Registro de la jornada de trabajo

Registro de la jornada de trabajo
La jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios

En un principio la obligación de registro de la jornada de trabajo solo era exigible en el caso de realización de horas extraordinarias, así venia establecido en el artículo 35 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (ET) al establecer que:

A efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el período fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente.

Posteriormente el registro de jornada también era exigible en el caso de trabajadores a tiempo parcial porque así venia establecido por el Real Decreto-ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores.

La jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementaria.

Como consecuencia de esta normativa la inspección de trabajo ha endurecido el control del registro de jornada exigiéndose no solo el registro de los trabajadores a tiempo parcial sino también el de los trabajadores a tiempo completo con independencia de la realización o no de horas extraordinarias.

La Instrucción 3/2016 de la Dirección General de la Inspección de Trabajo, sobre la intensificación del control en materia de tiempo de trabajo establece:

En ausencia de registro de jornada diaria, la Inspección requerirá al empresario para el cumplimiento de la obligación y extenderá acta por infracción grave (articulo. 7.5 del RDL 5/2000, de 4 de agosto, sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social LISOS);

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional en su sentencia de 4 de diciembre de 2015 rec 301/2015 establece

El registro de jornada diaria, con la entrega consiguiente de los resúmenes diarios de jornada a cada trabajador, es el presupuesto constitutivo para controlar los excesos de jornada, ya que dichos resúmenes no pueden contener las horas extraordinarias realizadas diariamente, que solo concurren cuando se supera la jornada ordinaria en cómputo anual, para lo cual el único medio de comprobación es precisamente el registro diario de jornada, siendo inadmisible negar el cumplimiento de dichas obligaciones, porque no se realizan horas extraordinarias puesto que, si se admitiera dicho criterio, la finalidad del art. 35.5 ET , que es asegurar prueba documental sobre las horas extraordinarias a los trabajadores, quedaría totalmente vacía de contenido.

El mismo criterio es mantenido por la misma Sala de la Audiencia Nacional en su sentencia de fecha 19 de febrero de 2016.

Ante este panorama, criterio de la Inspección de Trabajo y las resoluciones judiciales de la Audiencia Nacional, el registro de la jornada de trabajo de todos los trabajadores con independencia de su relación a tiempo parcial o completa o con independencia de la realización de horas extraordinarias, parece una realidad de obligado cumplimiento.

Esta situación da un giro brusco a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2017  rec 81/2016 que precisamente resuelve recurso de casación interpuesto frente a una sentencia de la Audiencia Nacional y que establece que no es necesario llevar un registro de jornada de toda la plantilla, con los siguientes argumentos:

Que el artículo 35-5 del ET no exige la llevanza de un registro de la jornada diaria efectiva de toda la plantilla para poder comprobar el cumplimiento de los horarios pactados.

No es posible llevar a cabo una interpretación extensiva del art. 35-5 del ET imponiendo obligaciones que limitan un derecho como el establecido en el artículo 28-3 del citado texto legal y el principio de libertad de empresa que deriva del artículo 38 de la Constitución y ha reconocido nuestro Tribunal Constitucional.

La falta de llevanza, o incorrecta llevanza del registro, no se tipifica por la norma como infracción de forma evidente y terminante, lo que obliga a una interpretación restrictiva y no extensiva de una norma sancionadora como la contenida en el artículo 7-5 del RDL 5/2000, de 4 de agosto, sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

Desde mi punto de vista, la cuestión no está zanjada entre otras cosas porque la sentencia del Tribunal Supremo mencionada cuenta con tres votos particulares en los que con distintas fundamentaciones jurídicas llegan a la conclusión que el control de la jornada de todos los trabajadores es una obligación legal.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

iAccesos

Enviado el

Si aún no estás registrando las entradas y salidas en tu empresa, prueba iaccesos.com, la solución gratuita de registro de jornada laboral sin límite de empleados

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir