No estamos locos. Telefónica compra Canal Plus y vende O2

Telefónica compra Canal Plus
Los movimientos de los últimos meses de Telefónica pronostican y confirman la nueva estrategia empresarial de la multinacional española ¿Y ahora qué?

Los movimientos de los últimos meses del Grupo Telefónica pronostican y confirman la nueva estrategia empresarial de la multinacional española. Presente en 21 países del mundo y con una base de clientes que supera los 316 millones de clientes, la compañía tiene entre sus objetivos establecerse como la “Telco Digital” que no solo impulse sino que también lidere la transformación digital de la sociedad actual.

El propio grupo explica en su página web corporativa los fundamentos de esta nueva estrategia con la que Telefónica pretende poner los avances tecnológicos a disposición de sus clientes, asociando su marca con el desarrollo y la innovación. Así lo demuestran los últimos proyectos en los que Telefónica trabaja dentro de su apuesta por el emprendimiento. Wayra, la aceleradora de start-ups, o los programas Think Big y Talentum, enfocados en impulsar el talento de los más jóvenes, son sólo algunos ejemplos. No obstante, si bien estos esfuerzos resultan importantes dentro de la estrategia de diversificación de la compañía, son cuatro las líneas de trabajo en las que Telefónica pretende centrarse en su afán por convertirse en la “Telco Digital” de referencia:

  1. Desarrollo de productos e innovación: se trata del desarrollo de productos y servicios propiedad del grupo que se realiza, fundamentalmente, a través de Telefónica I+D. Se trata de uno de los primeros centros privados en invertir en Innovación y Desarrollo y que desde 1988 trabaja en los productos y servicios más avanzados del Grupo Telefónica a través de nuevas ideas, conceptos y métodos de trabajo.
  2. Alianzas y capital de riesgo: en aquellos casos en los que Telefónica no tiene la capacidad suficiente para crear productos y servicios por sí sola, la compañía tiene prevista las asociaciones yo adquisiciones de grandes y pequeñas empresas que le proporcionen los conocimientos y técnicas necesarias para el desarrollo de dichos productos. Como veremos más adelante, fue este el caso de la compra de Tuenti o, más recientemente, de Canal Plus.
  3. Nuevos servicios digitales: el objetivo radica en el lanzamiento al mercado de nuevos productos y servicios en sectores clave, como puede ser la tecnología M2M, enfocada a mejorar la comunicación inteligente entre máquinas y aumentar, así, la calidad de vida de sus usuarios; la salud electrónica, que denominan eHealth y a través de la cual el Grupo Telefónica pretende transformar el modelo sanitario en uno más conectado mediante aplicaciones y dispositivos; los servicios financieros, que desde Londres diseñan diferentes soluciones financieras adaptadas a sus clientes y que, en España, incluyen seguros, tarjetas co-branded y el adelanto de saldo; o la computación en la nube, enfocada en el almacenamiento digital de los contenidos en Internet y en el impulso de la productividad empresarial a través de herramientas desarrolladas específicamente para este fin.
  4. Nuevas áreas de operaciones: entre las que se incluyen los nuevos negocios en campos como el Big Data o el lenguaje HTML5. A través de Telefónica Dynamic Insights, perteneciente a Telefónica Digital, el grupo recopila los datos acumulados y anónimos procedentes de la telefonía móvil con el objetivo de responder preguntas como si el pago por estacionamiento en calle ayuda a favorecer la rotación de coches y, por tanto, reduce el tráfico o si, por el contrario, disuade a los conductores de acceder a este tipo de zonas y, como consecuencia, de comprar en los comercios de la zona.

Uno de los principales objetivos del Grupo Telefónica, situado dentro de su estrategia de diversificación, se centra en los contenidos. Para comprenderlo mejor, es necesario atender a los tres valores principales de la compañía: Discover, Disrupt, Deliver.

  • Discover: Telefónica desea descubrir y conocer cuáles son las necesidades incipientes de sus clientes para enfocar sus nuevos productos y servicios hacia las mismas.
  • Disrupt: relacionado con el valor anterior, Telefónica quiere ser líder en el cambio tecnológico de la sociedad y generar un antes y un después en el mundo que se conoce hasta ahora.
  • Deliver: significa llevar la tecnología al mayor número de hogares posible en todo el mundo, ampliando así su cartera de clientes.

Conociendo estos valores, resulta aún más comprensible la apuesta de Telefónica por los contenidos y la adquisición del 100 % de Canal Plus tras la compra, en los últimos meses, de las acciones de PRISA, poseedora del 56 % de la compañía, y Mediaset, de un 22 %. En un análisis aún más profundo de este movimiento es fácil encontrar en él los valores anteriormente mencionados:

DISCOVER

La sociedad española reclama el acceso a los contenidos culturales, especialmente cine y series de televisión de primera calidad a un precio reducido. Una necesidad también importante desde el punto de vista del sector audiovisual, especialmente afectado por la piratería de sus contenidos. En este sentido, es importante recordar que el 84 % de los contenidos culturales consumidos en España procede de la descarga ilegal de los mismos. Canal Plus se situaba como la compañía líder en televisión de pago, tanto por el número de abonados como por la calidad de sus contenidos, que incluían la exclusividad de series de televisión especialmente valoradas por el público: Juego de Tronos (producida por HBO), Breaking Bad (AMC) o House of Cards (Netflix). La compra de Canal Plus conlleva también la adquisición de estos contenidos y la exclusividad de los mismos, un valor que Telefónica ha defendido especialmente en el lanzamiento de Movistar Series.

DISRUPT

Tras comprar Canal Plus, el Grupo Telefónica cuenta con todos los ingredientes para convertirse en líder indiscutible de la televisión de pago en España. La oferta que Telefónica propone con Movistar Series constituye, sin lugar a dudas, un fuerte golpe sobre la mesa, ya que ofrece contenidos deseados por los  usuarios a precios tan bajos que resultan inalcanzables por sus principales competidores en el sector de la televisión de pago (Wuaki o Nubeox, por poner algunos ejemplos).

DELIVER

Con esta propuesta, Telefónica logra posicionar su marca Movistar como referente del sector en España y aumentar su base de usuarios abonados en un 140 % únicamente en 2014.

El Grupo Telefónica tiene claro que, para diferenciarse de sus competidores y lograr el mayor posicionamiento en el mercado, no solo es necesario ofrecer la mayor velocidad en Internet al menor precio sino también contar con productos y servicios exclusivos.

Entre sus principales objetivos de hace algunos años se encontraba conseguir que la mayoría de sus clientes contratasen un producto 4play, es decir, que incluyese teléfono fijo, Internet fijo, teléfono móvil e Internet móvil. Sin embargo, sus tarifas y productos no terminaban de convencer a los más jóvenes, que en esos momentos navegaban por una red social llamada Tuenti. Una vez conseguido un público objetivo con un alto 'engagement' hacia esta marca, Telefónica lanzó Tuenti Móvil, con tarifas para los más jóvenes. Lo mismo ha ocurrido con la adquisición de Canal Plus, el alcance del público objetivo interesado en los contenidos y el lanzamiento de Movistar Series. El objetivo es que sus clientes contraten ahora un producto 5play, es decir, que también incluya la televisión.

Sin embargo, existe un dato que contrasta con todo lo mencionado anteriormente y es que a pesar de la apuesta del Grupo Telefónica por la innovación tecnológica y su interés en convertirse en la principal “Telco Digital”, recientemente se ha conocido la venta de su filial británica O2 al grupo hongkonés Hutchison por unos 13.500 millones, a la que ya vendió en 2013 su filial irlandesa. Con este movimiento, Telefónica conseguirá disminuir notablemente su deuda, pero también desvela que entre los mercados prioritarios para su negocio no se encuentra Reino Unido. El principal motivo radica en la concentración de servicios que vivirá el sector en los próximos meses.

Hasta el momento, BT se situaba como líder de la telefonía fija e Internet y Sky en los contenidos y la televisión de pago. El mercado de móviles se lo repartían EE (con Orange y T-Mobile), Telefónica (con O2) y Vodafone. Sin embargo, BT ha comenzado a invertir en contenidos y negocia la compra de EE, movimientos que auguran los mismos objetivos que Telefónica tiene en España: lograr el 5play de sus clientes. Tras intentar un acuerdo con BT que, finalmente, no se ha producido, a Telefónica solo le quedaban dos opciones: comprar otro operador y aumentar su deuda o marcharse del mercado británico.

En España, el posicionamiento del Grupo Telefónica es bien distinto. Su estrategia de diversificación está comenzando a dar sus primeros frutos y, salvo que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) prohiban finalmente la compra de Canal Plus, todo lleva a pensar que Telefónica continuará afianzando en los próximos años su liderazgo con la marca Movistar como su principal abanderada. Será necesario analizar los movimientos de sus principales competidores cuando quede aprobada la compra de Canal Plus.

Por su parte, Vodafone ha comenzado a dar sus primeros pasos con la adquisición de ONO. No cabe duda de que la llegada de Netflix o de la televisión de pago de Amazon serán determinantes en los movimientos futuros de ambas compañías, un futuro al que Telefónica ha decidido empezar a asomarse.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir