Permisos retribuidos. Deber publico y personal

Permisos retribuidos. Deber publico y personal
Se consideran permisos retribuidos las autorizaciones para faltar al trabajo, durante el tiempo y por los motivos que se prevén en la normativa aplicable, con derecho a remuneración.

Se consideran permisos retribuidos las autorizaciones para faltar al trabajo, durante el tiempo y por los motivos que se prevén en la normativa aplicable, con derecho a remuneración. Se originan cuando se produce un suceso determinado que imposibilita asistir al trabajo, por tanto, están ligados al momento en que se produce este hecho, coincida o no con la jornada de trabajo.

La regulación esta prevista en el artículo 37,3 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores que regula los motivos para ausentarse y la duración así:

  • Quince días naturales en caso de matrimonio.
  • Dos días por el nacimiento de hijo y por el fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando con tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cuatro días.
  • Un día por traslado del domicilio habitual.
  • Por el tiempo indispensable, para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal.
  • Para realizar funciones sindicales o de representación del personal en los términos establecidos legal o convencionalmente.
  • Por el tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto y, en los casos de adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento, para la asistencia a las preceptivas sesiones de información y preparación y para la realización de los preceptivos informes psicológicos y sociales previos a la declaración de idoneidad, siempre, en todos los casos, que deban tener lugar dentro de la jornada de trabajo.

Esta regulación opera como mínimos pudiendo por contrato individual o convenio colectivo mejorarse a favor del trabajador.

Dentro de los permisos reconocidos en el Estatuto de los trabajadores nos vamos a centrar en los de deber inexcusable de carácter público y personal.

Sufragio electoral

El propio Estatuto de los Trabajadores establece dentro de este permiso la ausencia para el sufragio activo, es decir el derecho con el que se nos reconoce la capacidad de votar, la empresa debe adoptar las medidas precisas para que los electores que presten sus servicios el día de las elecciones puedan disponer en su horario laboral de hasta 4 horas libres para el ejercicio del derecho del voto. Estas horas deben ser retribuidas y dentro del horario electoral, aunque su determinación compete a la empresa, como parte de su derecho de organización y dirección.

El artículo 28 de la ley Orgánica del Régimen Electoral general establece que los trabajadores por cuenta ajena y los funcionarios nombrados presidentes o vocales de las Mesas Electorales tienen derecho a un permiso retribuido de jornada completa durante el día de la votación, si es laboral. En todo caso, tienen derecho a una reducción de su jornada de trabajo de cinco horas el día inmediatamente posterior.

Asistencia a Juicio

Los tribunales en relación con la asistencia a juicio, vienen entendiendo que constituye un deber inexcusable y personal la comparecencia como miembro de un jurado, la comparecencia como testigo, o la comparecencia como parte si ha sido citada para la prueba de interrogatorio, ya que en caso de incomparecencia injustificada podrá ser tenido por confeso en la sentencia.

Por el contrario, no tiene la consideración de deber personal e inexcusable la asistencia a juicio como demandante si no ha sido citado para la prueba de interrogatorio de parte, ya que el trabajador puede hacer uso de las facultades de representación que le confiere el artículo 18 de la Ley Ordenadora de la Jurisdicción Social, tal y como señala la Sentencia del TSJ Madrid de 13 de julio de 2004.

Permiso para acudir con un hijo menor de edad a una consulta médica

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia Sala de lo Social en su sentencia de 14 de julio de 2017 entiende que la obligación de velar por los hijos y el cumplimiento de los deberes de la patria potestad recogido en el articulo110 del Código Civil, publicado por Real Decreto de 24 de julio de 1889., es una obligación de naturaleza privada y no pública y no se trata de un deber personal, al ser sustituible por delegación, y, en cualquier caso, la asistencia a la consulta médica podría hacerse por el padre y no necesariamente por la madre, al ser compartidas las atribuciones de la patria potestad, siendo por tanto una mejora voluntaria.

Donación de sangre

El articulo 4 Real Decreto 1088/2005, de 16 de septiembre, por el que se establecen los requisitos técnicos y condiciones mínimas de la hemodonación y de los centros y servicios de transfusión.

El empleo del tiempo necesario para efectuar una donación de sangre será considerado a todos los efectos como cumplimiento de un deber de carácter público y personal

Otros supuestos

La tramitación de un documento indispensable como es el D.N.I., Pasaporte, Carnet de Conducir…si no se puede realizar más que en horario coincidente con la jornada laboral, estaríamos ante un supuesto de deber público de carácter temporal inexcusable y, en consecuencia, constituiría una licencia retribuida por tal motivo.

La asistencia a notaria para firmar una escritura, no sería un deber público y personal pues siempre es posible apoderar a un representante.

En cuanto a los requisitos formales hay que señalar que aun existiendo motivos legales o convencionales que justifican la ausencia al trabajo, quien desee utilizar un permiso retribuido, debe cumplir los requisitos de previo aviso y justificación.

La denegación injustificada de un permiso o licencia puede dar lugar a una indemnización de daños y perjuicios, si éstos se prueban.

Si el trabajador percibe una indemnización por el cumplimiento de este deber, debe descontarse su importe del salario que perciba de la empresa.

Comentarios (1)

Responder

Consuelo

Enviado el

Buenos días.

¿ Por acudir al ayuntamiento para dar de alta en el padrón, por omisión, se considera un deber inexcusable?

gracias y un saludo,
recibir la respuesta por correo electrónico

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir