Tablón del centro de trabajo. Cuál debe ser su contenido

Tablón del centro de trabajo. Cuál debe ser su contenido
El tablón de anuncios es habitual en las empresas, pero la gestión del mismo no siempre se hace de forma correcta, y esto puede llegar a vulnerar derechos

Es normal que en las empresas haya un tablón de anuncios cuyo contenido es relativo a asuntos que pueden ser de interés de los trabajadores. Sin embargo, es común que surjan dudas sobre lo que se puede o no se puede publicar a través de este medio.

¿Qué es un tablón de anuncios?

Es un tablón físico en el que se puede dejar constancia de aquellas informaciones que son importantes para los trabajadores. Durante años ha sido la mejor herramienta para que la información llegara a todos los extractos de la empresa.

Aunque hoy en día se sigue usando, la jurisprudencia ha reconocido la posibilidad de usar el correo electrónico con fines informativos como una especie de tablón virtual. El único requisito es que esa utilización no debe generar a la empresa un coste desproporcionado, ni debe perturbar el funcionamiento originario del correo electrónico empresarial.

Cuando se usa un formato físico es conveniente que el tablón esté colocado en un lugar estratégico, de forma que cualquier empleado de la empresa pueda ver si hay alguna novedad.

El uso del tablón de anuncios en el ejercicio de la libertad sindical

La libertad sindical es un derecho fundamental reconocido en la Constitución y desarrollado luego en la Ley Orgánica de Libertad Sindical. A él también se refiere el Estatuto de los Trabajadores (ET) al reconocer en su artículo 81 el derecho de los delegados de personal o a los miembros del Comité de Empresa a tener un local adecuado para desarrollar su actividad y contar con uno o varios tablones de anuncios.

Por otro lado, el artículo 68 de la misma norma recoge el derecho de los representantes de los trabajadores a expresar libremente sus opiniones, pudiendo publicar información que sea de interés laboral o social, para lo que podrán usar el tablón de anuncios.

La ley no concreta exactamente el tipo de contenido que se puede publicar en el tablón de anuncios de la empresa, lo que ha dado lugar a un gran número de procesos judiciales relacionados con este tema.

Protección de datos en el uso del tablón de anuncios

La protección de la intimidad personal y el honor de los trabajadores es fundamental en la empresa. De ahí que haya que tener especial cuidado a la hora de publicar ciertas informaciones.

En un tablón de anuncios se puede encontrar información muy variada. Lo normal es que haya circulares de la empresa, anuncios o sentencias. De cara a cumplir con la normativa en materia de protección de datos hay que saber si se está haciendo o no un tratamiento de datos de carácter personal.

Se entiende que hay tratamiento de datos cuando en alguna de las informaciones publicadas aparezcan datos de carácter personal de algún trabajador. Es aquí cuando surge el riesgo.

Lo normal es que el tablón de anuncios esté en un lugar visible en la empresa, por lo que el mismo puede ser visto tanto por los empleados como por cualquier persona que entre en el establecimiento. Esto implica que esos datos personales expuestos puedan ser accesibles para terceros que realmente no tienen legitimidad para acceder a ellos sin consentimiento del titular.

Lo que señala la ley en este caso es que el tablón, sea físico o virtual, debe estar ubicado en un espacio en el que solo puedan tener acceso a él las personas legitimadas para ver su información.

A la hora de depurar responsabilidades se entiende que el responsable del fichero es el órgano u organización que haya decidido la utilización del tablón. Aunque también será responsable la persona que haya publicado la información.

En caso de que la información expuesta no se adapte a lo que señala la ley, no solo se estará cometiendo una infracción en materia de protección de datos, sino que también se estará afectando a la intimidad del trabajador.

Algunos casos prácticos de datos publicados por los representantes de los trabajadores

Los tribunales se han pronunciado en múltiples ocasiones sobre la legalidad o ilegalidad de los datos publicados en los tablones de anuncios.

En el año 2010, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco señaló que la inclusión de un trabajador despedido en un memorando que hacía referencia a cambios de categoría y funciones, no vulneraba en ningún caso su intimidad.

Para el tribunal en este caso no se estaba dando información sobre la vida privada del trabajador, solo sobre su relación profesional. Además, la inclusión de su despido tenía relación directa con el memorando publicado.

De forma similar resolvió el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en 2012. En este caso también se publicó en el tablón de anuncios de la empresa el despido de una trabajadora y socia. Dado que la publicación solo contenía los datos personales esenciales (nombre, apellidos y número de socia) y no se hacían en ningún caso apreciaciones subjetivas de ningún tipo, el tribunal entendió que no se atentaba contra el honor o la intimidad de la afectada.

Pero también ha habido ocasiones en las que se ha resuelto de forma contraria. En febrero de 2016 el Tribunal Superior de Justicia de Aragón decretó que la información publicada en el tablón de anuncios de una empresa vulneraba la intimidad de la trabajadora y además infringía la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En este caso la información publicada indicaba el nombre de la trabajadora, una descripción del accidente sufrido y detalles sobre su lesión. Esto llevó a la afectada a considerar que se había vulnerado su derecho a la intimidad. Así lo entendió también el tribunal, que destacó que los datos relativos al estado de salud de una persona deben ser siempre confidenciales.

¿Y si la información la publican los propios trabajadores?

Mientras que en algunas empresas al tablón de anuncios solo tienen acceso los representantes de los trabajadores, hay otros que por su propia disposición permiten que cualquiera pueda colgar información.

El hecho de que la información allí expuesta no provenga de los representantes de los trabajadores no quiere decir que tenga menos protección. El respeto al honor y a la intimidad de los empleados opera siempre como límite con respecto a lo que se puede compartir en este espacio.

Aunque el tablón tiene una finalidad profesional, la Justicia no se ha mostrado contraria a que en ciertas ocasiones se use de forma más lúdica.

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia señaló hace ya algunos años que colgar en el tablón el fotomontaje de la cara de un empleado con el cuerpo de Shrek no vulneraba el honor. Es cierto que podía entenderse como una broma de mal gusto, pero se pudo demostrar que se trataba de una broma que se llevaba a cabo con todos los trabajadores. Por lo que en el fondo no había ánimo de ofender ni de vejar a la persona afectada.

Por el contrario, situaciones más graves sí son sancionables. El Tribunal de Justicia de Cantabria ratificó el despido de un empleado que había publicado una foto de una compañera en el tablón de anuncios junto con su número de teléfono y ofreciendo servicios sexuales. Teniendo en cuenta que además de la imagen de la trabajadora se habían dado datos personales como su número de teléfono, y que existía un ánimo de hacer daño, se consideró que el despido basado en este hecho era totalmente legítimo.

¿Cómo mejorar la gestión del tablón de anuncios?

La mayor parte de los errores que se cometen en las empresas a la hora de publicar informaciones en los tablones de anuncios se debe al desconocimiento. Pero el conocimiento de la normativa sobre protección del honor y de la intimidad, así como sobre la protección de datos, no debería ser ajeno ni a los empleados ni a la directiva.

Los representantes sindicales suelen estar al tanto de estos temas, por lo que puede ser recomendable que ellos mismos se encarguen de informar a sus compañeros sobre el tipo de información que se puede o no se puede publicar.

Esto no solo ayudará a los empleados que quieran colgar información, sino que también les permitirá saber si la información que se ha compartido sobre ellos vulnera o no sus derechos.

Por otro lado, numerosos expertos en clima laboral destacan que este espacio de comunicación se puede mejorar de una forma sencilla. Actualizar la información y mantenerla ordenada es una buena forma de atraer la atención de los trabajadores y que se animen a consultar lo publicado con más frecuencia.

También se recomienda dejar un pequeño espacio para que los trabajadores puedan publicar asuntos personales tales como la búsqueda de compañeros para compartir coche para ir a trabajar, la venta de un coche, etc.

Además, el tablón de anuncios puede ser un instrumento de motivación. Más allá de los fríos datos que se suelen compartir, también puede haber espacio para incluir anuncios positivos como los objetivos que ha conseguido la empresa, la bienvenida a nuevos trabajadores, felicitaciones a los empleados que han tenido hijos o incluso frases motivadoras.

El objetivo es que el tablón de anuncios se amolde a la legalidad y a la vez sea un punto de interés para los trabajadores.

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir