¿Te falta creatividad? Do it!

¿Te falta creatividad? Do it!
La toma de decisión en el mundo de los negocios está a la orden del día. Descubrimos el método creativo Do it

En la vida privada y laboral se presentan habitualmente situaciones conflictivas, que, en ocasiones, pueden llegar a superar a uno y en las que la toma de decisiones se convierte en un problema en sí mismo. A diario hay que enfrentarse a problemas y resolver situaciones difíciles y las soluciones a veces parecen inalcanzables. Sin embargo, resulta imprescindible (en todos los ámbitos, aunque tal vez más en los negocios) la toma de la decisión correcta. Para ayudar a la toma de la decisión correcta, el proceso creativo es de gran ayuda y se convierte en el paso previo a la solución de problemas. Justamente basándose en la creatividad innata de las personas, apareció la técnica Do it, que puede ser de gran utilidad tanto en el ejercicio del liderazgo empresarial como en la gerencia de equipos.

En qué consiste la técnica Do it

Esta técnica fue desarrollada por Robert W. Olson y quedó reflejada en su libro “El arte del pensamiento creativo”. Es un método eficaz para la toma de decisiones, basado en 4 puntos, justamente los que corresponden a sus iniciales (Do it=hazlo, en inglés). A continuación, en qué consisten estos 4 pasos:

  • D=definir el problema, el conflicto o la situación complicada a la que uno se enfrenta de la forma más precisa, exacta y concisa posible.
  • O=open (en inglés), es decir, abrir la mente para ser capaces de admitir el mayor número de soluciones posibles y evitar frenarse en la primera opción resolutiva que surja.
  • I=identificar la solución óptima para la resolución del problema.
  • T:transformar la solución en una acción que resuelva el problema y reconduzca la situación.

Los pasos a llevar a cabo en la técnica Do it

Como se ha visto, el primer consiste en definir el problema y llegar a través del pensamiento al núcleo de la situación conflictiva. En este paso, es importante saber dirigir el pensamiento adecuadamente, ajustar el enfoque mental y dotar a la mente de la suficiente elasticidad tanto para esta primera definición del problema como para la posterior búsqueda de la mejor solución al conflicto.

En el paso open, abrir la mente, se trata de tener una mayor amplitud de miras, admitir el factor sorpresa, indagar en vías no convencionales y aumentar la capacidad de síntesis del pensamiento.

El siguiente paso es identificar adecuadamente la mejor solución al problema o a la situación difícil ante la que uno se encuentra, lo que se logrará integrando los pensamientos racional y emocional que se habrán obtenido siguiendo los dos anteriores pasos. En este punto se consolidarán y reforzarán los pensamientos para concretar la solución más válida.

Una vez llegados aquí, es el momento de transformar ese pensamiento fortalecido, esa idea resolutiva elegida, en una acción (o un plan de acciones) destinada a solventar el problema.

Cómo llevar a cabo la técnica Do it

La primera premisa es volcar toda la información que se va a recoger sobre el problema por escrito. Esto ayudará a definir mejor la situación y comprometerse con ella. Después, hay que ir desarrollando los pasos indicados en el punto anterior:

Definición del problema o de la situación a solventar

Sin fijarse en los síntomas, sino en el problema en sí mismo. En principio, es la parte más racional del proceso.

Resulta útil formular una serie de preguntas e indicar una serie de conceptos:

1.1.- Cuestionar el origen del problema y la razón que ha producido su existencia. Es el momento del “porqué”, “debido a qué”, “dónde”, “en qué momento”, etc. A través de este sistema de preguntas internas será más fácil otorgar al problema la importancia que realmente merece.

2.2.- Dividir el problema o la situación en partes más pequeñas y evitar la sensación de agobio o angustia que pueden provocar determinados conflictos. Además, con esta subdivisión se obtendrá una visión más definida y clara del problema principal y se podrán encontrar soluciones también a los problemas subsidiarios.

3.3.- Asignar un corto número de palabras (2 o 3) que identifiquen el problema. Después, hay que combinarlas entre sí formando diversas frases y descubrir cuál de ellas define mejor la situación problemática. Darle un nuevo enfoque, más positivo, usando la combinación de palabras elegida.

4.4.- Crear un listado con varios objetivos a conseguir y criterios a seguir que puedan dar con la solución al problema, teniendo en cuenta las posibles adversidades y los inconvenientes que pudieran surgir en el desarrollo de dichas metas.

5.5.- Resumir el problema de la forma más concisa posible, en un máximo de 2 palabras que lo definan de la forma más correcta y precisa.

Open your mind (abrir la mente)

En numerosas ocasiones, las soluciones están a la vista, pero no se ven. Esto proviene de un legado de ideas preconcebidas que hace mantener un pensamiento demasiado fijo. Con la técnica Do it se trata de hacer todo lo contrario, de eliminar prejuicios sobre posibles soluciones más innovadoras: una idea que pueda parecer en principio ridícula puede ser la solución. Abrir la mente significa observar, escuchar, inspirarse, aprender…

No es el momento de evaluar las ideas, sino de generar el máximo número de ideas que pudieran ser soluciones y no quedarse con la primera que surja. Es muy posible que aparezcan soluciones menos convencionales, pero igualmente efectivas, o que algunas de las ideas puedan aplicarse a otras situaciones.

Es muy útil crear una lista con nuevas ideas que pudieran transformarse en posibles soluciones, además de compartir el problema con otras personas y basarse en las soluciones que tomaron para activar las propias. No hay que desechar soluciones que puedan parecer graciosas o hasta inmaduras: dándoles un planteamiento más razonable pueden transformarse en la solución al problema o a la situación conflictiva.

Identificar la mejor solución.

Tras los dos pasos anteriores se habrá logrado una especie de lluvia de ideas con posibles y variadas soluciones. Es el momento de discernir cuáles pueden ser más válidas y descartar las que consideremos menos efectivas para el problema.

Para esta identificación, una vez realizado ese descarte, hay que:

  • Revisar los objetivos y criterios plasmados por escrito en el paso 1.
  • Elegir la mejor idea, según el criterio propio, y dejarse llevar por la propia intuición.
  • Sopesar los puntos negativos de la idea elegida y ser estrictos.
  • Valorar esos aspectos para modificar progresivamente la solución elegida y reducir los elementos negativos.
  • Llevar al extremo la idea elegida como solución, teniendo en cuenta las mejores y peores consecuencias que resultarían en el supuesto de llevarla a cabo. En este paso, en cada uno de los extremos, hay que tratar de optimizar las buenas consecuencias y minimizar los peores supuestos.

Transformar la idea en acción.

Una vez identificado el problema y encontrada la mejor solución para él, llega el momento de implementar dicha solución, aunque antes es necesario fijar por escrito cuál es esa idea final y desarrollar un plan de acción para transformarla de forma efectiva.

Este punto es importante para anticiparse a las limitaciones y los temores ante el cambio que puedan surgir o plantearse, ya que el ser humano tiende a permanecer en la zona de confort y pensar que más vale una mala solución conocida que dar paso a la incógnita que produce una solución innovadora. Por otra parte, plasmando por escrito el plan de acción a tomar, se tendrán identificados los pasos del proceso de transformación, lo que servirá de guía.

Aplicaciones de la técnica Do it

La técnica Do it pretende potenciar y utilizar la creatividad en las personas para la búsqueda de soluciones, lo que ayuda a resolver conflictos o situaciones complejas mediante la toma de la decisión más correcta, la más efectiva y menos contraproducente. Algo que en principio no se vislumbra como fácil en procesos como algunas negociaciones empresariales, solucionar inconvenientes económicos, resolver conflictos dentro de un equipo, reducciones de plantilla, etc. Cuando el problema incluye el factor humano, las soluciones suelen presentarse más complejas. De ahí la importancia de definir racionalmente para después dejar participar a la creatividad y encontrar la mejor vía de resolución del conflicto.

Pero, además, la técnica creativa Do it puede tener otras aplicaciones dentro del entramado empresarial, como, por ejemplo, encontrar nuevos usos y posibilidades a productos ya existentes o la creación de nuevos productos o servicios a partir de las ideas surgidas en el punto “Open, abre tu mente”. Esta característica es óptima hoy en día, debido a los ciclos de vida de los productos, cada vez más cortos y que obligan a las empresas a innovar constantemente sus artículos y servicios.

Lo mismo se puede decir de los modelos de negocio de una empresa, que, debido a los cambios de las preferencias de los consumidores, pueden quedarse obsoletos. La ventaja de aplicar el método Do it en el mundo empresarial es poder presentar un abanico numeroso de posibles variaciones en el modelo de negocio, para después elegir el más viable, teniendo en cuenta la situación en ese punto determinado de la empresa y situación del mercado.

Formación relacionada

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir