico en el movimiento del mercado. Las organizaciones más preparadas han cambiado su enfoque centrándose en la colocación del cliente en su centro de proceso.

Cómo adaptar la mentalidad ágil para aplicar una forma de trabajar

Toda empresa que quiera alcanzar una mentalidad ágil debe ser flexible, adaptable y receptiva con sus clientes. Esto permite que de forma positiva la cantidad de ventas suban y la calidad de los productos también.

No es un secreto que el ritmo acelerado del cambio ha reducido la capacidad de las organizaciones para anticiparse al futuro. Es por ello, que todas las apuestas actuales son a corto plazo.

Las empresas definen estrategias dentro de un plazo no mayor a tres años. En el pasado las empresas hacían estas estrategias de tiempo de 5 y 10 años. Las organizaciones deben cambiar estrategias, operaciones y cultura. Estos tres cambios deben incluir formas diferentes de ofrecer productos y servicios.

Para concluir la observación de las grandes corporaciones en cuanto a la agilidad mental hace que sea necesario la adopción de técnicas internas y externas para lograr mantenerse en el mercado. Planear la sostenibilidad de un negocio es posible cuando se está en constante adaptación de los cambios tecnológicos y de comportamiento de mercado.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir