Tratamiento Fiscal de las Indemnizaciones de Despido

Indemnizaciones por despido
“Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que p

La redacción actual del artículo 7 de la Ley 35/2006 de 28 de noviembre del IRPF establece que son rentas exentas:

“Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato”.

Tras la reforma laboral operada a través de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral que elimina el segundo párrafo del artículo 7.e de la Ley 35/2006, que expresamente establecía la exención de la indemnización de despido con anterioridad al acto de conciliación, se han planteado dudas sobre si las indemnizaciones de despido deben estar sujetas a retención a cuenta del IRPF en los supuestos en los que no se acuda a la conciliación extrajudicial en los servicios de conciliación administrativa correspondientes.

Podemos encontrarnos con despidos calificados como improcedentes por el empresario, en los que el trabajador acepta la indemnización de despido sin iniciar acciones frente a la decisión empresarial, es lo que denominábamos despido “EXPRÉS”,

A mi juicio del tenor literal del actual artículo 7, pese a la supresión del citado segundo párrafo, cabe entender que la indemnización de despido en estos supuestos está exenta de retención a cuenta del IRPF. Pero el criterio mantenido por la Agencia Tributaria es que las indemnizaciones no están exentas, por lo que para evitar esta tributación no queda mas remedio que acudir al servicio de conciliación.

No deja de ser un paso atrás y más cuando la conflictividad social de los últimos años tiene colapsado los servicios de Arbitraje, Mediación y Conciliación Autonómicos.

Dolares

Hoy, pese a existir conformidad por las partes en cuanto a la calificación del despido como improcedente y a la cuantía de la indemnización, se obliga a utilizar un procedimiento innecesario que lleva aparejado costes.

Sorprende que la Agencia Tributaria esté optando por esta formalidad, cuando, por ejemplo, el Servicio Publico de Empleo Estatal no lo exige para obtener prestaciones de desempleo.

A tenor de esta interpretación de la Agencia Tributaria, se plantea la duda de si es necesario acudir a la conciliación administrativa cuando el empresario opta por realizar un despido objetivo y ofrece la indemnización legal de 20 días por año, con la comunicación escrita de la decisión. La respuesta es que en estos casos la indemnización de despido está exenta de retención sin necesidad de acudir a la conciliación.

Existen otros supuestos que han dado lugar a dudas sobre la exención de IRPF, que la Agencia Tributaria ha ido resolviendo a través de consultas vinculantes.

En determinados sectores, como el bancario, es práctica habitual cuando se produce cambio de entidad bancaria pactar la antigüedad a efectos indemnizatorios en función del tiempo de prestación de servicios en el sector.

En estos casos la cuestión que se plantea es si la indemnización que debe estar exenta es la de prestación de servicios en la empresa en la que se produce el despido o la reconocida mediante pacto o contrato, individual o colectivo.

La Agencia Tributaria mantiene el criterio que únicamente debe tenerse en cuenta a efectos del cálculo de la indemnización exenta los años de servicio en la entidad bancaria en la que se produce el despido, sin que la antigüedad correspondiente a los años de servicio en otra empresa o entidad deba computarse a dichos efectos.

Otra cuestión que se plantea es si está exenta a efectos de IRPF la indemnización de despido, cuando el trabajador con posterioridad a la extinción de contrato, es nuevamente contratado.

El artículo 1 del Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece que el disfrute de la exención prevista en la Ley del IRPF quedará condicionado a la real efectiva desvinculación del trabajador con la empresa. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que no se da dicha desvinculación cuando en los tres años siguientes al despido o cese el trabajador vuelva a prestar servicios a la misma empresa o a otra empresa vinculada.

Los tribunales entienden que el espíritu de la exención no puede ser otro que crear un beneficio fiscal, para aquellos trabajadores que partiendo de un cese definitivo de la empresa, pierden su relación laboral y con ello sufren un evidente perjuicio económico.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Juan Macia

Enviado el

Hola

Con respecto al tema de la exención de las indemnizaciones por despido se exige la desvinculación con la empresa (articulo 7 de la ley del IRPF.

La cuestión que planteo es si esto es aplicable a la administración pública.

Mi caso:

Me despiden en 2015 de la Junta de Andalucia. Tenía un vinculo laboral (accedí al puesto por concurso para cubrir temporalmente vacantes de personal laboral) el juzgado falla despido improcedente y recibo la indemnización que marca el estatuto de los trabajadores.

Posteriormente por concurso para cubrir temporalmente vacantes vuelvo a acceder a ocupar un puesto en la Junta de Andalucía (esta vez como funcionario interino)

Se pierde la exención de la indemnización ?


En definitiva la cuestión de la desvinculación es aplicable a las administraciones públicas ?

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir