Quinto Informe de Evaluación sobre Cambio Climático

Informe cambio climático
El primero de los Grupos Intergubernamentales sobre Cambio Climático de la ONU ha basado su Quinto Informe de Evaluación sobre Cambio Climático (AR5), publicado en septiembre de 2013, en evidencias derivadas de numerosos análisis científicos de diferente

El primero de los Grupos Intergubernamentales sobre Cambio Climático de la ONU ha basado su Quinto Informe de Evaluación sobre Cambio Climático (AR5), publicado en septiembre de 2013, en evidencias derivadas de numerosos análisis científicos de diferente índole como archivos paleoclimáticos, estudios teóficos y simulación de procesos usando los correspondientes modelos. Este informe es la natural continuación del anterior (AR4) e incorpora nuevos hallazgos así como un apartado especial dedicado a la gestión de riesgos derivados de acontecimientos extremos provocados por el cambio climático.

Los modelos climáticos han sido objeto de continua mejora. Reproducen los patrones de la temperatura superficial en la escala continental y sus tendencias a lo largo de las décadas. Permiten asegurar un calentamiento acelerado del planeta Tierra desde la segunda mitad del siglo XX, al que ha contribuido de manera determinante el factor humano. Las consecuencias inmediatas, observables y medibles, son entre otras:

  • Disminución de la cantidad de nieve y hielo.
  • Incremento del nivel del mar
  • Concentración de gases de efecto invernadero.

A continuación se detallan algunas de las conclusions más interesantes del nuevo informe AR5:

  • En relación a la atmósfera en cada una de las tres últimas décadas, la superficie terrestre se ha ido calentando más que en ninguna de las anteriores a 1950. De hecho en el hemisferio Norte fueron las tres décadas más cálidas en los últimos 1400 años. Se considera que en este siglo la temperatura se incrementará 1,5 grados en relación al periodo 1850-1900, considerándose que 2 grados es el umbral de una crisis ambiental, que puede clasificarse como grave.
  • En relación a los océanos se destaca el hecho de que acumulan más del 90% de la energía generada entre 1971 y 2010. Se sabe con seguridad que la capa superior del océano (0-700m) se está calentando desde 1971 y parece ser que este proceso se inició en 1870. Además desde la mitad del siglo XIX el nivel del mar se ha ido incrementando más que en los dos milenios anteriores, especialmente en el período 1901-2010.Se prevé que esta situación continuará durante el siglo XXI, existiendo modelos que establecen para el período 2081-2100 un incremento drástico (entre 26 y 98 centímetros), situación que podría tener consecuencias devastadoras para los terrenos situados a nivel del mar y afectaría a las corrientes submarinas de las capas más profundas del océano.
  • El ciclo de agua sufrirá también cambios drásticos, generándose contrastes entre las precipitaciones propias de las regiones y estaciones húmedas y secas, además de cambios estacionales.
  • En relación a la criosfera, se destaca el hecho de que durante las dos últimas décadas el hielo de Groenlandia y del Antártico ha perdido abundante masa, los glaciares se encogen a lo largo del mundo y el hielo del océano Ártico y la cobertura de la nieve de la primavera decrece en extensión en el hemisferio Norte. Tendencia que continuará de no modificarse los actuales regímenes de emisiones.
  • En relación al carbono y otros componentes de los ciclos bioquímicos la concentración atmosférica de dióxido de carbono, metano y óxidos de nitrógeno se han incrementado a niveles sin precedentes en los últimos 800.000 años, un 40% desde los tiempos preindustriales, principalmente debido a las emisiones procedentes de combustibles fósiles y secundariamente por el balance neto provocado por el cambio del uso de la tierra.
  • El océano ha absorbido el 30% del dióxido de carbono de origen antropogénico lo que está contribuyendo a su adicificación, con graves repercusiones, por ejemplo, en los corales.

La principal conclusión del grupo de trabajo es que de seguir en el régimen actual las emisiones de gases de efecto invernadero continuará el calentamiento global en todos los componentes del sistema climático. Limitar el cambio climático requerirá cambios sustanciales en la emisión de gases de efecto invernadero cuyas emisiones deberán ser sostenidas.

Leer más en ipcc.ch

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir