Modelo La Fageda ¿Se puede ser empresa y proyecto social?

La Fagueda
La Fageda no es solo una fábrica de yogures que ha conseguido una reputación importante dentro de su sector por la calidad de sus productos.

La Fageda no es solo una fábrica de yogures que ha conseguido una reputación importante dentro de su sector por la calidad de sus productos. Esta empresa ha conseguido convertirse en un modelo de negocio estudiado en muchas universidades y centros de negocio por haber sabido combinar con el mayor grado de eficiencia posible una estrategia de marketing adecuada y la sostenibilidad en su producción. Con ello, han logrado ser un modelo de negocio que se ha convertido en un referente para muchos empresarios, no solo del sector de la alimentación.

Los inicios de esta empresa no fueron fáciles, pero después de muchos años de historia los responsables de La Fageda pueden presumir de haber conseguido consolidarse como una de las productoras de yogures con más proyección dentro del mercado español. El triunfo de este proyecto se ancla en conceptos muy variados y atípicos en el mundo de los negocios, pero que han demostrado que juntos pueden dar lugar a proyectos muy viables.

Hoy en día, a pesar de ser conocida por sus yogures de manera principal, La Fageda es una empresa de lácteos que sabe combinar con acierto el respeto a las personas, a los animales y al medio ambiente. Además, se ha convertido en un referente en Catalunya y en toda España por ofrecer trabajo y posibilidades de desarrollo económico a centenares de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental severa que estén en disposición de trabajar. De esta manera, se puede decir que son pioneros en la integración social y laboral de personas con esta problemática, que se ven rechazadas por la mayoría de agentes económicos y sociales.

Compatibilizar este modelo de proyecto de integración social con un negocio que dé resultados económicos viables y que permita ser líder en el mercado español ha sido el germen de lo que se ha bautizado como ‘modelo La Fageda’, cuyo análisis es hoy en día un verdadero referente para todas las organizaciones que quieren ir más allá en su planteamiento de trabajo y conseguir la viabilidad y autonomía económica con un proyecto realmente de éxito.

Por supuesto, este éxito económico no ha implicado nunca la renuncia a los valores y creencias, tanto personales como institucionales, de trabajo en equipo e inserción social que hicieron nacer La Fageda.

La Fageda nació en el año 1982 en la comarca gerundense de La Garrotxa. Desde entonces, su fundador Cristóbal Colón y su mujer trabajan para que esta cooperativa consiga seguir dando trabajo a los discapacitados y enfermos mentales de los pueblos de la zona. Aunque su objetivo no fue convertirse en una empresa de éxito, sí que es verdad que han conseguido ser un referente en la fabricación de yogures y que ahora han expandido su ámbito de influencia a las mermeladas y helados, convirtiéndose en una de las empresas lácteas más consolidadas del sector.

La cooperativa ha pasado por las reformas necesarias para adaptarse a su nueva situación y ha sabido invertir en la tecnología y los espacios adecuados para poder mejorar su producción sin tener que abandonar sus instalaciones originales. Además, en los últimos tiempos se ha mostrado abierta a la posibilidad de inversiones externas, que les ayuden a mejorar el negocio con una entrada de capital importante.

Asimismo, el principal potencial de esta empresa es su inversión en equipos humanos. La apuesta de su fundador, psicólogo clínico de formación, por integrar a las personas con problemas mentales en el trabajo con animales se convirtió en un proyecto social ambicioso para el que la necesidad de estructurar una empresa consolidada como soporte era fundamental. Su objetivo principal era, de hecho, que La Fageda dejara de ser una institución mental para convertirse en un puntal económico de la comarca. Y los resultados avalan el éxito de su trabajo: producen nada menos que 55 millones de unidades de yogur al año. De hecho, ni tan solo la crisis económica por la que pasa el país desde hace años les ha afectado de manera especial.

Los inicios del proyecto sí que fueron duros para los responsables de La Fageda, porque necesitaron aprender a desarrollar una empresa y también las capacidades de sus empleados, no todos con el mismo nivel de cognición para desarrollar un mismo trabajo. El gran triunfo de esta empresa ha sido saber sacar lo mejor de cada empleado, partiendo de sus posibilidades y carencias, para conseguir desarrollar un trabajo brillante en todo momento.

De esta manera, La Fageda se ha convertido en un ejemplo de empresa con responsabilidad social corporativa, capaz de hacer ver a las personas que un trabajo bien hecho puede ser la fuente del éxito.

En la actualidad, la Fageda compite sin problemas en los supermercados por el mismo público objetivo que Danone, ofreciendo un producto de calidad y capaz de seducir al consumidor más exigente. Con una facturación de 15 millones de euros en 2013 y más de 55 millones de yogures vendidos al año, su principal objetivo sigue siendo mejorar las condiciones de sus empleados

El yogur de la granja que vende esta empresa está elaborado con leche de 430 vacas cuidadas hasta el extremo de que cada día escuchan música barroca. Sus 18 referencias son de las más codiciadas en los establecimientos de alimentación. En 2009 la empresa empezó a elaborar helados a base de yogur elaborado en su granja y, tres años después, amplió su negocio a la elaboración de mermeladas y conservas con el mismo éxito.

La Fageda ha conseguido lo que, a priori, puede parecer una misión imposible para la mayoría de empresas españolas: aunque solo opera en Catalunya, ocupa puestos de liderazgo en el ranking de empresas de alimentación a nivel estatal. De hecho, el ranking Merco, que mide la reputación corporativa, le asignó en el 2014 la tercera posición dentro del sector y, además, la consideró la novena más responsable de todo el Estado. Asimismo, dentro de la clasificación general de empresas la situó en un remarcable puesto número 25.

Los resultados de Merco sitúan a La Fageda tan solo por detrás de Danone y Nestlé como una de las empresas españolas con mejor reputación corporativa. Sin duda, un gran reflejo del prestigio que ha conseguido esta fábrica de productos lácteos, ya que este ranking se organiza en base a la opinión de colectivos como sindicatos, ONG, periodistas, catedráticos, asociaciones de consumidores, estudiantes universitarios, responsables de recursos humanos, antiguos alumnos de escuelas de negocio y trabajadores de las 100 empresas Merco.

El futuro de La Fageda se presume igual o más positivo que su realidad actual. Los responsables de la fábrica han optado por evitar el estancamiento del negocio fomentando la inversión para renovar sus instalaciones de producción. De esta manera, se espera contar con los recursos suficientes para seguir mejorando y ampliando la producción de lácteos y mermeladas con el sello de La Fageda. Se espera que hasta el 2019 se destinen 10 millones de euros para renovar la fábrica de yogures y lácteos, así como las instalaciones secundarias que la abastecen. Una de las acciones más destacadas que ya se han llevado a cabo es la construcción de una nueva nave de frío, destinada a contener nada menos que 2 millones de yogures.

Asimismo, los resultados a nivel laboral también son igualmente destacables. Los datos del 2013 demuestran que La Fageda facturó un 18% más que el año anterior y que la mayoría de estos ingresos proviene de la sección de yogures y postres. Asimismo, los helados y mermeladas, así como otras actividades como la jardinería completan los casi 14’5 millones de euros de facturación de la empresa. Estos buenos resultados también se traducen en un aumento del número de empleados. A finales del año 2013, la empresa contaba con 277 empleados, de los que 154 son personas con certificado de discapacidad mental o intelectual.

El futuro de La Fageda pasa por el lanzamiento de productos cada vez más específicos, destinados a un target selecto de personas adultas con conocimientos culinarios y gastronómicos. Un buen ejemplo de este tipo de expansión comercial son sus mermeladas, que actualmente cuentan en el mercado con 16 variedades de sofisticados sabores y 4 familias para maridar. Estas están pensadas para combinar con arroces, pastas y ensaladas para crear platos únicos y todas ellas están realizadas con frutas y verduras de la mejor calidad. Tan solo esta división de La Fageda da trabajo en el año 2015 a 22 personas.

En definitiva, el modelo de trabajo que ha llevado a La Fageda a convertirse en una de las empresas de referencia del Estado Español pasa por fomentar la especialización del trabajo según las capacidades de cada empleado, la creación de productos de calidad capaces de superar las expectativas de los clientes y la aplicación de continuos planes de expansión, tanto a nivel de instalaciones como de producto, que garantizan la evolución continua de la marca. Siguiendo estas premisas, La Fageda ha conseguido convertirse en un referente dentro de la producción del sector de la alimentación, figurando en los primeros puestos de las listas de empresas mejor valoradas a nivel estatal.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir