Doña Importante y Don Urgente - Gestionar sin Atascarse

“Pase usted primero, señora”. “No puedo permitirlo”. “Tenga usted la bondad; haga el favor”. “De ninguna manera, no señor”. Decía Pardo de Figueroa, el Dr. Thebussem, que así pueden pasar horas “galanes y señoras". Este interminable intercambio de cumplidos podía, además de agotar la paciencia, terminar en tropiezo y atasco de todos ellos al decidirse por fin a franquear la entrada....

La página web www.cerem.es utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir