La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Preguntar para triunfar

Preguntar para triunfar
Diálogo apreciativo en la organización, para impulsar el cambio a partir de las fortalezas más importantes de la empresa, como bases del desarrollo

Una organización es una entidad en constante movimiento. Pero, para que el cambio tenga una dirección precisa en la vida, es importante guiarlo. Los diálogos apreciativos son muy útiles para fomentar este giro. Por tanto, se trata de crear un nuevo enfoque en la organización, pero analizando las posibilidades de la entidad desde un punto de vista holístico. Es decir, un todo en constante interacción. Pero, además, el diálogo apreciativo también es vital para enfocar este cambio tomando como soportes las fortalezas de cada trabajador y la organización en sí misma.

Esta metodología fue desarrollada en su origen por el Dr. David Cooperrider, quien aportó, con su trabajo de investigación, una excelente contribución a los recursos humanos, al observar cómo el potencial de una organización aumenta cuando se concentra en potenciar la base de su éxito, en lugar de concentrar la atención únicamente en la solución de las deficiencias y carencias presentes.

Para poner en práctica esta estrategia, es fundamental indagar, es decir, profundizar con calma en el posible catálogo de fortalezas. También resulta imprescindible apreciar aquello que resulta determinante por su valor para la organización. Es decir, se trata de un enfoque que conecta con la filosofía del pensamiento positivo tan presente actualmente. El impulso principal que mueve el cambio en la organización no es tanto un interés económico como la vocación inherente a cualquier proyecto humanista de aportar un bien a la sociedad. Por tanto, es la aspiración de crecer en excelencia la que determina esta razón del cambio en la empresa.

Ventajas de los diálogos apreciativos

  1. Favorecen la actitud proactiva en la búsqueda de nuevas soluciones o propuesta de ideas de mejora. Todo ello desde un lenguaje positivo y constructivo, ya que las palabras también crean la realidad. Por tanto, se supera el horizonte de la queja.
  2. La dirección definitiva permite crear un plan de acción realista y eficaz a través del que la organización puede recorrer, de un modo estratégico, la distancia que separa el estado actual de la meta deseada. Este plan de acción aporta un orden en la toma de decisiones principales.
  3. La función de cada trabajador está alineada con el plan de acción estratégico de la organización de la que forma parte. Es decir, la empresa es un sistema en el que cada integrante puede sumar con su función. Por tanto, los diálogos apreciativos son vitales para crear un sentimiento de equipo en la organización, fomentando la colaboración y el compañerismo entre todos los miembros.
  4. Los diálogos apreciativos son relevantes para mejorar la comunicación, al igual que el liderazgo democrático. Es posible crear nuevas realidades emergentes a partir de un cambio de paradigma en el que una empresa puede reinterpretar, de un modo colectivo o individual, su propia realidad.

Principios de los diálogos apreciativos

  1. Existe una relación constante entre el presente y futuro. Por consiguiente, si una organización quiere mejorar su futuro, debe empezar a invertir en su presente como marco de realidad.
  2. El lenguaje es un motor de motivación. Cuando las personas se concentran en su mejor versión, desarrollan su potencial más alto. Por el contrario, a partir de la queja y crítica negativa, los seres humanos caen en el autoboicot de la profecía autocumplida.
  3. Cada organización se convierte en una escuela de talento cuando dedica el tiempo necesario para descubrir cuál es la fortaleza de cada miembro del equipo.
  4. Los diálogos apreciativos parten de una filosofía humanista con un enfoque totalmente positivo del ser humano. Pero, además, así como el ser humano tiene una capacidad de cambio infinita, gracias a su fuerza de voluntad, que es el motor de la libertad creativa; una organización también tiene esta visión de desarrollo, gracias a un catálogo de opciones de cambio. Se trata de elegir cuál es la mejor opción observando la poesía que existe en la propia realidad.
  5. ¿En torno a qué temas de conversación giran estos diálogos apreciativos que son tan valiosos desde el punto de vista cualitativo? Sobre cualquier aspecto que tenga que ver con la felicidad de los profesionales en su jornada de trabajo, poniendo la atención principal en todo aquello que puede mejorar la experiencia de cada jornada, para sumar calidad de vida al horario profesional.

Cómo se desarrollan los diálogos apreciativos

  1. En primer lugar, es fundamental conocer el punto de partida de la organización. Hacer un diagnóstico de la situación presente, para partir del realismo en el plan de acción objetivo. El diálogo apreciativo es fundamental para identificar las buenas prácticas generadas en el contexto del sistema empresarial, con el fin de hacer de estas buenas prácticas unas fortalezas permanentes y unos apoyos en los momentos de dificultad.
  2. Elaborar un catálogo de fortalezas de la organización y hacer inventario de puntos positivos que van a ser los motores esenciales del cambio. Ofrecer las mejores condiciones para que puedan desarrollarse esos puntos fuertes. El diálogo apreciativo es fundamental para identificar las buenas prácticas generadas en el contexto del sistema empresarial, con el fin de hacer de ellas esas fortalezas permanentes y esos apoyos en los momentos de dificultad.
  3. Es importante dejar volar la imaginación, para soñar cómo podría ser la organización en el mejor de los escenarios posibles. En este punto, esta metodología también conecta con el coaching. Es decir, se trata de visualizar el potencial de la entidad como una realidad posible, para, a partir de ese momento, diseñar el plan de acción con el que lograr esa meta. Pero, además, estos diálogos también tienen otro punto en común con el coaching empresarial: el uso de la pregunta como método de investigación de la realidad.
  4. Definir las etapas del plan de acción, para contextualizar en el marco temporal aquello que hay que hacer. Los diálogos apreciativos se apoyan, como indica el propio término, en la palabra, para generar, a través del recuerdo, emociones positivas de éxitos previos en la organización. Es decir, para crear un nuevo éxito en la empresa, también es muy importante conectar mentalmente con el estado de vivencias pasadas que pueden servir de inspiraciones realistas. Es una metodología que consigue sacar lo mejor de la gente gracias a una filosofía de colaboración continua como eje de la innovación. Lo innovador de este enfoque es que no pone la atención únicamente en los beneficios económicos, sino en el cuidado de las personas como raíz de un espacio de éxito.

Psicología positiva de los diálogos apreciativos

La psicología positiva tiene un enfoque terapéutico, puesto que no centra su atención en las posibles patologías del paciente, sino en el optimismo, como verdadera esencia de la realidad. De hecho, los pensamientos generan sentimientos y el modo de sentir también se refleja en la acción. Esta cadena de hechos también está totalmente presente en los diálogos apreciativos, que concentran su atención en sentimientos positivos: ilusión, alegría, esperanza, motivación, gozo, curiosidad, deseo de aprender, superación… Es decir, estos sentimientos positivos son las raíces del cambio. Cuando las personas se concentran en aquello que les hace sentir bien, fluyen mejor en su propio plan de vida.

Pero, además, para hacer que algo sea posible, es importante creer que puede hacerse realidad. ¿Por qué es importante que una empresa conecte con su legado de experiencias positivas? Para producir el efecto de repetición que genera el recuerdo. Por ejemplo, en este caso, la entidad puede analizar cuáles fueron las fortalezas que hicieron posible aquel cambio, para volver a modelar aquellas acciones de excelencia práctica.

Esta teoría también aborda cómo influye la totalidad en la individualidad de la empresa. Para poder hacer un cambio de dirección exitoso en una organización, es fundamental identificar aquello que sí funciona, con el fin de poder corregir aquello que no está dando los resultados previstos. Este es un giro radical respecto al funcionamiento tradicional.

A través de una entrevista apreciativa, una organización puede anotar una lluvia de ideas de eventos para el recuerdo acumulados a lo largo de su historia vital, situaciones inolvidables y aspectos destacados que tienen valor, ya sea desde el punto de vista individual o colectivo. Se trata de impulsar a todos los integrantes de una organización a ser protagonistas de un proceso de cambio histórico.

A partir de las fortalezas de una organización, se desarrollan los itinerarios de posibilidades del plan de acción. Una vez concretados los cambios que cada trabajador puede aplicar en su jornada, se hace un seguimiento del plan de acción para evaluar los resultados obtenidos. Los diálogos apreciativos también parten de una premisa esencial. El principio de interpretación de la realidad está condicionado por el modo en el que se observan los hechos. Si una empresa se posiciona en sus fracasos, entonces, se predispone hacia lo negativo. Por el contrario, al conectar con los éxitos, está dando los primeros pasos hacia el triunfo.

Apreciatividad: palabra clave que resume como un núcleo esencial esta teoría. Inteligencia apreciativa con la que el ser humano es, ante todo, ético, para captar los matices. Dialogo apreciativo que suma creatividad a la empresa. Organización de las ideas en torno a lo mejor.

Formación relacionada

Subir