New Green Jobs: técnico en sostenibilidad ambiental

New Green Jobs: técnico en sostenibilidad ambiental
El ‘Empleo Verde’ se basa en los mismos principios que la economía sostenible o, al menos, en el mismo sentimiento de fondo que esta y trasforma las actividades económicas en todo su proceso.

Economía y medio ambiente son conceptos analizados, a nivel económico y formativo, desde hace mucho tiempo, pero los cambios en la concienciación de la sociedad hacen que se produzca un análisis aún más exhaustivo de los efectos que provoca la actividad económica en el medio ambiente.

La actitud de la sociedad e introducción paulatina de la educación ambiental generan un nuevo modelo de demanda basado en economías sostenibles, capaces de tener el mismo nivel de productividad y con el menor impacto posible. Es decir, economías eficientes, al menos, desde el punto de vista ecológico. Este modelo, que quiere evitar las graves repercusiones provocadas, hasta ahora, por las distintas actividades y los medios de producción (contaminación atmosférica, cambio climático, etc.), explica el surgimiento del concepto Empleo Verde o Green Jobs.

Empleo Verde

El ‘Empleo Verde’ se basa en los mismos principios que la economía sostenible o, al menos, en el mismo sentimiento de fondo que esta y trasforma las actividades económicas en todo su proceso. Se busca la involucración en el control, la minimización, la corrección y la prevención del impacto ambiental, para que, por medio del uso de acciones sostenibles, se alcance un uso eficiente de los recursos naturales. Se ha de dar prioridad, siempre que sea posible, a aquellos que son renovables, en detrimento del uso de los combustibles fósiles.

La actividad del técnico en sostenibilidad ambiental se desarrolla en aquellas actividades que, como define la OCDE: “producen bienes y servicios para medir, prevenir, limitar, minimizar o corregir el daño ambiental al agua, aire y suelo, así como problemas relacionados con los residuos, el ruido y los ecosistemas. Esto incluye tecnologías, productos y servicios que reducen el riesgo ambiental y minimizan la contaminación y el uso de recursos”.

De esta definición surgen 36 actividades diferentes, que pueden clasificarse en tres niveles:

Nivel 1. Se subdivide en otros tres grupos, según el propósito ambiental de los bienes y servicios que se producen con el trabajo y la facilidad con la que puede evaluarse estadísticamente.

Gestión de contaminación: aquí se incluyen aquellos servicios y bienes con finalidades claramente ambientales, pues resulta fundamental reducir el impacto ambiental y es posible identificarlos fácilmente, en términos estadísticos.

Tecnologías y productos limpios: forman parte de este grupo los servicios y bienes que son capaces de reducir o eliminar el impacto ambiental negativo, aunque no se trate de los objetivos principales. Pueden cuantificarse estadísticamente, pero resulta muy costoso o difícil de conseguir.

Gestión de recursos: servicios y bienes que están relacionados con la protección ambiental, pero cuyo objetivo principal no es dicha protección.

Nivel 2. Diferencia las actividades productivas, ya sean estas: provisión de servicios, construcción e instalación o producción de equipos y materiales.

Nivel 3. En este, se agrupan las actividades principales en materia de protección ambiental: gestión de efluentes, control de contaminación del aire, tratamiento y limpieza de suelos y agua, gestión de residuos sólidos y control de ruido y vibraciones.

Para lograr que el ambicioso proyecto del ‘Empleo Verde’ consiga ser una realidad, se precisan la participación y colaboración de los países que integran la UE, la cual ha dado varios pasos en esta dirección. La Comisión Europea y, más especialmente, el CEDEFOP (Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional) han establecido la iniciativa denominada ‘Green Employment Initiative’, con la cual sientan las bases del modelo económico a seguir, buscan las mínimas emisiones y redefinen las actuales cualificaciones profesionales. Las adaptan al nuevo perfil, que debe incluir los criterios propios de la sostenibilidad ambiental.

Además de esto, la iniciativa se incluye dentro del programa de formación del propio CEDEFOP, con el que se busca conseguir que aquellas personas que están desempleadas encuentren un empleo, gracias al uso de políticas de educación y formación profesional.

Aplicación y salidas profesionales

La persona que consiga esta titulación será capaz, en función de su especialidad, de realizar su profesión en los siguientes sectores:

  1. Investigación y desarrollo: Su finalidad es la búsqueda de conocimientos con los que poder formular nuevas aplicaciones en el ámbito de la protección ambiental y gestión de recursos.
  2. Servicios ambientales a empresas y entidades: Realiza servicios de asesoría ambiental (consultoría, ingeniería y auditoría ambiental) que tienen que ver con las funciones y necesidades que tenga la empresa o entidad.
  3. Educación, formación e información ambiental: El profesional se dedica a la formación, educación y difusión de información sobre el medio ambiente y realización de actividades de sensibilización social y demás campañas de análoga similitud.
  4. Administraciones públicas: Realiza funciones de gestión, regulación, administración y otras actividades que tienen que ver con el apoyo a la toma de decisiones, en el ámbito de la protección ambiental y gestión de recursos.
  5. Control y prevención de la contaminación acústica: El objetivo de este sector es llevar un control exhaustivo que busque minimizar y prevenir el ruido que proviene de la industria, los transportes, las zonas residenciales y los lugares públicos (principalmente).
  6. Gestión de espacios naturales: Las funciones a realizar son todas aquellas relacionadas con los servicios ambientales de planificación, conservación y recuperación de especies animales y vegetales, así como con los hábitats y ecosistemas.
  7. Gestión del agua: El profesional realiza funciones encaminadas a minimizar el consumo de agua, por medio de la modificación de procesos productivos; y/o sustitución de agua, por otros medios que hacen uso de tecnologías integradas.
  8. Gestión de áreas forestales: A esta labor pertenecen todas las acciones dirigidas a la protección, la restauración, la mejora y el aprovechamiento de montes. Incluye la labor de repoblación, corrección de cauces, tratamiento de masas boscosas o proyectos de restauración hidrológico-forestales.
  9. Energías renovables y eficiencia energética: Se basa en la investigación de medios alternativos con los que generar energía y minimizar el uso de los recursos fósiles, en favor de recursos renovables con mínimo o nulo impacto ambiental.
  10. Control y prevención de la contaminación atmosférica: Busca prevenir y reducir las emisiones y concentraciones de contaminantes, lo que incluye la instalación y el mantenimiento de equipos y procesos de control de contaminación.
  11. Tratamiento y depuración de aguas residuales: Controlar y prevenir las aguas residuales y reducir su descarga sobre las aguas superficiales. Además, incluye la realización de servicios que persiguen ajustar las aguas receptoras de efluentes con estándares de calidad existentes y la reutilización de aguas.
  12. Gestión, tratamiento y reciclaje de residuos: En este sector, el objetivo es la prevención de la generación de recursos y reducción de los efectos adversos que estos tienen sobre el medio ambiente. Esto incluye la medición, la recolección, el control, el transporte, la separación, la clasificación, el tratamiento, la gestión y el almacenamiento de residuos.
  13. Control y prevención de la contaminación del suelo: La labor a realizar es la prevención de filtrado de contaminantes al suelo, así como su seguimiento, control, limpieza y descontaminación. Se evitan, a su vez, la acción de la erosión y salinización y otros tipos de degradación física contra el suelo.

Pero todo esto no es posible, si los países miembros no se muestran partícipes activos de las pretensiones de la UE. Por ello, en España, surgió el proyecto ASSURE.

ASSURE

Está financiado por el Programa de Aprendizaje Permanente de la Unión Europea ‘Leonardo Da Vinci’ y se desarrolla por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, que, a su vez, promueve el desarrollo de este tipo de perfiles profesionales, por medio del uso del desarrollo curricular en ciertos módulos y ciclos formativos.

El objetivo concreto de la puesta en marcha de ASSURE fue el análisis de las posibilidades que ofrece la creación del nuevo perfil profesional (técnico en sostenibilidad ambiental), además de proponer la definición de un currículo y contenidos formativos mínimos, para que, de resultar una opción viable, pueda reconocerse como cualificación profesional.

Es una forma más de promover las iniciativas que buscan un medio ambiente sostenible, pero destacando la importancia de trabajadores cualificados y teniendo en cuenta que deben contar con las herramientas adecuadas (formación), para que su labor dé como resultado la capacidad de promover la mejora ambiental continua, así como la sostenibilidad en empresas y organizaciones.

Pese a no existir la cualificación específica de “técnico en sostenibilidad ambiental”, se produce formación en niveles postsecundarios y las enseñanzas superiores, pero esto no basta para cubrir un nicho de mercado creciente y que carece de profesionales adecuados para atender las necesidades presentes que se demandan. Por ahora, lo fundamental es formar a técnicos que se desenvuelvan en aquellas áreas que resultan prioritarias: calidad ambiental de edificios, energías renovables, cambio climático, conservación de suelos, movilidad, sostenibilidad en los productos y gestión de residuos sólidos urbanos. Los expertos aseguran que, en estos sectores, existe una oportunidad real de empleo. Los más prometedores son la evaluación de edificios y gestión de residuos. No obstante, todos forman parte de un mercado nuevo en expansión.

Hay que destacar que uno de los logros que ha tenido este proyecto ha sido la creación de una red europea de formadores y educadores en materia de sostenibilidad ambiental para propiciar el intercambio de experiencias, de forma que se vea enriquecida la labor de los participantes y sirva de ayuda mutua en la resolución de posibles conflictos o dificultades que puedan presentarse.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

guayo

Enviado el

esta bien todo lo escrito

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir