Nueva norma para ecoetiquetado: ISO 14024:

Nueva norma para ecoetiquetado: ISO 14024:
Con la nueva ISO 14024:2018, se establecen las bases y los criterios para el etiquetado ecológico, normas, productos, así como entidades de evaluación

A medida que va creciendo la preocupación por el medio ambiente y aumenta la conciencia ecológica, los consumidores buscan más artículos respetuosos con el ecosistema. Como consecuencia de este incremento de las exigencias del mercado, y las nuevas demandas, las marcas incorporan a sus productos palabras como ecológico, verde, natural o reciclado. Sin embargo, no siempre estos términos se usan de manera fiel a la realidad.

El objetivo de la nueva ISO 14024:2018 en este escenario, es crear normas de etiquetado ecológico reconocibles y que generen confianza en el consumidor final. Este etiquetado debe ser claro y fácilmente distinguible, con información de valor y comprensible. Debe ser un elemento diferenciador.

Tipos de etiquetado ambiental que existen en la Unión Europea

Existen tres tipos de etiquetas ecológicas que se explican a continuación.

Tipo III, declaraciones ambientales de producto

Son de carácter voluntario y dan la información sobre el ciclo de vida de un producto. Estas etiquetas indican que están verificadas por un medio independiente. Se trata de una declaración ambiental que da información sobre el impacto ambiental del producto durante toda su vida útil, no solo durante el proceso de fabricación. Estas declaraciones se basan en diversos parámetros en las diferentes etapas del producto, que la metodología de Análisis de Ciclo de Vida calcula, y da información sobre los impactos potenciales en el medio ambiente.

Además, dentro de este grupo, existen etiquetados obligatorios para informar del comportamiento ambiental en una fase del ciclo de vida. El ejemplo más conocido es la etiqueta energética europea, que designa mediante letras la eficacia energética en electrodomésticos, vehículos y edificios. Este sistema es muy apreciado por los consumidores, que pueden comparar entre diferentes aparatos.

Tipo II, auto declaraciones

Son etiquetas que informan sobre determinados aspectos de los productos, que permiten considerarlos como ecológicos. Esta declaración pueden hacerla los fabricantes del artículo, sin necesidad de comprobación externa. El fabricante se hace totalmente responsable de su declaración. Por ello, para mantener la credibilidad debe facilitar los datos que sean necesarios para su verificación, y realizar sus propias auto evaluaciones.

Los requisitos de estas etiquetas se recogen en la Norma ISO 14021. Sin embargo, no se definen símbolos específicos para cada uno de los aspectos ambientales, lo que los hace difíciles de diferenciar e interpretar por los consumidores.

Tipo I, ecoetiquetas

Este tipo de etiquetado indica que el producto ha sido verificado por una entidad externa, que ha comprobado los requisitos necesarios para considerarlo ecológico.

A nivel europeo existe la etiqueta ecológica de la Unión Europea, llamada ECOLABEL. Esta etiqueta es voluntaria y convive con otros modelos nacionales. Consiste en un logotipo con forma de flor. Indica que en la fabricación se limita el empleo de sustancias peligrosas para el medio ambiente y la salud, y que se reduce al máximo el consumo de materias primas, ya que se emplean materiales reciclados. Indica, además, que se mejora el rendimiento y la durabilidad del producto, con lo que se garantiza el ahorro energético. También pueden informar al consumidor sobre la manera más adecuada de utilizar y desechar el mismo.

Con este sistema de etiquetado se pretende fomentar los artículos o servicios con menor impacto en el medio ambiente durante todo su ciclo de vida, es decir, desde el proceso de fabricación hasta el momento en que dejan de utilizarse. Además, las etiquetas ofrecen al consumidor información sobre el producto con base científica, exacta y no engañosa.

Se trata de un instrumento voluntario para las empresas, reconocido y valido en toda la Unión Europea y en Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein.

Por qué surge la necesidad de una nueva norma ISO 14024:2018

Los primeros requisitos internacionales para el etiquetado de artículos y productos ecológicos aparecieron en 1999 con la norma ISO 14024:1999. La ecoetiquetación surgió por la creciente preocupación en cuanto a la protección del medio ambiente. Los consumidores valoran cada vez más los productos respetuosos con el medio ambiente, y se decantan por comprar los artículos ecológicos. Prestan más atención a saber de qué está compuesto, o cómo se ha fabricado, aquello que adquieren.

Cuando las empresas observaron que dicha concienciación ambiental se podía convertir en una ventaja para ciertos productos y servicios, empezaron a incluir declaraciones ambientales y a utilizar etiquetas, como reciclado natural, reciclable, ecológico y de baja energía entre otros términos.

A partir de ese momento, el uso de las etiquetas de Tipo I aparece en productos de limpieza, de jardinería, en mobiliario, ordenadores, papel, ropa, calzado entre otros. De forma que se ha generalizado en el mercado, como elemento diferenciador y un fuerte reclamo para el consumidor. Finalmente, ha pasado de emplearse solo en bienes básicos, como alimentos y productos para el hogar, a llegar al sector de los servicios, como por ejemplo los hoteles.

Esta proliferación de términos empleados como publicidad, ha generado cierta confusión, desconfianza y escepticismo en el consumidor.

Todo esto unido a que las empresas lo han detectado como una ventaja de mercado, debido a la gran demanda por la sociedad, y junto con la mayor implicación de todos los gobiernos en la conservación del medio ambiente, se ha hecho necesaria una nueva normativa para regular algunos de los términos y conceptos mencionados anteriormente. Se busca que el consumidor pueda identificar aquellos productos o servicios probados como ecológicos, y que sea capaz de detectar de forma rápida y con confianza el significado de la etiqueta, así como cierta información relevante.

Principales diferencias y cambios que la nueva versión ISO 14024:2018 introduce con respecto a la anterior ISO 14024:1999

Por todo lo explicado en el apartado anterior, la nueva norma ISO 14024:2018, en primer lugar, aclara los conceptos relacionados con el etiquetado, y establece los principios y los procedimientos para desarrollar programas de etiquetado ecológico del tipo I. Incluye también la categorización de los productos, los criterios ambientales de los mismos y sus características para definirse como ecológicos. Introduce, además, los criterios y normas para evaluar y demostrar el cumplimiento de los requisitos definidos. Por otro lado, establece los procesos de certificación requeridos para otorgar la etiqueta ecológica correspondiente a un producto o servicio.

La nueva versión de la norma ISO 14024 crea un marco riguroso y constituye una guía para las ecoetiquetas. Se refuerza la posición que éstas disfrutan en los diferentes mercados y para una gran variedad de productos y artículos.

La finalidad es, por tanto, asegurar la transparencia y la credibilidad, con información ambiental veraz y confiable en el mercado, mediante la implantación de programas de etiquetado y armonizar los principios y procedimientos aplicables a estos planes.

Esta última revisión tiene también como objetivo reforzar las directrices de los procesos, la información y la documentación utilizada para el ecoetiquetado. También definir las competencias de las entidades de verificación, igualándolos con los requisitos para otros tipos de etiquetas ambientales mencionadas en las directrices anteriores de ISO 14020.

Los principios básicos y las descripciones de la versión original del año 1999 no han requerido ningún cambio ni modificación, ya que describen de forma satisfactoria las funciones que las etiquetas ecológicas Tipo I tienen en todo el mundo. El resultado es un beneficio indudable para todos, se consigue una etiqueta ecológica transparente y que aporta confianza tanto para los consumidores finales, como para los propios fabricantes.

Establece las pautas para el desarrollo de los programas de etiquetas que se otorgan a productos que cumplen una serie de requisitos determinados. Identifican a aquellos con características medioambientales preferibles como, por ejemplo, la etiqueta ecológica europea.

Esta nueva norma anula a la versión anterior ISO 14024:1999 e incorpora la consideración de la calidad de los datos y la competencia de los verificadores entre los principios de los programas, o la inclusión de un apartado de verificación en la descripción de los procedimientos para evaluar y demostrar el cumplimiento de dicho programa.

Se incluye la evaluación de un producto por un tercero, basada en una serie de criterios relacionados con el impacto ambiental de un producto o material a lo largo de todo su ciclo de vida. De esta manera el etiquetado contribuye a la reducción de los impactos ambientales asociados con los productos, su fabricación y su utilización, a través de la identificación de productos que cumplen los criterios específicos de un programa para la flexibilidad ambiental general.

Antes de la nueva normativa, las ecoetiquetas cubrían principalmente los bienes de consumo, pero ahora se ha incluido una amplia gama de servicios, que van desde la restauración hasta compañías de limpieza, que pueden obtener la ecoetiqueta. Esta siempre con base en la citada verificación de los requisitos ambientales por parte de terceros.

Esta actualización de la norma ISO otorga definiciones precisas sobre el uso de los términos informativos en las etiquetas y reglamenta el uso de cada uno, lo cual aportará mayor credibilidad al productor y mayor transparencia para el consumidor final adquiere el producto o servicio.

Como consecuencia el consumidor final tendrá herramientas suficientes para elegir productos o servicios ecológicos sin lugar a dudas sobre las características de los mismos en cuanto al respeto por el medio ambiente.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir