Música o radio en la oficina

Música o radio en la oficina
Ambiente laboral: desvelamos la verdad de los beneficios de escuchar música en la oficina

El trabajo de oficina con la vista puesta en un ordenador o dispositivo electrónico durante horas, interrumpido sólo por un sinfín de reuniones y llamadas telefónicas que atender, puede llegar a resultar agotador y estresante, a la vez que monótono, si no se introducen de algún modo incentivos que resulten psicológicamente estimulantes.

Un incentivo no exento de polémica es escuchar música en la oficina, tanto si se hace de manera individual con auriculares como si se trata de una música ambiente que todos pueden escuchar en el centro de trabajo. 

En este sentido es frecuente la confusión y la discusión entre los trabajadores y gerentes de oficinas en relación con los beneficios de escuchar música en el lugar de trabajo. En esas discusiones hay quienes ponen en duda de qué manera podría ayudar que los trabajadores escuchen música durante la jornada laboral; pero por contra hay quienes apoyan esta medida como algo innovador, fresco y alentador.

¿Es recomendable escuchar música en la oficina?

Lo primero que se debe saber, antes de hacer esta pregunta, es que la música ayuda a estimular el cerebro del ser humano.

Cualquier persona escucha música y esta empieza cuando está en el proceso de gestación. Ya que un bebé es totalmente capaz de responder a melodías en sus primeros meses de vida. Puesto que ya un bebé, durante este periodo, memoriza cada uno de los sonidos que percibe desde el vientre. Incluso, en esta etapa, es mediante melodías tranquilas y/o los latidos de su madre con lo que llega a un estado estable de relajación.

Y es que más de un estudio científico verificó que la música con sonidos plácidos nos transmite paz y nos relaja de una forma exponencial.

¿Hasta qué punto esto es favorable?

Mucho depende de qué actividades se desarrollen en el día a día y no únicamente en el ambiente laboral. Así como también influye en qué medida una persona, fuera o dentro del trabajo, esté bajo presión o estrés.

Cuando las labores siguen una mecánica continua, seguramente, con un ritmo más ligero, se alimente la motivación para seguir sin dificultad. Puesto que, con un ritmo que haga sentir mayor confort o diversión, toda labor se llevará a cabo con la mayor satisfacción.

En cambio, cuando las labores requieren del intelecto y de las habilidades de la persona, es recomendable una melodía más tranquila. Pues con excesivo ritmo logrará mayor distracción.

Bien es sabido que la música amansa, incluso, a la persona más feroz. Pero se debe cuidar la música que se escucha. Pues existen diferentes géneros para cada acontecimiento o situación.

¿Concentración afectada?

Al igual que muchos otros conceptos u opiniones, que escuchar música sea un aliciente para la pérdida de concentración es falso.

No hay ningún estudio que afirme que afecte a la concentración, siempre y cuando no se abuse de melodías que no sean expresamente adecuadas.

Cada circunstancia lleva consigo un género admitido de música, siguiendo unos parámetros o un protocolo que, de ser ejecutados de la forma correcta, evitarán contratiempos y sufrir carencia de concentración.

Siempre se deben respetar los horarios de trabajo y salud. Sin ocasionar, por audiciones inoportunas, un altercado tal que pueda afectar el estado en la empresa.

¿Cómo saber si uno está escuchando la música adecuada?

Evidentemente, depende de qué labor esté uno llevando a cabo. Pero, para las labores del ambiente laboral, lo más recomendable es escuchar melodías libres de letra.

Instrumentales ricos, como los de orquestas, podrían ser los más idóneos. Transmitiendo no solo positivismo, sino también fomentando la concentración.

¿Hay lugar para el aumento de productividad en la música?

Sin duda, una de las mejores acciones que podemos hacer, aparte de alimentar la mente humana de conocimiento, es darle placer mediante la música.

Cuando se escucha una melodía agradable, a su vez, la productividad personal se incrementa, puesto que hace sentir bien a las personas y, por tanto, trabajan en mayor profundidad y con más ganas.

Otro punto a favor es el efecto de los ritmos repetitivos. Pues el cerebro humano los memoriza con rapidez. El cerebro humano trabaja produciendo un neurotransmisor más conocido como dopamina.

La dopamina se encarga de proporcionar un importante y notable placer. Por esta razón, escuchar música en la oficina, con ritmos repetitivos y familiares, día a día y mientras desarrollamos nuestras actividades, será ampliamente favorable.

Otros datos destacables

La música estimula el ritmo cardíaco. Así como también nos ayuda a ampliar el nivel de concentración y memoria.

La música mantiene al ser humano despierto y receptivo. Por ejemplo, cuando un trabajo es creativo, el silencio absoluto podría ofrecer una carencia de imaginación. Por eso, la música podría fomentar al aumento de ideas y mejorar la técnica creativa.

Pero, en cambio, para una lectura o algún trabajo que requiera destreza y atención, lo recomendado es hacerlos en un lugar libre de distracciones, con buena iluminación y en silencio. Ayuda a evitar fallos o la falta de comprensión y proporciona una compensada ligereza para mantener conversaciones críticas constructivas.

Pero, como se ha mencionado anteriormente, hay que optar por los ritmos repetitivos y fáciles de memorizar y percibir. Aunque haya algunas melodías que agraden, conviene evitar caer en tentaciones como tararear, pararse y bailar.

Algunos beneficios de poner música en la oficina

Uno de los de mayor peso es su notable reducción de la sensación y del padecimiento de estrés temporal o crónico. Puesto que, con la música en la oficina, se logra evitar concentrar la atención auditiva a otros ruidos más molestos. Tomando como prioridad únicamente esa melodía y sus labores.

Entre los ruidos de mayor molestia, se pueden encontrar las conversaciones de otras personas del ambiente laboral, los teléfonos sonando u otros ruidos de la oficina o del edificio donde esta se encuentre.

También, con la música en la oficina, se logra mantener estable el sentido del humor, el bienestar de cada persona y las ganas por ofrecer calidad y productividad en su puesto.

Cuando una persona siente más ganas de dar lo mejor de sí misma, la rutina laboral no se hace tan pesada, sino que, al contrario, sentirá un ambiente laboral más agradable.

Cabe destacar que no es imprescindible mantener, de forma continua, la música puesta, sino que, únicamente, hay que conectarla en momentos esporádicos.

Puesto que también la mente puede llegar a sentir cansancio o fatiga al centrarse en melodías de forma constante. Pero, en momentos de mayor intensidad laboral, se agradecerá, puesto que ayuda sustancialmente a la productividad.

Uno de los puntos que más destacan varios profesionales es que la música fortalece las relaciones personales y profesionales. Fomenta una comunicación más sólida y fluida entre las partes.

Gracias a escuchar activamente melodías repetitivas, la persona se acostumbra enseguida a realizar una gestión más eficaz.

Un requisito imprescindible, para llevar a cabo ciertas labores en una oficina, es mantener una actitud firme. La música hace que una persona sienta mayor confianza en sí misma y, por tanto, su actitud se verá favorecida para desarrollar cualquier actividad o relación empresarial.

Música y lenguaje

Un estudio demostró que hay un proceso entre la música y el lenguaje. Está comprobado que, en las personas diestras, el lado izquierdo está más unido al lenguaje que el lado derecho.

Algo que también se afirmó es que la música que se escucha va pasando por un proceso enviado a los hemisferios derecho e izquierdo.

Pero todos los beneficios que atrae escuchar música en la oficina están ligados a la investigación que llevó a cabo el método de comunicación que se adapta a la diversidad de las emociones humanas. También descifra el significado de cada una de ellas.

Los sentimientos que se experimentan en un ambiente laboral con música han de contribuir a aumentar la productividad de todos los trabajadores. Puesto que se transmite, debido a permanecer en el mismo lugar.

Conclusión

Emociones; habilidades prácticas y técnicas; teorías relacionadas con la mente humana; expresiones; habilidades formativas, matemáticas y lingüísticas; toma activa de decisiones; aumento en la flexibilidad cognitiva y emocional; memoria avanzada; atención; mayor gestión del tiempo; creatividad…

Son razones, entre muchas otras, por las que la música en la oficina puede llegar a fomentar y favorecer sobremanera, desde el primer día en el que se aplique, un horario establecido para su audición.

La mayoría de las personas quieren llegar a casa y afirmar haber tenido una gran jornada de trabajo, llena de productividad y conscientes de su satisfacción con el trabajo diario. Independientemente de si ésta es monótona o con poca diversidad de acciones.

Es posible afirmar que, efectivamente, escuchar música en la oficina es una técnica favorecedora para el ambiente laboral. Unas de las músicas más recomendadas para una oficina son el reiki y las que tienen ritmos sosegados.

Manteniendo esto, se lograrán armonía y productividad, además de una satisfacción indudable en cada puesto.

Formación relacionada

Comentarios (2)

Responder

Sandra Marlen

Enviado el

A mi me encanta la música, sobre todo la del género trap, escuchar música en el curro es muy diferente a la rutina.
https://muhotrap.com
Responder

Brian

Enviado el

Hola Jesus, no he podido encontrar la fuente de información de este artículo. ¿Dónde esta? Muchas gracias

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir