¿Por qué es importante saber ponerse 6 sombreros?

¿Por qué es importante saber ponerse 6 sombreros?
Para resolver problemas con creatividad; seis sombreros para pensar es un método probado de toma de decisiones, a través del uso del pensamiento lateral

La toma de decisiones no siempre es fácil, sobre todo cuando se trata de tomarlas en grupo. Tener un único punto de vista sobre el problema que se trata de resolver hace que sea más complicado tomar las decisiones adecuadas. En este sentido, es importante la creatividad; seis sombreros para pensar pueden ayudar a llegar a la resolución de problemas. Esta metodología, creada por el psicólogo maltés Edward de Bono, trata de ofrecer las herramientas necesarias para un pensamiento más eficiente.

Este método, además, ha sido avalado por psicólogos de las diferentes áreas del campo. A través de él es posible tomar decisiones prácticas, utilizando la empatía y evitando problemas y confrontaciones que no son necesarias.

Con esta técnica, haciendo uso del pensamiento lateral, se toman decisiones observando el problema desde las diversas perspectivas de su realidad. De esta forma, se elaboran análisis objetivos, se evalúan pros y contras, pero también se utilizan los sentimientos y las emociones para tomar una mejor decisión.

Cada uno de los miembros del grupo ha de ponerse cada uno de estos seis sombreros (de manera literal o simbólica), y expresar su opinión sobre el problema siguiendo las pautas que marcan cada uno de los colores del sombrero. A continuación, veamos cuáles son los diferentes sombreros y sus pautas a seguir.

Sombrero blanco

El sombrero blanco, en reflejo a su ausencia de color, es el neutral. Se trata de utilizarlo para discernir el problema de forma objetiva y probada. Esto quiere decir que el sombrero blanco no admite, al menos a priori, una interpretación subjetiva basada en opiniones o creencias.

El blanco es el sombrero de los datos y las cifras. Utilizarlo consiste en dejar de lado las interpretaciones subjetivas y centrarse únicamente en los datos contrastados. Probablemente se trate del sombrero que resulta más difícil utilizar ya que, como seres humanos, es común hacer uso de las emociones para tomar decisiones.

Esto no quiere decir que en algún caso no se pueda utilizar una impresión o emoción como dato. Sin embargo, siempre debe quedar muy clara cuál es su naturaleza. Se debe dejar claro dentro de la toma de decisiones que esos datos son subjetivos y que no están probados de forma fehaciente.

Por todo esto, algunas preguntas que se pueden hacer durante esta deliberación con el sombrero blanco, serían: ¿qué se sabe sobre el problema?, ¿qué es necesario averiguar para tener todos los datos necesarios? o, también, ¿qué información objetiva es necesaria para poder tomar una decisión al respecto?

Sombrero rojo

Las emociones, la intuición y los instintos son la base del pensamiento del sombrero rojo. Al contrario que en el blanco, donde la objetividad era lo más importante, en este caso se hace hueco a las emociones y se deja de lado la neutralidad lógica.

El color rojo es símbolo de pasión, fuego, calor… y esto hace que sea el color perfecto para el sombrero de las emociones. Este sombrero se centra únicamente en los aspectos del pensamiento que no son racionales. Por lo tanto, se debe eliminar todo resquicio de lógica con este sombrero, haciendo uso únicamente de lo que se siente.

Utilizando este sombrero, surge la posibilidad de expresar los sentimientos, las emociones y las sensaciones que produce el problema de forma abierta. Por lo tanto, no hay necesidad, durante el uso del sombrero rojo, de explicar o justificar esos sentimientos.

Esto no resulta muy habitual en las reuniones de negocios, en las que se trata de dejar de lado las emociones. Sin embargo, para tomar una decisión acertada, no se puede dejar de lado algo que forma parte tan intrínseca del ser humano como son las intuiciones y los sentimientos.

Algunas preguntas que pueden ser prácticas al utilizar este sombrero son: ¿qué es lo que gusta y lo que no de esta situación? o ¿qué sentimientos provoca en quien tiene el sombrero?

Sombrero negro

Se trata del sombrero de la cautela y la prevención. Los peligros representados en este sombrero negro son algo que se debe analizar al tomar una decisión. Por eso, lo que se busca con el uso de este sombrero es conseguir conciencia sobre lo que puede salir mal y las consecuencias que puede tener la decisión o el no tomarla.

Probablemente se trate de uno de los sombreros que más se utilizan de forma natural en la vida cotidiana. Generalmente, cuando se trata de tomar una decisión, se suele tener en cuenta cuáles serán sus consecuencias negativas. Esto resulta muy práctico, ya que ayuda a ver lo que podría salir mal y a tratar de evitarlo en la medida de lo posible.

Algunas de las preguntas más importantes que se pueden realizar cuando se tiene el sombrero negro en la cabeza son las siguientes: ¿Qué tiene de malo la situación que se está planteando?, ¿cuál es la gravedad de los riesgos que se asumen con la decisión o con el problema?, ¿qué impedimentos hay para alcanzar una solución?

Sombrero amarillo

Ya se ha visto que el sombrero negro es el reflejo de la negatividad, haciendo ver lo que puede salir mal de una situación. En este caso, el sombrero amarillo es todo lo contrario al negro. El color amarillo se relaciona con el sol y la luz, por lo que un enfoque positivo parece lo más lógico para este color. Se trata del sombrero del juicio positivo y los beneficios y ventajas que puede tener una situación.

Este sombrero de pensamiento constructivo ayuda a encontrar diferentes propuestas que puedan conllevar cambios positivos. Por ello, se centra en solucionar el problema que haya surgido, introduciendo una mejora en la situación o aprovechando las oportunidades positivas que se presenten.

Quienes utilicen este sombrero, no deben caer en el optimismo ciego. Al contrario, se trata de utilizar un proceso analítico en el que se puedan encontrar argumentos positivos que justifiquen la decisión.

Las personas que utilicen este sombrero quizá puedan hacer uso de preguntas como las siguientes: ¿Qué es lo que ha funcionado hasta ahora y está yendo bien?, ¿qué beneficios traerá, a corto y a largo plazo, tomar esta decisión? o ¿cómo se puede sacar partido de forma positiva de lo que está ocurriendo?

Sombrero verde

El verde siempre ha sido símbolo de naturaleza, vegetación, crecimiento… por ese motivo, el sombrero verde es el sombrero dedicado a la creatividad. Quienes no son creativos, quizá se pregunten si serán capaces de utilizar este sombrero, y la respuesta es sí. Al estar concentrado en utilizarlo, la capacidad de creatividad aumenta.

El sombrero verde implica buscar nuevas ideas y formas de solucionar los problemas. Se centra en analizar las posibilidades y las alternativas que puede haber. Para ello, es necesario que se deje fluir el pensamiento creativo, sin dar lugar a críticas. Solo de este modo se puede utilizar correctamente el sombrero verde.

Es muy común que, al tratar de buscar soluciones a un problema, se encuentren una o dos soluciones y no se siga buscando. Sin embargo, con el uso de este sombrero, se trata de ir más allá en el pensamiento. Buscando más formas de solucionar el problema y siendo lo más creativo y novedoso que sea posible.

Quien utiliza el sombrero verde puede utilizar las siguientes preguntas para ayudarse a ser más creativo: ¿Qué ideas novedosas pueden surgir de la situación que se está analizando?, ¿es posible crear algo nuevo haciendo uso de las herramientas que están a disposición para ello?

Sombrero azul

El sombrero azul debe ser utilizado por las personas que dirigen o controlan la situación en las reuniones. Esto se debe a que el azul es el sombrero del control. Ese sombrero es esencial en el método, ya que con su uso es posible definir cuáles serán los objetivos a alcanzar y cuál será el proceso para llegar hasta ellos.

El sombrero azul está indicado para el control de los procesos, y representa la capacidad que existe de enfocarse en un resultado. Para ello, es de mucha utilidad plantearse preguntas como ¿qué pensamiento es necesario poner en práctica para poder hacer frente a la situación de la forma más eficaz que sea posible?, ¿cuáles son los objetivos que se quieren alcanzar?, ¿qué proceso se debe seguir para alcanzarlos y cómo se organiza en diferentes pasos?

Cómo utilizar los sombreros

Una vez que ya se saben cuáles son las características de cada sombrero, quizá surja la pregunta: ¿cómo se utilizan? Como se mencionó al principio, en una reunión en la que es necesario tomar una decisión, el pensamiento lateral que favorece este método es muy importante. Por eso, cada uno de los miembros de la reunión debe ponerse cada sombrero, de forma literal o figurada.

El tiempo que debe pasar cada persona con el sombrero no ha de ser mucho, siendo lo más óptimo un minuto por persona y sombrero. Una vez que se han recopilado los datos de todos los miembros, es posible comenzar a tomar una decisión bien fundamentada, en la que se ha tenido en cuenta absolutamente todo. La creatividad de los seis sombreros para pensar es fundamental para tomar buenas decisiones en grupo.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Juan Pablo Morales

Enviado el

De verdad estuvo muy bueno, de hecho el utilizar cada sobrero dentro de nuestras actividades nos pone al margen una mejor trato interpersonal, también se ajusta al libro de MIHALYI CSIKSZENTMIHALYI, llamado FLUIR una psicología de felicidad, saber llevar cada condición que se nos da al momento de tomar decisiones nos lleva a ser más asertivos.

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir