Siniestralidad laboral en Madrid: la más baja registrada en España

Siniestralidad laboral de la Comunidad de Madrid: la más baja registrada en España
Tratamos de cuantificar la incidencia que han venido teniendo las acciones de los agentes sociales y Administraciones Públicas en las políticas preventivas en las distintas comunidades autónomas.

La siniestralidad laboral constituye la frecuencia con la que se desarrollan los accidentes de trabajo entre la capa laboral de un territorio. Se encuentra íntimamente vinculada a las condiciones laborales de una determinada área geográfica y generalmente está asociada a potentes campañas de información y asesoramiento en materia de prevención de riesgos laborales por parte de los equipos de gobierno.

A medida que los países, las regiones o las áreas económicas están más desarrollados económicamente la tendencia se orienta a reducir los accidentes de trabajo de forma muy considerable. No es fruto del azahar, sino como consecuencia de una serie de medidas y planes que tienen su principal razón de ser en evitar estas situaciones en el mundo del trabajo. Aumentando de forma progresiva las condiciones de seguridad en todos los sectores del tejido productivo, aunque incidiendo en los más sensibles a que se reduzca la siniestralidad laboral. Hasta llevarla a unos índices mínimos, que son los mejores reflejos de una sociedad avanzada socialmente, pero también desde el punto de vista laboral.

Desde este escenario general que presenta la seguridad en el trabajo, la Comunidad de Madrid constituye la parte de España donde el índice de siniestralidad es menor. Así se pone de manifiesto tras la publicación de los últimos datos oficiales por parte del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que abarca el período que va desde febrero de 2015 a enero del año 2016. En este informe se constata de forma fehaciente que esta Comunidad Autónoma tuvo en el periodo analizado un índice de 2.644 accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados, el más bajo de todas las regiones españolas y homologable, incluso, a los de las zonas de mayor desarrollo y prosperidad económica de la Unión Europea (UE).

Madrid: a la cabeza en la prevención de accidentes

Estos datos oficiales sobre la seguridad en el trabajo reflejan que la tendencia en la Comunidad de Madrid no es coyuntural ni tan siquiera pasajera, como ocurre con otros territorios de la geografía española. Como consecuencia de la publicación de estos datos, se llega a la conclusión de que Madrid ha rebajado esta incidencia en algo más del 16 % respecto a la media nacional, al registrar 3.160 incidencias, la tasa más baja de toda España. Tanto en lo que se refiere a los accidentes mortales, graves y leves, que han visto reducida su incidencia en un 28,56, 61,21 y 15,99 %, respectivamente, y frente a la media nacional.

Hay que resaltar que esta Comunidad Autónoma es la segunda a escala estatal en términos de población afiliada, lo que resalta aún más estos resultados oficiales generados entre los años 2015 y 2016. Con un total de 2.511.544 personas, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo correspondientes al pasado mes de abril. Solamente superada por Cataluña (2.574.566 trabajadores) y muy por delante de las siguientes en esta lista: Andalucía (2.112.799), Comunidad Valenciana (1.375.553), Galicia (773.562) y País Vasco (739.352).

Mayor bajada en el mes de marzo

En concreto, durante el último mes del primer trimestre de 2016, la Comunidad de Madrid ha visto cómo se ha reducido también la siniestralidad laboral en todos los principales grupos analizados: mortales y graves, principalmente. Con un descenso en sus incidencias del 62,5 y 20,83 %, respectivamente, y en comparación con el mismo mes del ejercicio anterior, mientras que los accidentes laborales tan solo mostraron una bajada de casi un punto porcentual interanual. Cabe mencionar, por su especial relevancia, que los accidentes graves pasaron de 8 casos en marzo de 2015 a solamente 3 durante 2016. Por lo que respecta a la siniestralidad laboral en la región de Madrid, es el sector de servicios el que acapara el mayor número de accidentes.

Un dato muy curioso, pero realmente importante y que se puede extrapolar de estos datos del sector laboral en la parte central de España, es que, aun manteniendo un mayor número de afiliados que en otras regiones, la siniestralidad es menor que en muchas de ellas. Incluso, con porcentajes muy significativos y que ponen de manifiesto el control que se está ejerciendo sobre la seguridad en el trabajo por parte del ejecutivo madrileño.

No es la única fuente que mantiene esta tendencia en los accidentes laborales. Ya que la empresa de Recursos Humanos Randstad ha presentado un informe sobre la siniestralidad laboral en España, a través de los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social de la última década, de 2006 a 2015. En este informe se constata que es el servicio de la construcción el que mayor tasa de accidentes ha tenido, con 6.574 accidentes por cada 100.000 profesionales. A continuación se sitúan la agricultura e industria, con 5.085 y 5.024 casos contabilizados respectivamente. Como cifra de especial relevancia, destaca que es el sector agrario el que cuenta con la tasa más alta de toda la serie histórica, mientras que los servicios están a la cola de los accidentes, al no haber superado desde 2009 la barrera de 3.000 accidentes por cada 100.000 trabajadores.

En menor o mayor medida, coinciden con los datos ministeriales, aunque ha sido analizado un período más extenso (en concreto, durante la última década), que sirve para interpretar globalmente cómo se encuentra la siniestralidad laboral en la sociedad española y su incidencia en todos los sectores productivos de la economía nacional.

Ley de Prevención de Riesgos Laborales

Por lo que se refiere al posicionamiento de la siniestralidad laboral en los países del entorno, los miembros de la Unión Europea (UE), los últimos datos facilitados por Eurostat, los cuales corresponden a 2012, reflejaban que España estaba en esos momentos en los últimos lugares en lo que se refiere a la prevención de riesgos laborales. Aunque con evidentes avances con respecto años anteriores y como consecuencia de la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales impulsada en 2009. Esta circunstancia le ha hecho recortar algunas diferencias con algunos de los Estados miembros de la UE.

Esta normativa tiene como finalidad principal proteger los derechos de los trabajadores, entre los que destaca especialmente una garantía en la vigilancia periódica de su estado de salud, en función de los riesgos inherentes a sus puestos de trabajo.

Campaña informativa destinada a empresarios y trabajadores

Durante los últimos meses, desde la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid y a través del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, se ha realizado diferentes campañas para concienciar de la importancia de la prevención de los accidentes en el trabajo, tanto a empresarios como a trabajadores de este ente autonómico. No en vano, tanto los agentes sociales como las Administraciones Públicas han venido desarrollando diferentes políticas preventivas en las Comunidades Autónomas para prevenir la siniestralidad laboral a lo largo de la geografía regional, con el objetivo notorio de bajar aún más los buenos datos que sobre siniestralidad laboral viene generando Madrid durante los últimos años.

En este sentido, destaca la labor impulsada desde la Comunidad de Madrid durante los últimos años y que se ha plasmado en el desarrollo del IV Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales. Se trata de un programa de formación y asesoramiento, tanto a empresarios como a trabajadores, que tiene como meta prioritaria impulsar una serie de medidas para mejorar las condiciones de seguridad y salud en los puestos de trabajo de todas las localidades de la región. En este aspecto, la prevención de los accidentes juega un rol fundamental a la hora de aplicar este programa formativo.

Dentro de este plan formativo, la Comunidad Autónoma de Madrid ha llegado a un acuerdo de colaboración con los distintos agentes sociales del territorio para impulsar una política eficaz que reduzca la siniestralidad laboral, pero también para mejorar la seguridad en los centros de trabajo. Debido a su especial relevancia, llama la atención una campaña pedagógica para expandir la cultura de la prevención en los centros educativos de la región, la cual se ha hecho extensible al personal docente.

La Consejería de Economía, Empleo y Hacienda, a través del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, ha puesto en marcha, por otra parte, un ambicioso programa específico que, en esta ocasión, se centra en las actuaciones en los municipios de la Comunidad Autónoma que presentan los niveles más altos de siniestralidad laboral. Implicando a todos los agentes sociales para mejorar las condiciones de trabajo y tratar de rebajar estos niveles para adecuarlos a las áreas de población que presentan los mejores niveles de seguridad.

Dicho programa se ha completado con la celebración de unas jornadas técnicas para promocionar la lucha contra la siniestralidad laboral. Aprovechando la celebración del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que tuvo lugar el 28 de abril de 2016. En otro orden de cosas, tampoco ha faltado la firma de convenios con ayuntamientos, agentes sociales y otros interlocutores para incidir en la importancia de estos planes de formación y asesoramiento.

En definitiva, la conciencia y las inversiones tienen resultados en materia de disminución de la siniestralidad laboral.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Noel Valor

Enviado el

Buenas tardes,

bajo que métodos y/o acciones lograron establecer estas cifras en Madrid. Alguna direccionamiento especifico?

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir