Premios y distinciones empresariales

Premios y distinciones empresariales
Los premios empresariales se han consolidado en una auténtica palanca para conseguir proyección, reconocimiento, dinero y reputación en las empresas

Los premios y los concursos de carácter empresarial se han consolidado en toda una oportunidad para promocionarse como empresario, establecer una red de contactos y obtener un reconocimiento en el ecosistema económico.

Existen muchos tipos de certámenes empresariales, algunos son premios de empresa, otros son al proyecto innovador, a la mejor idea, a la responsabilidad social, a la innovación, incluso hay algunos que se centran en premiar la carrera de la mujer. Excelentes plataformas para darse a conocer.

Durante todo el año, fundaciones, instituciones, empresas o asociaciones hacen sus respectivas convocatorias para premiar a los empresarios o a los emprendedores.

Beneficios de presentarse a premios empresariales

Los concursos empresariales son grandes plataformas para ganar visibilidad tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales. En el caso de las startup, gracias a este tipo de convocatorias pueden acceder a una importante red de contactos con influencia para poder conseguir financiación o el impulso inicial que necesita. En algunos casos existen programas de mentoring, aceleración o asesoramiento para la puesta en marcha o expansión del negocio.

Por otra parte, muchos de estos premios son galardones económicos que permiten al empresario o al emprendedor conseguir financiación para su empresa o idea. Este aporte económico puede ser determinante para materializar la idea o financiar una nueva línea de negocio, aunque en la mayor parte de los casos no se consigue más del 20 % de la financiación. Eso sí, en contrapartida, el emprendedor obtiene innumerables beneficios asociados al branding, la credibilidad o la confianza en su plan para conseguir más inversores, además de la reputación que logra al posicionarse entre los finalistas o vencedores de la convocatoria. Los premios se han convertido en auténticas palancas para expandirse o crecer.

Otro de los beneficios que tiene es la posibilidad de ver qué posicionamiento tiene la iniciativa que opta al premio, ya que se puede hacer una comparativa con otras propuestas y saber si el proyecto responde a las consideraciones planteadas.

Aunque la dotación económica es importante para el empresario, en muchos casos es lo menos significativo de estos certámenes. Con frecuencia, lo importante es participar y aprovechar las herramientas que los organizadores ponen a disposición de los participantes, puesto que obliga a los emprendedores a preparar informes, datos y documentos para la fecha límite de la convocatoria. La mayor parte de estos reconocmientos exigen la presentación de un plan de empresa desarrollado, generan presión de carácter productivo para que se pueda acelerar el proyecto. 

Al hilo de ello, conviene destacar la importancia que tiene el feedback que se recibe por parte de los participantes en los premios empresariales, la confianza y la visibilidad como ejes de la proyección que se puede llegar a conseguir.

Gran parte de los premios empresariales se convocan a nivel nacional, con lo que es importante que los participantes se ajusten a las bases de la convocatoria. Sus proyectos serán premiados si el jurado los considera innovadores, diferenciadores, excelentes o aportan un buen plan de negocio, una auténtica oportunidad para el mercado del que se trate.

Razones para participar en este tipo de certámenes

1. Poder ganar el premio

Una de las principales razones para participar en un concurso es, evidentemente, ser el vencedor y llevarse el dinero del galardón. En ocasiones es una suma interesante para un emprendedor o para un empresario que, gracias a ella, podrá ejecutar su propuesta.

2. Repercusión mediática y visibilidad

Los finalistas y los ganadores de los concursos empresariales consiguen una amplia repercusión en medios de comunicación, redes sociales y en el sector en el que desarrollan la actividad.

3. Análisis del proyecto

Los integrantes del jurado y los expertos que hacen la selección de los proyectos participantes analizan y estudian cada una de las propuestas. De esta manera, el emprendedor puede recibir un feedback que le ayude a mejorar el enfoque de su idea o negocio.

4. Ampliación de la red de contactos

Gracias a este tipo de convocatorias, los participantes pueden conocer a gente nueva, inversores, socios, colaboradores, proveedores o posibles clientes. Es una estrategia eficaz para ampliar la red de contactos y expandirse.

5. Acceso a la financiación

Este tipo de premios son auténticos reconocimientos para la empresa o para el empresario. Si bien en la aventura empresarial no existen garantías absolutas porque el futuro es incierto, es verdad que obtener alguno de estos galardones permite ganarse la confianza de inversores o fuentes de financiación para llevarlo a cabo.

Consejos para ganar en los premios empresariales

1. Realizar una selección previa

Existen muchas convocatorias a lo largo del año de este tipo de certámenes. Cada una de ellas requiere un considerable trabajo en la preparación de los documentos y los informes que se exigen, de manera que es más que aconsejable hacer una criba de los que sean más interesantes, bien porque el premio es cuantioso o bien porque la repercusión o reputación que se puede conseguir merece la pena.

2. Ajustarse a las bases de la convocatoria

Es fundamental que el emprendedor lea con atención las bases de la convocatoria para saber si su modelo de negocio, idea o proyecto se ajusta a lo que hay establecido. Conviene preparar la documentación que se exige de manera minuciosa y clara para facilitar la tarea a los expertos que harán la evaluación. No conviene perder tiempo si lo que va a presentarse no se ajusta a los solicitado.

3. Hacer el enfoque correcto

En algunos de estos galardones no solo se estudia la documentación del plan, sino que también se exige al empresario que haga una exposición de las ideas más destacadas. Algunos caen en el error de centrarse solo en aspectos tecnológicos y olvidan que una buena idea empresarial ha de ser capaz de resolver carencias, problemas o necesidades. Hay que contar una buena historia y saber presentarla.

Para la presentación, conviene prepararse bien y aportar el material multimedia que sea necesario. Cuánto más innovadora, fresca y original sea la presentación más posibilidades tendrá de captar la atención del jurado.

4. Preparación de la persona

Muchas ideas empresariales que son buenas se desestiman porque el CEO o el emprendedor que las encabezará no se gana la confianza suficiente. El momento de la presentación es determinante, pero también el poder tener la credibilidad de que se tiene la experiencia y la solera para ser capaz de sacar adelante ese proyecto, puesto que son aspectos que en algunas ocasiones también se valoran.

5. Movilizar la propia red de contactos

Algunos galardones incluyen el voto del público, así que es importante movilizar los contactos que se tengan para conseguir más votos. La capacidad de conseguir apoyos y de moverse en determinados entornos también se valora de manera positiva.

6. Presentarse a muchos concursos

Dado que hay que preparar un volumen de documentación importante, lo más interesante para amortizar la inversión en tiempo y recursos es mover el proyecto en varios certámenes. Gran parte de los premios comparten requisitos similares, con lo que el emprendedor tiene la oportunidad de hacer la preparación una vez para, después, presentar la documentación en varias convocatorias.

7. Perseverancia

Es probable que no se gane a la primera, pero conviene perseverar, incluso saber en qué se podría mejorar para conseguir el premio final. Este tipo de feedback es importante cuando se roza el galardón, pero no se consigue. Es una oportunidad para optimizar el plan, darle un nuevo enfoque al producto, servicio o a la idea de negocio, averiguar qué se ha hecho mal para poder cambiarlo.

8. Aprovechar las ventajas diferenciadoras que se tienen

Algunos de los certámenes se rigen más por el público al que se dirigen que por el sector económico. La gente joven tiene a su alcance diferentes oportunidades para presentarse, puesto que entre los requisitos está la edad. Lo mismo pasa con las mujeres, ya que, como sus carreras se han desarrollado a la sombra de los hombres, son muchas las instituciones, fundaciones, empresas o administraciones que convocan concursos específicos para el género femenino.

9. Conocer los objetivos del premio y del jurado

Al igual que es importante preparar la propuesta en función de las bases, es interesante saber cuál es el objetivo del premio en sí y lo que más valorará el jurado. Así, se puede ajustar la exposición y la documentación a los fines planteados para conseguir una puntuación más elevada.

Los premios empresariales son una palanca al éxito. El reconocimiento que se consigue es importante, pero, sobre todo, el emprendedor puede conseguir el empuje que necesita para hacer realidad esa idea o ese proyecto.

En el ecosistema empresarial, los emprendedores han de aprovechar todas las oportunidades que tienen a su alcance para conseguir sus objetivos. La carrera es dura, pero los galardones pueden ayudar a acelerarla y a hacer realidad lo que hasta ahora es solo un sueño. En Internet se pueden acceder a multitud de convocatorias de premios empresariales y la mayoría repiten de un año a otro, de manera que puede haber tiempo para elaborar la documentación y prepararse bien.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir